Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Una mañana gloriosa, una salvación titánica

Entrada leída 710 veces.

El filial no falló en la última jornada y redondeó una temporada para recordar con una victoria por 2-1 ante el Ceuta. Los albiazules dependían de sí mismos para lograr la permanencia en Tercera División y aunque solo le bastaba un punto, completó una gran primera parte, marchándose al descanso con dos goles de ventaja, anotados por Salvi Moya y Alan. En la segunda parte las noticias que llegaron desde otros campos y que el rival pisó el acelerador trajo apreturas a un partido que no llegó a peligrar en la recta final. Medio millar de aficionados abarrotaron la Ciudad Deportiva.

Increíble lo de este Recreativo de Huelva B. En una temporada dificilísima, llena de contratiempos y vicisitudes, han completado la gesta de la permanencia. Y eso que muchos enterraron sus opciones a lo largo de esta dura temporada. Pero la casta de unos chavales que han defendido con amor el escudo y la camiseta que los representa, más el trabajo denostado y contante de un cuerpo técnico infravalorado de forma errónea, han desembocado en una salvación en Tercera División más que merecida.

Honor al filial albiazul. Cuando lo más fácil era entregarse al caos, supieron sacar esa pizca de rebeldía y sacar fuerzas de flaqueza para reaccionar en el tramo final de la temporada. Tres victorias en el momento más oportuno que recondujeron a los canteranos a un final feliz. Y para nada fue sencillo dar el último paso, ya que el Ceuta vino a la Ciudad Deportiva dispuesto a dar guerra.

Los norteafricanos fueron noticia por lo extradeportivo, ya que uno de los ex albiazules que tenían en sus filas y que llegó en la etapa Comas-Peña, fue protagonista al intentar introducir en la península de manera irregular a un inmigrante. En cuanto al filial albiazul, a destacar medio millar de aficionados estuvieron presentes en la Ciudad Deportiva, para alentar y apoyar a un equipo que se jugaba la temporada en noventa minutos.

El equipo salió con todo. Vichi estuvo en la portería, secundado en defensa por Ale Soler, Adri Díaz, Aitor Brioso y Gustavo. Cerpa, Misffut e Iván Martín ocuparon la medular, con Alan y Sergio Pérez en los costados, y Salvi Moya como jugador más adelantado.

Desde el inicio el filial mandó en el partido. Los albiazules eran lo que se jugaban el ser o no ser, ante un adversario que demostraba que tampoco había venido a Huelva de vacaciones. Aún así los de Juanma Rodríguez fueron mejores y lo demostraron desde el comienzo, con ocasiones muy claras de Misffut y Salvi Moya. No tuvo tiempo para lamentarse, ya que en el minuto 29 el jugador sevillano sería el encargado de abrir la lata, al aprovechar un balón colgado en el segundo palo con un remate de volea. Gol inapelable para un equipo que tuvo que sobrellevar el primer inconveniente casi en el final de la primera mitad, cuando Adri Díaz tuvo que ser sustituido por lesión. En su lugar entró Alberto Barrero.

Un minuto después llegaría el gol de la tranquilidad. Un auténtico golazo que se fabricó el mexicano Alan Araiza, al recibir en banda izquierda, caracolear y mandar a la escuadra con un gran golpeo. Inapelable, era el 2-0 en el minuto 44. El partido estaba roto a favor de los canteranos, que recibían las buenas noticias de otros campos, con resultados favorables para sus intereses.

El filial sintió la presión en la segunda parte.

Con todo el trabajo hecho y los resultados que se estaban dando en otros partidos, el filial inició la segunda parte con una tranquilidad que pudo costarle cara. A pesar de ello, fueron los canteranos los que pudieron sentenciar el partido con el tercero, en una contra que no acabó en gol por la gran actuación del guardameta visitante.

Pero el Ceuta cambió el decorado del partido poco después, con un gol anotado por Javi Navarro en el minuto 51. Ese tanto, unido a los marcadores que se estaban dando en Alcalá, Lebrija y Castilleja metieron el miedo en el cuerpo a un Recre B que sufrió en los siguientes minutos la presión de conseguir cerrar la temporada. Sabedores de que el empate les valía, también era cierto que lo mejor era evitar también quedar en la décimo séptima posición, ante posibles combinaciones que podían darse en cuanto a los equipos sevillanos que pueden ascender de la División de Honor o lo que pueda ocurrir con el Córdoba y por ende con su filial.

Por eso los de Juanma Rodríguez supieron reaccionar en el tramo final del partido, ya con la entrada de hombres de refresco como Víctor y Dani Rodríguez, que sustituyeron a Iván Martín y Salvi Moya. El equipo ganó en frescura en ataque y tuvo varias llegadas en las que rozó el 3-1. No haría falta ese gol, ya que el partido terminó con victoria albiazul por 2-1, consumándose la permanencia.

Licencia Creative Commons