Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Díaz busca desde la humildad la recompensa a su trabajo

Entrada leída 2609 veces.

Desde la paciencia y la constancia se consiguen los retos. Una frase que hace suya Díaz, uno de los canteranos que integran el Atlético Onubense de Jesús Vázquez y protagonista en las entrevistas de la cantera en ‘Coma Tapas&Punto’. El joven futbolista onubense mostró unas ideas muy claras, con una madurez impropia de su edad, reconociendo que se puede ser equilibrado y consecuente con sus actos, sin con ello renunciar a tener ‘hambre’ de progresar en su formación. También pudimos conocer mejor al Díaz más cercano, con su día a día más personal.

Con las ideas claras. Todo jugador que pasa por la cantera albiazul sueña con llegar al primer equipo, en el caso del invitado que pasó este jueves por ‘Coma Tapas&Punto’ trabajó sin rendición la posibilidad de llegar al último escalón. Pudo salir cuando las cosas no le salían como querían, pero con amor propio y perseverancia fue cumpliendo etapas, demostrando que es un proyecto en ciernes de gran jugador.

Se trata de José Antonio Díaz Mora, conocido futbolísticamente como Díaz, aunque muchos lo recordarán como el ‘Uche’ de Huelva. Recreativista de cuna, tuvo que padecer las gestiones nefastas de épocas por suerte ya olvidadas en la cantera albiazul. Muy agradecido a la apuesta que le han depositado hombres como Paco Amate, Jonathan Nieves, Antonio Segovia, Zamora o Jesús Vázquez entre otros, también sacó lo positivo en otras etapas en las que no contó demasiado. Así es el fútbol, una noria que te coloca arriba y poco después abajo. En todo momento hay que tener la serenidad del que busca ganar a largo plazo.

El jugador onubense contó para Albiazules.es sus inicios, sus recuerdos almacenados tras ocho años en el club, además de mostrarnos su realidad más cercana, a nivel familiar y de estudios.

Nombre:  José Antonio Díaz Mora.
Posición:  Centrocampista, por el centro o la banda. Siempre en ataque.
Altura:  1,74.
Peso:  68.
Procedencia:  Florida
Edad:  18 años.
Lugar de nacimiento:  Huelva
Temporadas en la cantera:  Ocho años.

- Recordando tus inicios, ¿en qué equipos militaste antes del Recreativo? ¿En qué categoría diste tus primeros pasos en el fútbol?

Comencé en el Verdeluz, en el prebenjamín de fútbol sala. Y luego fuí subiendo categorías hasta que en alevines me fui al Florida en el Torrejón, y allí estuve tres años. Siendo yo infantil de primer año, una semana antes de empezar la competición me vine al Recreativo.

- ¿Cuando empezaste en el Recreativo de Huelva? ¿Qué tal fue esa primera temporada?

Empecé con Paco Amate, en el Infantil B del Recreativo y recuerdo que teníamos un equipazo, con David Alfonso, Alberto Feria, Fernández.. Teníamos un buen equipo y esa temporada fue perfecta. Nos enfrentamos a equipos que eran mayores que nosotros y salió un buen año. Quedamos terceros, pero la plantilla estaba muy contenta.

- En tus inicios en el fútbol, ¿llegaste a disputar algún torneo de envergadura como Brunete o el Mundialito de Portugal? ¿Qué recuerdas de esa experiencia?

No tuve esa suerte. No los jugué con el Recre, ni con ningún otro equipo.

- En estas últimas temporadas has brillado desde el centro del campo, como mediapunta o pivote. ¿Pero siempre has jugado en esa demarcación?

Siempre he jugado por detrás delantero, nunca como delantero fijo. Siempre lo hice como mediapunta o mediocentro, intentando ayudar al equipo el que pueda.

- ¿Cuales crees que son tus virtudes dentro del campo y en qué crees que deberías mejorar?

Creo que debo mirar más a portería. Tengo que ser más ofensivo, ya que cuando tengo el balón busco el pase y no en tirar a puerta. También creo que tengo demasiado carácter y debo mejorar en esa faceta. En lo positivo, creo que son un jugado bastante humilde y a lo mejor abuso del compañerismo. Antes de hacer el gol yo, prefiero asistir a otro compañero.

- Siempre has sido un jugador con facilidad para el gol. En el Cadete B de Jonathan Nieves y Paco Pichardo destacaste en esa faceta siendo de los máximos realizadores. Buenos recuerdos a título individual pero fue una lástima que se os escapara el título de liga con el bueno equipo que teníais esa temporada, ¿no?

Recuerdo que teníamos un ‘pique’ increíble con el San Roque de Lepe, espectacular. Era el equipo más fuerte junto con nosotros y ese año salió redondo, ya no sólo por mí. Teníamos ese equipo, con gente que veníamos jugando muchos años juntos, y nos entendíamos al máximo. Sin duda fue un gran año, no ya por mí sino por el equipo entero que hicimos un gran año.

- En categoría juvenil volviste a vivir otro buena temporada a nivel grupal, en el equipo entrenado por Toledano, pero ya no con tanto protagonismo en forma de minutos y la parcela del gol. ¿Cómo maneja una jugador en esas edades la pérdida de ese ‘rol’ de titular? ¿Es importante el trabajo de entrenador como psicólogo?

Toledano hablaba conmigo y tenía claro que a lo mejor otros compañeros estaban mejor que yo. No tuve un buen año, no me salieron las cosas en cuanto a lo que esperaba de esa temporada. Recuerdo que no marqué ningún gol, pasando de meter goles no meter ninguno. Y la verdad es que Toledano y Ale Díaz hablaron mucho conmigo, me aconsejaron y es algo que me sirvió para los años que venían.

- En esa temporada llegaste a debutar en Tercera División de la mano de Juan Palma, en un momento complicado para ese equipo por todo lo que arrastraba en esa más que difícil temporada. ¿Con que te quedas de ese día?

Recuerdo que el sábado debuté con el División de Honor de Pavón y el domingo de la semana siguiente me llamó Toledano para decirme que iba con Juan Palma a Arcos. Ese año fue muy complicado, como todo el mundo se acordará, ya que se fueron muchos futbolistas y para ese partido fuimos varios juveniles, entre ellos un gran amigo mío como es David Alfonso y yo. Antes del partido Juan Palma habló con nosotros dos y yo no sabía si iba a debutar porque habían más jugadores amater en el banquillo, pero estaban lesionados. Pero faltando 15 minutos me dio la oportunidad y muy contento. Juan Palma me dio la enhorabuena y le debo mucho a él.

- En la temporada siguiente pasaste a formar parte del Juvenil A de Jesús Ortiz, realizando una temporada más que aceptable, evitando pasar apuros para la permanencia, pero al siguiente año llegaron los problemas y la marcha del técnico. ¿Que pasó para que de un año a otro cambiara tanto el equipo?

El primer año con el División de Honor de Ortiz creo que hicimos una buena temporada. Teníamos un equipazo, con juveniles de tercer año como Antonio Vega, Gustavo o Ale Soler. Un buen equipo, pero no salieron las cosas a nivel de resultado. Recuerdo partidos que íbamos ganando por 2-0 y en la segunda parte a los 10 minutos ya nos habían empatado el partido. Los juveniles de segundo año no estábamos adaptados a la categoría. Yo, al año siguiente, estaba con el filial y recuerdo que me puse malo con la enfermedad del beso. No llegué a estar Ortiz cuando se marchó, cuando volví ya estaba Juan Carlos. A lo mejor Ortiz no se veía con la fuerza necesaria o no tendría la motivación para ese año. Si él decidió dejarlo me parece perfecto, le tengo un gran aprecio y respeto. A nosotros, los que estuvimos con él en su etapa, nos demostró mucho en esos dos años.

- ¿Que aportó Juan Carlos Camacho en la recuperación del grupo? ¿Cuál es el secreto para competir de tú a tú contra los mejores?

Nos daba total libertad a todos los futbolistas. A lo mejor planteábamos los partidos, pero a la hora de jugar nos daba la libertad de hacer lo que quisiéramos. Él tenía claro lo que teníamos que hacer, pero luego dentro del campo nos daba esa libertad tan necesaria. Yo creo que al futbolista, si tú le das la libertad en el campo, es importante a la hora de jugar contra equipos como el Sevilla o Málaga, que no le dé miedo a encarar y la verdad es que aunque no quedamos muy arriba, si hicimos un buen año a nivel de grupo. Estamos muy agradecidos a Juan Carlos, si te da esa confianza.. Ya no solo a mí, sino a muchos compañeros. De hecho había muchos juveniles de segundo año que jugaban por delante de juveniles de tercer año. Esa confianza lo dan chavales como Ponce o Diego Domínguez, que lo aprovecharon muy bien y sin duda ha sido uno de los mejores equipos donde he jugado.

- Sin duda era un técnico que trabajaba el tema motivacional..

Correcto, de hecho nos teníamos que escribir en el brazo el lema ‘Sí o sí’ en cada partido, ya que teníamos que salir a ganar todos los partidos, con esa confianza. Tanto él como Prieto, su segundo, nos motivaban al máximo cada partido. A lo mejor el viernes o sábado nos daba la charla y nos metía el ‘sí o sí’ a ganar. Y antes de empezar cada partido nos lo teníamos que apuntar en la mano o el brazo.

- En esa temporada además recibiste el premio del debut con el primer equipo, disputando 20 minutos en el partido de la última jornada en Cartagena. Imagino que un sueño hecho realidad, ¿qué te dijo Pavón durante la semana?

Yo no sabía nada. Yo estaba entrenando con el filial, que jugábamos ese domingo y vino corriendo Fran, el fisioterapeuta del equipo, y se fue a hablar con el míster. No sé lo que le diría, pero vino Juanma a decirme que me quitara el peto y que me fuera al estadio, que iba con el primer equipo a Cartagena. O sea, yo no sabía nada y la verdad es que estaba en una nube, estaba ‘flipando’. No me lo creía, la verdad. Para mí y mi familia es una ilusión muy grande, son todos muy recreativistas. Para mí era una ilusión, no ya sólo por mí, sino por ver a mi familia disfrutar. Y nada, salí corriendo al estadio, fui a mi casa a cambiarme. Me llamó Toledano para decirme a la hora que tenía que estar y nada, me tuve que ir rapidísimo. Ha sido lo más grande que he vivido hasta el momento. Siempre he luchado y siempre lucharé, trabajaré al máximo para poder vivir días como ese, en el que debuté con el primer equipo. El que se esfuerza y trabaja, tarde o temprano le llega la recompensa. Ese día no sabía si iba a debutar, ya que había gente importante en el banquillo como Ubay, pero me mandó a calentar Pavón y estaba súper nervioso. El campo de Cartagena era increíble, y tengo que destacar el trato de todos los integrantes del primer equipo hacia mí. Todo el rato estuvieron encima mía, para que no me faltara nada. Recuerdo que fui sin polo, ya que no tenía y Ubay me dijo que fuera a su habitación, y me regaló uno. El trato que tuve con ellos fue espectacular.

- ¿Te extrañó que ese mismo año no contaras demasiado para dar el salto al filial?

Recuerdo que hice la pretemporada y empecé bien. De hecho me convocaron para el primer partido de liga, pero caí malo con la enfermedad del beso y me puse malo mucho tiempo. Entonces, desde ahí no me llamaron más del filial y estuve con mi equipo, el División de Honor. A mi si me llamaba el filial, estaba dispuesto a lo que hiciera falta, pero no me llamaban. Pero después de las navidades, me llamó Juanma para empezar a entrenar con ellos y yo estaba dispuesto para lo que el filial necesitase. Pero no tuve la oportunidad de jugar muchos minutos, de hecho debuté en el partido contra el Écija y creo que fueron cinco minutos, más o menos. El día que se salvó el filial. Pero no pasa nada, yo tenía que trabajar y ya está, para que me diera la oportunidad algún día.

- ¿Cómo vivió el vestuario el cambio de entrenador en el Atlético Onubense? ¿Qué tal ha encajado Jesús Vázquez?

Creo que ha encajado lo mejor posible. Es un entrenador que da muchísima confianza al jugador y yo esa confianza al principio no la tenía. Él me demostró que iba a confiar en mí, como yo podía confiar en él. Me dio la oportunidad en Puente Genil, me metió 30 minutos cuando venía de no jugar nada y ya al siguiente partido me puso de titular, hasta la lesión. Sin duda es un gran entrenador, a todos nos ha demostrado ese gran respeto que tiene.. Es que hace tres días era el capitán del Recreativo. Sólo tengo buenas palabras hacía él, además de buen entrenador es una maravillosa persona.

- Exceptuando el partido de Arcos, que puede catalogarse como accidente por las bajas, han llegado por fin las victorias. ¿Ha cambiado mucho el estilo de juego y la confianza?

Creo que ahora estamos teniendo la efectividad que antes no teníamos. Creo que antes de esa buena racha hemos jugado buenos partidos, pero los resultados no se dieron. Pero el trabajo es incontestable y al final ese esfuerzo ha dado sus frutos. Han llegado esas victorias que necesitábamos y nos hacían falta.

- Ahora quizás no estás jugando todos los minutos que te gustarían. ¿Demasiada competencia en el centro del campo?

Creo que de todos los equipos en los que he estado, quizás es la temporada con mayor competencia. Somos muchos en el centro del campo, con Misffut, Cerpa, Iván Martín, Migue, Adri, Nené, yo.. Somos muchos, hay que trabajar e intentar hacerse con un puesto, haya o no haya competencia. Todos son compañeros, pero hay que buscarse el puesto en el once y eso es lo que hay.

- A nivel general y con tu experiencia tras todos estos años en el club, ¿cómo ves a la cantera esta temporada?

Actualmente la veo mejor que otros años. Con independencia de cómo está la Ciudad Deportiva y demás, veo a la cantera muy bien. Tenemos ahí a Segovia y Zamora que hacen un trabajo magnífico. Entonces, a lo mejor otro año no lo he visto, pero creo que este año teniendo a esas dos personas, que son dos grandes trabajadores, creo que está claro que todo va a ir a mejor. No ya este año, sino de cara al futuro. Con estas personas el Recre va a estar bastante bien.

- ¿Y el primer equipo? ¿Qué opinión te merece la temporada que están haciendo los profesionales? Compañeros como Pera, Misffut o Víctor han disfrutado de la posibilidad de ser convocados e incluso jugar con ellos, ¿ves cerca la posibilidad de emularles?

Yo tengo que trabajar mucho, trabajar mucho y esforzarme mucho para poder optar a ello. Si algún día me dan la oportunidad, pues la aprovecharé. Pero hay que trabajar mucho, son muchos los profesionales que están por delante en el primer equipo. El día que me den la oportunidad la aprovecharé, pero tengo que trabajar todavía mucho. Yo veo todos los partidos del primer equipo que no coinciden con el filial y veo al equipo a mil, súper motivado. No sé si el cambio de entrenador.. Pero les veo como candidato fijo a ascender a Segunda División.

- ¿Qué jugadores de la cantera ves con proyección para llegar al primer equipo?

Hay tres jugadores que conozco y con los que he jugado, y que les veo con posibilidades. En la portería Adri, que además de ser un portero magnífico, tiene una virtud de jugar con los pies, que parece un jugador más de campo. Luego está Ponce, que eso es un ‘aparato’. Puede estar 200 minutos corriendo en el campo y para mi es uno de los mejores jugadores con los que compartido vestuario, y por último Diego Domínguez, un seguro de vida atrás. Estuve el año pasado con él en el Juvenil A y el anterior también lo subía mucho Ortiz, y creo que es un tío con mucha personalidad y no le teme a nada. Creo que les va a ir muy bien a los tres.

- ¿Por qué crees que hay futbolistas que destacan en categorías inferiores y que luego se quedan por el camino, y en cambio otros que están en un segundo plano acaban llegando?

A lo mejor el que se ve más tapado es el que más trabaja y luego el que está arriba es el que más se relaja. Entonces, el de abajo trabaja a lo callado y el otro se lo cree demasiado, y le terminan comiendo la ‘tostá’. Los que llegan son los que trabajan y esfuerzan, no los que se creen todo hecho, o que ya son futbolistas.

- ¿Cómo compatibiliza un joven como tú los estudios y el fútbol?

A día de hoy no estudio. Empecé a estudiar este año, pero por motivos personales tuve que dejarlo. Pienso retomarlo ahora a partir de navidades y creo que me irá bien, ya que siempre me ha ido bien y he sabido compatibilizarlo.

- ¿Cuál es tu objetivo personal esta temporada?

No tengo objetivos, salvo conseguir que el grupo se mantenga unido y acabemos lo mejor posible. Lo ideal es acabar en mitad de tabla, tranquilos y disfrutando de un buen año, y no vernos apurados. No miro mor mí, sino por el equipo y los compañeros. En un equipo no juega uno sólo, sino muchos y si se me da una buena temporada , de lujo porque es lo que queremos todos. Pero mientras el grupo sea más fuerte, mejor.

- ¿Con que sueñas en el fútbol?

Con jugar en el Colombino, desde chico ha sido mi sueño. Sería la alegría más grande, en mi casa todos somos recreativistas y mi padre lleva viendo al Recre desde pequeño.

 LADO HUMANO

Estado civil: Con novia. Llevo poco tiempo con ella, pero me ha demostrado que es un apoyo incondicional.
Estudios: ESO.
Una virtud: Creo que soy una buena persona, que miro mucho por mis amigos y familiares.
Un defecto: Me paso mucho con el carácter que tengo. A veces me sobrepasa.
Un sueño: Ser futbolista y tener una familia.
Un libro: El último de Andrés Iniesta.
Una película: Troya y Gladiator.
Una serie: La que se avecina.
Un plato: Secreto con patatas.
Último capricho: No me acuerdo, ya que no soy persona de encapricharme con cosas, pero creo que lo último fueron unos zapatos que me compré este verano.
¿Prensa, radio o televisión? Para informarme prefiero la televisión, siempre veo las noticias.
¿Playa o montaña? Playa.
¿Mar o piscina? Mar, Punta Umbría.
¿Qué otros deportes te gusta practicar? No practico muchos, pero hay un deporte que me gusta mucho y de vez en cuando lo practico, el baloncesto.
¿Qué borrarías del mundo? La pobreza, la guerra y la política.
La mejor persona del mundo: Mi familia.
Una hermandad de la Semana Santa de Huelva: El Cautivo.
Un lugar para vivir: Punta Umbría y la Hispanidad.

PERSONAL E INTRASFERIBLE

Primer partido en la cantera: Aljaraque, infantil de primer año.
Debut con el primer equipo: En un amistoso en Punta Umbría contra el San Fernando, que jugué 5 minutos. Mi debut oficial fue en Cartagena.
Entrenador que más te ha marcado: Jonathan Nieves, un tío muy sincero y que no se andaba con tapujos.
Un compañero: Diego Vargas. Para mí es mi hermano fuera y dentro del campo. Llevo desde los 6 años con él, me he criado con él y para mí un hermano más, pero de distinta sangre.
Un gol para enmarcar: En Los Rosales con el Infantil B. Era el 1-1, una volea desde un montón de lejos.
Un ídolo: Me fijo mucho en Modric y Mateo Kovacic, y eso que soy del Barça.
Mejor recuerdo deportivo: Mi debut con el primer equipo en Cartagena.
Peor recuerdo deportivo: No tengo un mal recuerdo, pero hubo un tiempo no jugué lo que esperaba, de cadete a juvenil, y lo pasé peor.
El mejor estadio que has jugado como visitante: Cartagonova.
Mejor jugador español: Isco.
Mejor jugador del mundo: Messi.

EN DOS PALABRAS

Tus padres: Mi vida.
Tu novia: Mi día a día, y mi gran apoyo.
Tu hermano: Mi consejero, todo lo que me dice es lo que tengo que hacer. Es lo más grande.
Tu hermana: La hermana que todo el mundo quiere tener, todo lo que tiene me lo da. Es mi reina.
Tu mejor amigo: Tengo dos, Diego Vargas y Biri.
Biri: Me he criado con él, ya que vive en el piso del lado mía y es de mi barrio de toda la vida. Llevará con él desde los 5 años, es más pequeño que yo porque empecé a entrenar con su padre, el ‘Biri grande’ y para mí es otro hermano. Los tres, Diego, Biri y yo, siempre íbamos juntos a todos lados, pero ahora no. Él está en Murcia, jugando en el Mar Menor y cuando viene a Huelva estamos 24 horas juntos los tres.
Diego Vargas: Lo he dicho antes, me lo ha demostrado todo. Nada más que tengo palabras buenas para él.
Fernández: Es una de mis debilidades en el fútbol. Podemos estar entrenando dos horas y estamos dos horas de risas. Es un gran futbolista y mejor persona.
Alberto Feria: Mi compañero. Cuando he jugado con él, ha demostrado ser muy humilde y ha estado en las buenas y las malas. Le deseo lo mejor en Gibraltar.
Nené: Ha sido el jugador mas trabajador con el que he estado en un equipo. Nunca se ha rendido y cuando tuvo esa lesión con Ortiz, le echamos mucho de menos porque es un gran futbolista.
Jonathan Nieves: El entrenador más sincero que he conocido. Como entrenador nunca se equivocó en lo que decía y para mí uno de los más importantes que he tenido.
Toledano: He aprendido mucho con él, tanto bueno como no tan bueno. Siempre me ha dado buenos consejos para mi mejoría como futbolista. Haya tenido más o menos minutos con él, siempre ha tenido buenas palabras para mí. Se ha comportado conmigo muy bien. Jugué los minutos que me merecía jugar. Una persona muy importante para mi vida futbolística.
Jesús Ortiz Destaca sobre todo por su educación y por pensar las 24 horas en fútbol. Siempre estaba pensando en lo mejor para el futbolista y es un gran entrenador.
Juan Carlos Camacho El entrenador que te deja hacer todo. La palabra que lo describe es la motivación, el estar encima de nosotros en el día a día y nos daba esa confianza y libertad, que todo jugador necesita. Para mí es uno de los mejores entrenadores que he tenido.
Pavón: El entrenador que me ha dado la posibilidad en todo. Con él debuté en el División de Honor y en el primer equipo. A él le debo muchísimo y espero que le vaya genial en Barcelona.
Juanma Rodríguez: A mí me da igual que haya jugado o no, con él sólo tengo palabras buenas. Era una persona muy sincera y me dijo siempre lo que había. No me decía tonterias de vas a jugar y al final. Yo era juvenil y era muy difícil jugar en ese equipo. Siempre que hablé con él, me decía la verdad y pienso que al final es lo que importa de un entrenador. También aprendí muchísimo de consejos a la hora de defender, ya que hacía mucho hincapié en esa faceta. Al margen de que me diera la oportunidad o no, es una magnífica persona y un gran entrenador.
Jesús Vázquez: El capitán, es el que manda. A día de hoy lo mejor que le ha podido pasar al filial es que lo cogiera él. Me ha dado esa confianza que necesitaba, tras la poca que tenía con Juanma.
Zamora: La persona que nos ayuda en todo. Está allí todos los días, el primero y nos apoya en todo. Para los futbolistas es lo más importante, que esté pendiente de todo y siempre mire por nosotros.
Antonio Segovia: Es una máquina. Para mí, desde que llegué al Recreativo ha mirado muchísimo por mí y ha estado siempre encima mía, hablando conmigo. Antes y después de los partidos me daba muchos consejos. Creo que Segovia y Zamora es lo mejor que le podía pasar a la cantera, como coordinadores.
Paco Amate: El ‘cabeza’. Me ha demostrado muchísimo, tanto en las buenas como en las malas. Primero como entrenador, me demostró lo gran entrenador que era y como representante me demostró que está en las buenas y más todavía en las malas.

Licencia Creative Commons