Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Carlos Martínez, calidad y seguridad al servicio de su equipo

Artículo leído 1125 veces.

El centrocampista del Atlético Onubense fue el invitado este jueves de las entrevistas de la cantera en 'Coma Tapas&Punto'.

Nacido futbolísticamente en la cantera de la Escuela de fútbol Base Romero Pancho, este fino futbolista prosigue con su sueño de alcanzar su meta, sumando minutos y duro trabajo en las categorías inferiores del Recreativo de Huelva. Tras pasar por una lesión que cortó su buen inicio de temporada y a pesar de alternar titularidades con suplencias, Carlos Martínez aspira con ser un jugador importante en su equipo. Sabe lo que su entrenador, Iván Rosado, quiere de él y pone empeño cada día en lograrlo.

Fuera del fútbol se define como un chico comprometido con su familia y círculo más cercano. Sabedor de lo difícil que es ganarse la vida en este bello y competitivo deporte como es el fútbol, apuesta por tener un futuro en los estudios, donde se proyecta como persona de garantía. De los que suman en la vida y en cualquier vestuario. Jugador comprometido, dará guerra en las próximas temporadas vestido con la camiseta albiazul.

Nombre: Carlos Martínez Villegas.
Posición: Centrocampista, extremo.
Altura: 1,86.
Peso: 72.
Procedencia: Escuela Romero Pancho.
Edad: 20 años.
Lugar de nacimiento: Huelva.
Temporadas en la cantera: Cinco.

- Recordando tus inicios, ¿en qué equipos militaste antes del Recreativo? ¿En qué categoría diste tus primeros pasos en el fútbol?

Yo empecé jugando al fútbol sala en mi colegio, en el 'Reyes Católicos' y luego fui a jugar en el Matadero. Allí estuvo hasta que en el Benjamín de segundo año me fui al Santa Marta, donde coincidí con Nené. Estuvimos un año compartiendo vestuario y la verdad es que Alfonso lo considero más un amigo que un compañero. De allí me fui al Romero Pancho hasta que siendo infantil de segundo año me llamó Amate y Antonio Segovia. Lo que pasa es que ya ese año no estaba Amate y fui al Recre, pero entre que la competencia estaba muy alta y que echaba de menos a mis compañeros del Romero Pancho pues decidí volver. En el Romero Pancho estuve en el Infantil de segundo año y en el Cadete de primero, que siendo cadete de primer año estuve jugando en el Cadete de Andaluza con el Romero Pancho. Esa temporada descendimos y siendo cadete ya de segundo año me volvió a llamar el Recreativo. Y ahí sigo desde entonces.

- ¿Cuando empezaste en el Recreativo de Huelva? ¿Qué tal fue esa primera temporada?

La recuerdo como una temporada dura, recuerdo que dejé a mis amigos, ya que en el Romero Pancho eramos amigos y no compañeros. Cuando llegué al Recre la recuerdo como una temporada dura, con compañeros nuevos y una competencia más alta. Yo estaba acostumbrado a jugar todos los minutos y ser el más importante en mi equipo. Y cuando llegué allí era uno más. Reconozco que no era lo suficientemente maduro para gestionar eso y echaba de menos a mi equipo. Y por eso decidí volver al Romero Pancho.

- ¿Qué etapa recuerdas con más cariño en tu estancia en la cantera del Decano?

Las temporadas que he tenido con Jesús Ortiz. Sobre todo cuando pasé de juvenil de primer año a segundo, en el que decidió que jugara de lateral izquierdo y estaba a un nivel muy alto. Yo soy un jugador que requiero de mucha confianza, me la dio y recuerdo esa temporada con mucho cariño, al igual que al propio Jesús Ortiz.

- Se te conoce como un jugador ofensivo. ¿Pero siempre has jugado en esa demarcación?

Yo siempre he jugador en el centro del campo a nivel ofensivo, lo que pasa es que cuando llegué al Recreativo en cadete, con Jesús Ortiz empecé como mediocentro hasta que decidió ponerme a banda cambiada como interior, le di rendimiento y estuvo contento conmigo. Y cuando volví a estar con él en mi etapa como juvenil de segundo año, decidió retrasarme al lateral porque me vio como un jugador con zancada, con recorrido y la verdad es que le salió muy bien. Ese año también en la defensa de cuatro el único central era Clavijo porque estaba Antonio Vega (que está en el Bollullos) que era pivote, de lateral derecho estaba Ale Soler que también era extremo y lo reconvirtió Jesús Ortiz como a mí, y de hecho sigue siendo lateral derecho. Y luego estoy yo, que me reconvirtió a lateral izquierdo y la apuesta le salió bien. La verdad es que siendo lateral, en ataque estaba mucho más libre porque tenía espacio para correr y para llegar porque soy un jugador muy profundo, pero para defender me cuesta. Me intenté adaptar y hay que valorar la confianza del míster, que sabiendo que era extremo me colocó ahí y por eso lo intenté hacer lo mejor posible. No le salió mal la apuesta.

- ¿Cuales crees que son tus virtudes dentro del campo y en qué crees que deberías mejorar?

Mis virtudes dentro del campo son la conducción, con el balón pegado al pie, y también el uno contra uno encarando. Luego tengo que mejorar mi salto de cabeza, ya que aunque sea un jugador alto no voy muy bien en las jugadas por alto. Y luego defensivamente también tengo que mejorar bastantes cosas. Iván por ejemplo me dice que tengo que ser un jugador de más esfuerzo, que tengo que defender mejor y que tengo que esforzar más en todos los sentidos.

- ¿Has llegado a formar parte de la selección onubense? ¿Qué destacarías como positivo de la experiencia?

Fui cuatro veces seguidas al Campeonato de Andalucía con la selección de Huelva, desde alevín de primer año hasta infantil de segundo, aunque fuera más pequeño. Recuerdo la gran competitividad que existía, te enfrentabas a gente que luego los ves ahora jugando en Segunda B con el Sevilla Atlético o en categoría superiores. Y luego la experiencia más bonita fue la que tuve con la selección andaluza. No me esperaba que me convocaran, era alevín de segundo y recuerdo que estaba el seleccionador de Andalucía en un entrenamiento con la selección de Huelva, nos vio en acción y decidió contar conmigo. La verdad es que fue una gran sorpresa y me llevé una alegría muy grande.

- Has tenido la oportunidad de militar en equipos de la provincia como el Isla Cristina, ¿qué sacas como positivo de esa experiencia?

Cuando tuve que marcharme ese año al Isla Cristina solo puedo destacar cosas positivas. Es un club que está al corriente del pago y en aquella época teníamos un grupo muy humano, un equipazo. Lo que pasa es que hay diferencias, como esa profesionalidad que existe en el Recreativo, en el que se entrena todos los días y yo venía acostumbrado a eso. Pero llegué allí y la realidad es diferente, con gente que tiene que trabajar y compaginarlo con los entrenamientos era complicado, por eso entrenábamos menos días. Pero me quedo con el hecho de que teníamos un grupo muy humano y que la experiencia fue muy positiva. Fue un año muy bueno, estuvimos luchando por la cuarta y quinta posición, lo que pasa es que la temporada se hizo muy larga, éramos una plantilla corta entre bajas y gente que tuvo que marcharse por motivos de trabajo, pero teníamos un buen equipo.

- ¿Como valoras tu etapa como juvenil en el Recreativo de Huelva?

En mi primero año estuve con Toledano y fue una temporada en la que me salieron bien las cosas. Yo daba el máximo cada vez que salía, lo que pasa es había gente mayor y con mayor jerarquía. Como juvenil de segundo año estuve con Ortiz, que para mí ha sido de los entrenador que me han marcado y ya en mi tercer año empecé al principio con Ortiz, pero no salieron las cosas y no sé los motivos porque se machacaba diariamente en los entrenamientos, era un profesional puro y duro. Estoy seguro que si hubiera seguido le habrían salido las cosas, pero al final temas personales fueron los que le obligaron a tomar la decisión de marcharse. Luego cogió el equipo Juan Carlos Camacho, que también lo hizo muy bien, que quedamos arriba y nos daba libertad a todos, y también hubo cosas muy positivas ese año.

- A título individual, ¿contento por cómo te están marchando las cosas en el Atlético Onubense? ¿Como ves el trabajo de Iván Rosado?

Empecé jugando y con minutos, pero tuve una rotura de fibras en el gemelo y estuve más de un mes lesionado. Como el equipo iba bien me costó entrar, pero actualmente alterno titularidades con suplencias. La competencia es muy alta y sé que tienen que jugar todos, pero yo salgo a dar lo máximo de mi y ya está. Tenemos a un entrenador, Iván Rosado, que es muy competitivo y te exige siempre el 200%, no te deja relajarte nunca. Yo creo que eso es positivo para el jugador y te intenta sacar siempre el máximo. Si tú te relajas se sabe que va a estar por detrás para que aprietes. Él sabe de más porque ha jugado en Primera División muchos años y conoce a la perfección el fútbol profesional, y te intenta inculcar los valores del trabajo y del sacrificio. La verdad es que estamos contentos por cómo está marchando todo, en este equipo somos todos una piña, nos llevamos muy bien y si es verdad que hemos tenido una baja importante con la de Diego Vargas, ya que estaba metiendo los goles, pero ha cogido le testigo Arias y lo está haciendo bastante bien. El equipo va a sacar las cosas adelante, seguro, el tropiezo ante el Viso sólo es una 'manchita'.

-¿Eres de la misma opinión del míster que el objetivo es la permanencia? ¿Hay materia prima para soñar con mirar arriba?

Yo veo que el objetivo que se marcó al principio de la permanencia, por los recursos de lo que tenemos a nivel material, era lo lógico. Pero conforme fueron pasando las jornadas yo veo equipo para el ascenso, pero como siempre digo, poco a poco.

- A nivel general y con tu experiencia en estos cinco años, ¿cómo ves a la cantera esta temporada? ¿Qué jugadores de la cantera ves con proyección para llegar al primer equipo?

Yo sigo al Infantil A porque juega mi hermano, Sergio Martínez. No es porque sea mi hermano, pero es verdad que es muy contundente, muy rápido y con una personalidad que para la edad que tiene, espectacular. Pienso que si sigue con la misma proyección que lleva va a dar que hablar. También sigo al Juvenil A cuando viene a entrenar con nosotros Adolfo, que es un porterazo. Además de hacerte unas paradas espectaculares, con los pies juega muy bien. Y luego tenemos a jugadores como Rubén Serrano, Fernando.. Y luego ya el filial donde tenemos a jugadores de mucha calidad como son Alfonso Muñoz, conocido como Nené. Lo considero más que un compañero, para mí es un amigo. También están Ale Soler, Diego Domínguez o Díaz, que a pesar de estar lesionado es un pilar fundamental. Y luego jugadores que han salido de lesiones, como es el caso de Adame, que creo que están pidiendo que 'allí están ellos'. Asuero también es otro pilar fundamental y la verdad es que no me gustaría dejar a nadie sin nombrar porque tenemos muy buen equipo, y mucha gente con mucha calidad.

- ¿Y el primer equipo? ¿Qué opinión te merece la temporada que están haciendo los profesionales? ¿Como ves la posibilidad de poder tener una oportunidad?

Yo he tenido la suerte de haber empezado la pretemporada con ellos y haber participado en algún entrenamiento en lo que llevamos de temporada. Puedo decir que ellos tienen un equipazo y ya sé que es complicado lo que están viviendo, por la situación que tiene el club. Es complicado convivir con ello, pero yo pienso que ellos están dando el máximo como se refleja en los resultados. Muestra de ello es que están arriba y pienso que van a conseguir el objetivo, que es el ascenso.

- ¿Por qué crees que hay futbolistas que destacan en categorías inferiores y que luego se quedan por el camino, y en cambio otros que están en un segundo plano acaban llegando?

Yo tengo claro que cuando eres pequeño la fuerza marca mucho. Si tú eres fuerte marca la diferencia y cuando las fuerzas se igualan, ahí es cuando el nivel técnico marca la diferencia. Y también en el fútbol una cosa muy importante es la mentalidad. La gente que es fuerte de cabeza tienen mucho ganado. Cuando te vienen las cosas mal, algo normal en el fútbol, tienen la cabeza fuerte y saben lo que valen. Confían en si mismos y al final llegan paso a paso. Como dice siempre Iván Rosado, sacrificio y esfuerzo, la receta para llegar arriba.

- ¿Cómo compatibiliza un joven como tú los estudios y el fútbol?

Por la mañana estoy estudiando una carrera de relaciones laborarles y recursos humanos. Es cierto que también entrenamos por la mañana, pero sólo me pierdo una hora de clases y lo intento compatibilizar lo mejor posible. Iván en eso es flexible, si tengo que llegar cinco minutos tarde al entrenamiento, eso a él no le importa porque vengo de los estudios. El míster siempre nos dice que los estudios es lo primero. Y esa hora que me pierdo, a nivel de asignaturas intento pedir los apuntes y sacar todo adelante. Si se quiere se puede.

- ¿Cuál es tu objetivo personal esta temporada?

Mi objetivo personal es jugar el mayor número de minutos posible, ayudar al equipo en todo lo que yo pueda y que se consiga el objetivo, el ascenso.

- ¿Con que sueñas en el fútbol?

Como todo futbolista sueño con ser profesional y jugar en la categoría más alta posible.

LADO HUMANO

Estado civil: Con novia.
Estudios: Primer año en la carrera de relaciones laborarles y recursos humanos,
Una virtud: Siempre voy de cara, soy muy sincero. Soy una persona muy humilde, me gusta siempre ayudar a los demás. Soy una persona respetuosa.
Un defecto: Soy muy cabezón.
Un sueño: Tener salud, lo primero y que en un futuro todo me vaya bien en cuanto al trabajo y la familia.
Un libro: Creer, del 'Cholo' Simeone.
Una película: Ciudadano ejemplar.
Una serie: Vivir sin permiso.
Un plato: La tortilla de patatas de mi madre.
Último capricho: Ropa,
¿Qué tipo de música te gusta escuchar? Últimamente escucho más Reggaeton, pero no tengo un gusto fijo, suelo escuchar de todo.
¿Prensa, radio o televisión? Televisión.
¿Playa o montaña? Playa.
¿Mar o piscina? Mar.
¿Qué otros deportes te gusta practicar? He practicado muchos deportes como el crossfit o el Paddel Surf, tengo una tabla y en verano me gusta usarla. También me gusta el fútbol sala.
¿Qué borrarías del mundo? La guerra, el hambre y los abusos.
La mejor persona del mundo: Mi hermano.
Un lugar para vivir: Huelva.

PERSONAL E INTRASFERIBLE

Primer partido en la cantera: Contra el Séneca en Andaluza.
Debut con el primer equipo: Contra el Cádiz B en Palos.
Entrenador que más te ha marcado: Javi Pancho en mi etapa en el Romero Pancho y Jesús Ortiz en mi etapa en el Recre. Me encantaría volver a trabajar con él, además de ser un gran profesional y un buen entrenador, es muy buena persona.
Un compañero: Alfonso (Nené), lo conozco de hace mucho tiempo.
Un gol para enmarcar: Con el Romero Pancho siendo cadete de primer año en un partido contra el San Fermín en Andaluza. Metí un gol olímpico.
Un ídolo: Iniesta
Mejor recuerdo deportivo: Mi epoca en el Romero Pancho y la convocatoria en la selección andaluza.
Peor recuerdo deportivo: En el Juvenil A del Recre, cuando estaba en un estado de forma muy alto, por culpa de una peritonitis estuve tres meses de baja. La verdad es que lo pasé muy mal, me operaron de urgencia y todo.
El mejor estadio que has jugado como visitante: El San Lázaro de Compostela, en un torneo que fui a jugar con el Romero Pancho.
Mejor jugador español: Iniesta.
Mejor jugador del mundo: Messi.
Mejor jugador del Recre: Cazorla.

EN DOS PALABRAS

Tus padres: Un pilar fundamental. Los más importantes junto con mi hermano. Me han enseñado unos valores y lo que soy ahora se lo debo a ellos. Siempre están ahí cuando más falta hacen. Mi padre y mi tío, desde que empecé, siempre han ido a verme y mi madre menos porque le gusta menos el fútbol. Pero mi padre y mi tío siempre han estado ahí.
Tu hermano: Es mi hermano pequeño, la verdad es que lo quiero mucho. Intento ser un ejemplo para él y le aconsejo para que tome el mejor camino. Espero que le vaya bien en la vida y que siempre actúe con el corazón.
Tu novia: Es otro pilar fundamental. Siempre aguantan mis enfados, que no es poco. Siempre está ahí para cuando yo la necesito y la verdad es que soy un afortunado de tenerla. La quiero mucho.
Javi Pancho: Desde que llegué al Romero Pancho siempre he sido su 'ojito derecho'. Siempre me ha tenido en un pedestal y siendo de primer año siempre me llevaba a jugar con el equipo de segundo año, y siendo titular. Siempre me dio mucha confianza y le tengo mucho aprecio.
Jesús Ortiz: De los entrenadores que más me ha marcado, como profesional y entrenador es un diez, y como persona es un once. Siempre pude hablar con él de todos los problemas que tuve y siempre tiene una sonrisa para ayudarte. Es un entrenador muy justo. Me gustaría volver a entrenar con él.
Nené: Lo conocí siendo benjamín de segundo y lo considero un amigo. Técnicamente como futbolista es muy bueno, tiene mucha calidad y como persona es un diez.
Moi: Lo conocí el año pasado en el Isla Cristina y al ser mayor que yo me da buenos consejos. Me gusta tenerlo en la defensa porque siempre cumple, es muy seguro atrás y tiene calidad para sacar la pelota jugada.
Ale Soler: El capitán. Le conozco desde hace tiempo, he pasado tres o cuatro temporadas con él y es un 'tanque'. Por la banda es un toro y como persona también es un diez. Siempre está ahí para darte un consejo y te ayuda en lo que sea.
Iván Rosado: Es un entrenador que siempre te intenta sacar el 100%, siempre estás ahí para que no bajes los brazos y siempre te intenta exprimir. Siempre nos dice que con trabajo y sacrificio se puede llegar alto.
Raúl Pichardo: Además de ser el segundo entrenador es un compañero. Siempre está ahí y cuando hay algún problema nos pregunta y se interesa por nosotros.
Pepe Delgado: No es la primera vez que lo tengo. Es gran preparador físico, nos tiene como a toros y es otra de esas personas con las que se puede hablar de todo, siempre tiene una sonrisa.
Zamora: Le estoy muy agradecido. Me recuperó del Isla Cristina, vino a verme muchos partidos la pasada temporada y apostó por mí. Es una magnifica persona, siempre tiene la puerta abierta para escuchar nuestros problemas.

Licencia Creative Commons