Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Ramón espera paciente su oportunidad

Artículo leído 821 veces.

El mediapunta se recupera de una dolencia en la espalda y lejos de demandar mayor protagonismo, suma en favor del equipo con trabajo y seriedad. Once años en la cantera albiazul le han servido para acumular vivencias que ha desvelado en la entrevista concedida en ‘Coma Tapas&Punto’.

Proyecto de futbolista con ADN recreativista. Ramón López de Silva, un joven onubense que sueña con abrirse camino en este difícil deporte, con raíces cariocas que le aportan la alegría que traslada en el vestuario. El canterano no goza de la continuidad que pueden tener algunos de sus compañeros y más ahora que está aquejado de una dolencia en la espalda, pero lejos de bloquearse y ser un problema para el grupo, suma en favor del equipo cuando le toca estar en el banquillo o en la grada.

Y por calidad no va a ser. Formado desde benjamines en el Recreativo de Huelva, el mediapunta siempre ha dejado su huella en los equipos por los que ha ido pasando hasta dar el salto al filial, en su primer año como jugador amater. En el plano personal sabe rodearse de la gente que le aporta, su familia y amigos, y mientras no descuida sus estudios al menos como una base, centra toda su atención en el fútbol. Ese bendito sueño del que no quiere renunciar.

Nombre: Ramón López de Silva Alves.
Posición: Mediapunta o mediocentro.
Altura: 1,75.
Peso: 63.
Procedencia: Romero Pancho.
Edad: 19 años.
Lugar de nacimiento: Fortaleza, Brasil.
Temporadas en la cantera: Once.

– Recordando tus inicios, ¿en qué equipos militaste antes del Recreativo? ¿En qué categoría diste tus primeros pasos en el fútbol?

Tuve un año bonito en el Romero Pancho. Yo era benjamín de primero, pero jugaba como benjamín de segundo y ese año tuvimos el Sector Andaluz, y nos eliminó el Taraguilla. Pero fue un año bonito. Desde pequeño me gustaba el fútbol, recuerdo a mi abuela que me decía que con tres años me hacía un balón con una bolsa y salía a jugar.

– ¿Cuando empezaste en el Recreativo de Huelva? ¿Qué tal fue esa primera temporada?

Fue en el Benjamín de segundo año, el primer año que se hizo en el Recreativo y la verdad es que fue un año muy bonito. Comenzamos en la Segunda Provincial y la liga era flojita. De hecho nuestra mayor goleada fue un 32-0 al Bonares, que ya lo dice todo. Por aquel entonces no había límites de goles en los marcadores. Incluso en un partido yo metí cinco goles, desde entonces no los meto (risas).

– Se te conoce como un jugador ofensivo, en la mediapunta. ¿Pero siempre has jugado en esa demarcación?

He jugado también de extremo. Recuerdo que Alberto Ponce me puso en el Juvenil B de extremo por la dos bandas, incluso de pivote. Pero claro, debo tener otras condiciones para defender tanto.

– ¿Cuales crees que son tus virtudes dentro del campo y en qué crees que deberías mejorar?

Debo mejorar y este año estoy en ello, en la parcela defensiva. Tengo que mejorar, echar una manos atrás y dentro de mis virtudes están el último pase, el disparo lejano y la visión de juego. Esas cositas.

– ¿Qué etapa recuerdas con más cariño en tu estancia en la cantera del Decano?

Son muchas. De pequeño recuerdo la primera, ya que fue la más bonita. Cuando éramos ‘chicos’ venían las madres a apoyarnos y viajaban con nosotros a los torneos, como el de Pozoblanco en Córdoba. Nos animaban cantando y recuerdo con mucho cariño esa época. Y también me acuerdo de la temporada en el Cadete A, que hicimos un gran año quedando cuartos con Jesús Ortiz. Y también mi segundo año como juvenil, el año que ganamos al Málaga, que recuerdo que sufrimos pero al final hicimos una buena liga

– En tus inicios en el fútbol, ¿llegaste a disputar algún torneo de envergadura como Brunete o el Mundialito de Portugal? ¿Y algún otro tipo de torneo?

Tuve la suerte de jugar el Mundialito y conseguimos ganar la Copa Consolación, una copa que pesaba más que nosotros y la tuvimos que coger entre cuatro. Ese año fue bonito. Jugábamos contra el Madrid, la Juventus, el Benfica.. Teníamos tantos partidos jugándose al lado. ibas de un lado a otro, muchos campos y la misma final donde jugamos, que parecía que estábamos en el Bernabéu. Encima una experiencia que marca más de pequeño.

– ¿Has llegado a formar parte de la selección onubense? ¿Qué destacarías como positivo de la experiencia?

Jugué en la selección benjamín, siendo benjamín de segundo año y fue el año que quedamos cuartos. Son torneos que te gustan jugar y que siempre quieres estar. Al fin y al cabo juegas contra los mejores jugadores de Sevilla, Cádiz, Córdoba y el resto de provincias andaluzas. Y ahora mismo ves por la tele a Pozo y yo he jugado contra él.

– ¿Que puedes decirnos de tu etapa en categoría infantil?

La adaptación de fútbol-7 a fútbol-11 no se me hizo complicado porque veíamos el mismo grupo de jugadores, nos conocíamos y el vestuario era el mismo. Además recuerdo que se hizo el Infantil C, en el que pude jugar siendo alevín de segundo año con gente mayor y esa experiencia nos ayudó mucho. Que nadie piense que era fácil, recuerdo que la primera vez que le pegué a puerta me costó mucho y no llegaba. En ese sentido de campo grande y demás, se notó.

– En cadetes se vivió una de las temporadas más exitosas que recuerdo, con un equipo que finalizó cuarto con Jesús Ortiz al frente, en lo que era la Primera Andaluza. Con compañeros como Revueta, Diego, Jesús Ruiz, David Alfonso, David Rodríguez.. Mucha calidad, ¿no? ¿Qué recuerdos tienes de esa temporada?

Llegamos a formar un buen equipo. Hace poco vi la foto del once y la verdad es que teníamos un gran equipo, con David Alfonso que acabó en el Barcelona, David Rodríguez que está en el Sevilla o Juanito que está en el Newcastle. Congeniamos bien, nos entendimos y desde el principio se veíamos lo que podríamos hacer. Sabíamos que podía pasar lo que terminó por pasar, quedamos cuartos.. Aunque al final quedamos cuartos en la última jornada. Pero fue un año muy bueno.

– En categoría juvenil fuiste un fijo en las alineaciones del Juvenil B, primero con Rúa y luego Alberto Ponce, en un año complicado. ¿Qué opinión te merece la Liga Nacional de juveniles?

Empezamos mal la Liga y cuando se empieza mal acabas con problemas entre una cosa y otra. Pero tengo muy buen recuerdo de ese año por como lo terminamos. Creíamos y Alberto nos dios una buena inyección de moral. Estuvo con nosotros y nos apoyó. E incluso Rúa también lo hizo bien, fue un buen entrenador. Recuerdo que tenía buenas ideas pero al final pasa lo que pasa. Como Lopetegui en el Madrid, que llega Solari y ahora el Madrid vuelve a ganar. En lo deportivo nos costó, pero también hay que vivir un año así. Por suerte no he vivido ningún descenso y prefiero que siga ocurriendo. Mi último año como juvenil estuvimos hasta el final entre las cuerdas y se pasa mal.

– El año siguiente, la temporada pasada, llegó tu participación en la División de Honor en un año muy complicado pero con final feliz con una permanencia con la que pocos contaban. ¿Cómo visite ese último partido? ¿Donde estuvo la clave para conseguir la salvación con tantos factores en contra?

Con muchos nervios. La verdad es que poca gente creía en nuestras posibilidades, incluso dentro estábamos muy afectados.. De hecho fue Juan Alfaro el que nos dijo que teníamos que creer. Nosotros fuimos a entrenar como siempre en la última semana y en la última jornada teníamos que ganar y luego que otro rival, sin nada en juego, ganara su partido. Era una carambola, no dependíamos de nosotros. Por eso fuimos a entrenar como fuimos, pero Juan nos dijo claramente que estábamos salvados. Y nos quedamos todos sorprendidos.. Si él cree, ¿porque no vamos a creer nosotros? La clave estuvo en eso, en creer hasta el final. Nos alejamos de todo y que creímos hasta el final. Y al final todos contentos.

– Esta temporada has dado el salto al Atlético Onubense, ¿contento por cómo está marchando todo?

Como para no estarlo. Vamos primeros en la clasificación, con un grupo muy bueno y aunque al principio no creíamos tanto en nuestras posibilidades, tenemos un equipo muy bueno, con jugadores que han pasado por Tercera y nos están ayudando mucho. A ver si podemos seguir en esta línea.

– ¿Eres de la misma opinión del míster, Iván Rosado, que el objetivo es la permanencia? ¿Hay materia prima para soñar con mirar arriba?

Somos un equipo muy joven, en una liga con equipos con jugadores con mucha experiencia. Nosotros no pensamos en nada, más allá de ir partido a partido y que pase lo que tenga que pasar. Si seguimos bien y tenemos la suerte, ojalá. Pero nosotros vamos partido a partido, no escuchamos ni de fuera ni de dentro lo que podemos hacer o no, y a lo nuestro.

– A nivel general y con tu experiencia tras todos estos años en el club, ¿cómo ves a la cantera esta temporada?

Para mí está bien. Han habido años en el que han salido jugadores muy buenos de la cantera del Recre. De hecho siempre han salido jugadores y todos los años se han llevado futbolistas de aquí. Uno ve la liga y ve a equipos con jugadores que han salido de aquí, y creo que eso es bueno.

– ¿Y el primer equipo? ¿Qué opinión te merece la temporada que están haciendo los profesionales?

A nivel de plantilla el Recre tiene muy buena plantilla. Puede aspirar a dar un pasito si ellos mismos se lo creen. Yo he ido a verles en partidos y para mi tienen muy buena plantilla de cara a poder hacer algo.

– ¿Qué jugadores de la cantera ves con proyección para llegar al primer equipo?

Hay jugadores buenos. Rubén Serrano entrena con nosotros los jueves y tiene muy buen nivel, yo creo que puede llegar. Adolfo, un portero que también me gusta mucho. Y Fernando, al que conozco desde pequeño. Siempre ha tratado conmigo, es un buen chaval y recuerdo que cuando jugaba en fútbol-sala, él tenía tres años menos que yo y lo llamaba para que jugara conmigo porque era muy bueno. Siempre me ha gustado.

– ¿Por qué crees que hay futbolistas que destacan en categorías inferiores y que luego se quedan por el camino, y en cambio otros que están en un segundo plano acaban llegando?

Eso depende de varios factores. De pequeños se mira mucho la fuerza, por lo que es muy fácil destacar si eres muy grande y muy fuerte, en esos primeros años de infantil e incluso cadete. Pero luego en nuestra edad, en amater, se igualan las fuerzas y al final lo que destaca es la calidad. Por eso cuanto un chaval se marcha con 19 o 20 años, lo hace porque ha destacado en cuanto a calidad.

– ¿Cómo compatibiliza un joven como tú los estudios y el fútbol?

Como entreno por la mañana, me adapto y estudio por la tarde. Yo estoy sacándome el bachillerato y voy por las tardes al bachiller de adultos.

– ¿Cuál es tu objetivo personal esta temporada?

Coger experiencia en mi primer año como amater y a lo más que se pueda.

– ¿Con que sueñas en el fútbol?

Como cualquiera, llegar a lo más alto.

LADO HUMANO

Estado civil: Soltero.
Estudios: Segundo de bachiller.
Una virtud: Alegre.
Un defecto: Cabezón.
Un sueño: Mi sueño es el fútbol.
Un libro: Finis Mundi.
Una película: El señor de los anillos.
Una serie: La que se avecina.
Un plato: Los tortellinis.
Último capricho: Ropa.
¿Qué tipo de música te gusta escuchar? Tengo que reconocer que soy más de Reggaetón.
¿Prensa, radio o televisión? Prensa.
¿Playa o montaña? Playa.
¿Mar o piscina? Piscina.
¿Qué otros deportes te gusta practicar? Siempre me ha gustado el pádel.
¿Qué borrarías del mundo? El hambre.
La mejor persona del mundo: Mi padre.
Un lugar para vivir: Huelva.

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Primer partido en la cantera: Contra el Bonares, que ganamos 8-2. Estábamos en el Benjamín A, pero no era el Bonares de nuestra edad que luego ganamos por 32-0. Estos eran de mayor edad.
Debut con el primer equipo: Aún no he debutado.
Entrenador que más te ha marcado: En mis principios me quedo con Jero, pero luego con Jesús Ortiz.
Un compañero: Hay varios. Adri y Juanca, que aparte es amigo mio fuera del fútbol. Con ellos dos son con los que me quedó, pero podría decir a cualquiera.
Un gol para enmarcar: Contra el Cádiz, mi segundo año como juvenil.
Un ídolo: Ronaldinho.
Mejor recuerdo deportivo: El Mundialito.
Peor recuerdo deportivo: Cuando me partí la clavícula con el Santa Marta. Antes de llegar al Romero Pancho, estuvimos jugando un torneo con el Santa Marta y también estaba conmigo Nené.
El mejor estadio que has jugado como visitante: El Anexo del Almería o el del Ceuta, el Alfonso Murube.
Mejor jugador español: Iniesta o Xavi.
Mejor jugador del mundo: Messi.
Mejor jugador del Recre: Me quedo con Santi Cazorla. Verlo era un espectáculo.

EN DOS PALABRAS

Tus padres: Mis padres son lo máximo. Y más cuando tienes una buena relación con ellos, te apoyan y siempre han querido estar en tus sueños. Siempre van a estar ahí como también sé que voy a estar para lo que necesiten.
Tu hermana: Es muy buena, siempre se ha portado muy bien conmigo. Ahora tenemos menos relación, pero siempre ha sido muy buena.
Tu mejor amigo: Tenemos un grupo, somos cuatro o cinco, que siempre estamos. No puedo decir uno en concreto porque somos cuatro o cinco que siempre vamos a todos lados y siempre estamos juntos. Se agradece tener amigos así.
Adri: Que voy a decir que no sepa después de once años con él. A Adri lo quiero un montón porque siempre ha estado conmigo. Él se ha quedado en mi casa y yo en la suya, como hermanos. Son muchos momentos y Adri siempre lo voy a tener conmigo. Ahora no lo está pasando bien, pero el fútbol da vueltas y él sabe que va a tener su oportunidad.
Ponce: Es el típico que cuando el entrenador dice ‘parejas’ me busca o yo a él, siempre estamos juntos. Dentro del vestuario es un gran apoyo y además cuando fuera del fútbol hemos tenido problemas se puede contar con él. En el vestuario somos uno.
Asuero: Es un tío de diez. Siempre está ahí, además siempre alegra y llega con su sonrisa. Siempre nos estamos riendo y formamos un buen vestuario.
Diego Vargas: Dieguino. Él y yo siempre estamos bailando en el vestuario, con las bromas.. Siempre somos los que animamos. Me alegro por el momento que está, ojalá que siga así. Dentro del vestuario es una gran persona.
Jesús Ortiz: Es el entrenador que más me ha marcado. Que una persona se entregue tanto.. Nosotros lo veíamos y sabíamos que teníamos que dar todo, tras ver como lo daba todo también. Uno de los mejores entrenadores que he tenido.
Juan Alfaro: De los entrenadores que gustan, gente de fútbol. Se puede aprender mucho de él, ya que ha jugado antes que entrenador. Alguien que sabe lo que es ser futbolista profesional te enseña mucho. Es buen entrenador y espero que le vaya bien.
Iván Rosado: Cuando te entrena alguien que ha jugado al fútbol solo te puede enseñar y tú solo puedes escuchar. A ver si podemos hacer una buena temporada con Iván.
Raúl Pichardo: Es el típico segundo con el que tienes confianza con él. Le puedes contar cosas porque te aconseja bien. Es un apoyo.
Pepe Delgado: Lleva conmigo muchos años y Pepe se lo merece todo, por como nos trata. Es un gran preparador físico y además es cercano y alegre. Conmigo siempre se pica a darle al larguero y siempre pierde (risas).
Zamora: Hace un buen trabajo como director de la cantera. Es cercano, está contigo, se reúne con nosotros cuando hay problemas y podemos hablar con él porque siempre está disponible. Se agradece.

Licencia Creative Commons