Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

«Estoy profundamente decepcionado»

Ale Soler deja el Recreativo de Huelva tras siete años en la cantera recreativista. El capitán del filial explicó, desde su puto de vista, los motivos por los que han prescindido de sus servicios. Lamentó no haberse ganado «estas alturas otro tipo de trato» tras siete años «de buen hacer en todos los aspectos, tanto deportivo como personal». Deja el club «con un pequeño vacío por no poder haber debutado con el primer equipo». Elogió a sus padres: Un ejemplo sacrificio y de saber estar en todos los momentos que me ha tocado vivir». Remarcó que «la cantera del Recreativo es un activo al que se debe de cuidar infinitamente más de lo que se ha venido haciendo».

Ale Soler dice adiós a su casa. El capitán del Atlético Onubense se ve obligado a salir del Recreativo de Huelva y no lo hace de buen grado. Tras siete años como jugador albiazul, el jugador natural de Ayamonte destacó que «a nadie le gusta que decidan que tienen que prescindir de ti. Y yo no voy a ser menos. Son muchas cosas las que se me pasan por la cabeza en estos momentos, pero la principal es que siento un pequeño vacío por no poder haber debutado con el primer equipo. Han sido muchos años de sacrificios y esfuerzos que solo respondían a dos cuestiones, la primera, la pasión que tengo por este deporte y la segunda, por poder debutar con el primer equipo. Pero 7 años han dado para mucho, para conocer a muchas personas maravillosas y para aprender de muchas experiencias que me han tocado vivir. Y probablemente en una de las situaciones más críticas del club, por lo que estoy seguro que me harán valorar mucho mas todo lo que venga. Pero por encima de todo se me viene a la cabeza mis padres. Ese esfuerzo del que hablaba es un esfuerzo conjunto, entre ellos y yo. Mi experiencia en el Recre no se puede entender sin ellos porque desde el primer día hasta el último han estado al pie del cañón y todo porque sabían que a su hijo era lo que más le gustaba. Poder seguir jugando al fútbol. Un sacrificio que solo entienden aquellos que han vivido situaciones parecidas a las mías, un jugador que no es de Huelva capital y necesita de sus padres para poder seguir. Y mis padres son un ejemplo sacrificio y de saber estar en todos los momentos que me ha tocado vivir. Ellos saben que yo les estoy infinitamente agradecido porque mis 7 años en la cantera no se entiende sin ellos, dejando a un lado todo lo que me ha podido dar el Recreativo deportivamente«.

El canterano reconoció estar «profundamente decepcionado«. Pero no con el Recreativo de Huelva como club «sino con aquellas personas que han decidido poner fin a esta etapa de esta manera tan poco ética. Seguramente haya, o, haya habido, muchísimas más personas en el club en las que este sentimiento mío no fuera ligado a ellos por la sencilla razón de que hay mucha gente excepcional, auténticos trabajadores que dignifican su profesión dentro del club. Pero es inevitable decir que esta situación me deja totalmente sorprendido y decepcionado. Han sido 7 años de, a mi parecer y el de mucha gente, de buen hacer en todos los aspectos, tanto deportivo como personal y que menos que haberme ganado a estas alturas otro tipo de trato«.

Cuestionado por los motivos por los que cree que han prescindido de sus servicios, Ale aclaró que «voy a contar la situación para que la gente sepa cómo ha sido todo. Mi primera opción siempre ha sido el Recreativo, como ya he dicho, he peleado y sacrificado mucho para que algún día me llegara la oportunidad con el primer equipo. Ahora bien, a los pocos días de que a Jesús Vázquez lo designaran como coordinador de la cantera, me llega una llamada de él, comunicándome de que el jueves 18 de Julio empezaría a entrenar con el filial. Ese mismo día me presento en la Ciudad Deportiva para entrenar con mi equipo y al finalizar el entrenamiento quedo con Jesús Vázquez para hablar con él y preguntarle cual es la idea que tienen en el club conmigo, y para trasladarle mi malestar de que, al menos, me podían haber dado la oportunidad de hacer la pretemporada con el primer equipo. Aunque yo no era nadie para meterme en sus decisiones. Y le hice saber que si me llegaba una oferta de un club de superior categoría que División de Honor no dudaría en estudiarla, como es lógico y normal en periodo veraniego cuando todos los equipos empiezan a moverse. La respuesta a todo ello fue que él sabía lo que podía llegar a dar dentro del club y que entendía mi malestar. y que a nivel económico no me podían ayudar y que en el momento que decidiera salir, el club me daría todas las facilidades del mundo. Para mi asombro, el aspecto económico lo sacó él mismo sin yo hacer ningún tipo de alusión o referencia de ello, y lo digo porque nunca, el aspecto económico ha sido una traba para mí a la hora de decidirme en continuar años tras año en el club. Y mi objetivo con aquella conversación era saber simplemente la valoración que el club me daba. Y a nivel deportivo no hubo otra respuesta que «En cuanto quieras salir, te daremos todas las facilidades del mundo». Transcurridas dos semanas, el míster Antonio Calle decide hablar conmigo para trasladarme su sensación sobre mí. Y no es otra que buena, en el sentido de que él quería contar conmigo y que le parecía que mi comportamiento era ejemplar. Pero como es lógico y normal, el míster necesita saber con quién va poder contar finalmente o no, y es lo que me planteó. Esta conversación fue a las dos semanas de empezar los entrenamientos y el míster y yo quedamos en que si en un tiempo prudencial (mediados de agosto dijimos) no me salía nada mejor yo sería el primero en quedarme en el filial y afrontar una nueva temporada con la mayor de las ganas. Y así fue hasta el día 12 de agosto donde Jesús Vázquez me avisa para hablar con él y me comunica que mi situación en torno a aquella primera conversación ha cambiado y que decidían prescindir de mí por falta de fichas en el filial en relación a las que pudieran llegar en el primer equipo. En la conversación, de no más de un minuto, me dijo que esta decisión «no era meramente deportiva», a la que yo reaccione con total asombro porque dejando a un lado la falsa modestia considero que no soy la ficha numero 19,20 o 21 dentro del filial, en una especie de criba en el abanico de opciones que tendrían para prescindir de jugadores«.

«De buena mano sé que había mucha gente en el club que desconocía esta decisión y de forma directa sé que mi entrenador hasta entonces, Antonio Calle, quería que yo continuara en su equipo porque deportivamente era de su agrado. Y así me lo hizo saber al día siguiente de la noticia. Y de aquí saco esa profunda decepción de la que antes hablaba. Porque vislumbro algo un tanto oscuro en esta decisión que, a mi parecer, ha sido tomada por Jesús Vázquez y poco más. De esto y de las formas y las fechas en la que me lo comunica, porque como bien sabéis los equipos se empiezan a cerrar en estas fechas, y ahora es un auténtico dilema poder encontrar un equipo«, denunció amargamente el futbolista onubense, destacando también que «espero, por lo que me dijo Jesús Vázquez en relación al motivo por el cual decidían prescindir de mí, que no traigan a ningún futbolista más para el filial, porque en teoría tenían que hacer hueco para el primer equipo y sobraban muchas fichas. Así que creo que lo que se ha quedado ahora mismo es lo que será el filial este año«.

Con respecto a su edad y si ha podido influir en la decisión de que no cuenten con sus servicios para la próxima temporada, Ale Soler comentó que «hay mucha gente que me ha preguntado si todo esto tenía que ver con mi edad y mi respuesta es siempre la misma; no. Y digo no porque precisamente este año al filial han traído gente de mi misma edad e incluso en la etapa de Jesús Vázquez como entrenador había jugadores que no eran sub-23 y yo esta temporada lo sigo siendo. Y es más, el día 18 de Julio cuando yo hablo con él después del entrenamiento tenía la misma edad que hoy, y en teoría yo para él era válido en el filial. Al parecer y a los hechos me remito, el 12 de agosto cuando todo está mucho más complicado para poder encontrar un equipo, ya no lo soy porque hay muchas fichas en el filial y hay que prescindir de mi«.

Una salida sentida entres sus compañeros.

Preguntado por el grupo que deja, que competirá está temporada de nuevo en División de Honor, Ale Soler dijo que «veo un equipo joven con ganas y mucha ilusión de poder seguir progresando y hacer una buena temporada, y eso unido al buen hacer que estaba haciendo Antonio Calle, Chato y Fernando estoy seguro de que todo les ira genial y cumplirán todos los objetivos que se propongan, además se queda un buen grupo de jugadores del año pasado que tienen un nivel muy alto y eso siempre es bueno conservar. Y desde aquí mandarle mi agradecimiento tanto a Calle como a Chato y Fernando, porque la verdad que en este mes que he coincidido con ellos se ha respirado un ambiente de profesionalidad que siempre es de agradecer«.

También habló de los mensajes que ha recibido de sus compañeros y excompañeros tras conocerse su marchada, aseverando que «estoy un poco alucinado porque como sabéis yo soy de Ayamonte y aunque aquí hay mucha gente que se ha preocupado por mí, era impensable que tantísima gente de Huelva esté mandándome mensajes de asombro y de ánimo ante lo acontecido. Y a todos nos gusta sentirnos queridos por la gente, o al menos que muestren preocupación o interés por ti. Y en estos días me he sentido mucho más reconfortado gracias a ellos. Del año pasado solo tengo palabras de agradecimiento y de asombro porque fue un año que nadie más que nosotros sabemos todo lo que sufrimos, tanto el cuerpo técnico como todos los jugadores. El cuerpo técnico hizo un esfuerzo sobrenatural para mantener al grupo enchufado hasta la última jornada de liga, porque hasta entonces tuvimos opciones de ascender y con las condiciones en la que estábamos era casi impensable hacer la campaña que hicimos. Y de ahí creo que se han creado unos vínculos muy fuertes, porque en los malos momentos estábamos juntos y arrimábamos el hombro el uno por el otro con un objetivo común, dar lo mejor de nosotros en cada entrenamiento y cada partido, que es lo más importante. Un grupo de 10«.

Con respecto al privilegio que ha supuesto jugar en la cantera del Recreativo de Huelva y portar el brazalete de capitán del filial, el canterano aseveró que «el Recreativo de Huelva es un club muy grande, sobre todo por la afición que tiene. Y eso es una responsabilidad enorme, porque yo era consciente del escudo que representaba en todo momento, ya fuera en partidos, en entrenamientos o en mi tiempo de descanso. Y esta pasada temporada ha sido un orgullo aún mayor poder defender esta camiseta junto al brazalete de capitán. Como ya dije; llegue siendo un cadete y me voy siendo capitán de todo un Recreativo de Huelva. El Recre es el Recre allá donde estés y lo tienes que cuidar y proteger siempre de la mejor manera. Y por eso recalco esto, porque mi crítica no es contra el Recreativo de Huelva, es contra quien ha hecho de mi situación un auténtico despropósito«.

La cantera necesita de más atención.

Ale Soler remarcó las dificultades que ha tenido que sobrellevar, asegurando que «puede que suene fuerte, que sorprenda o que ya la gente lo sepa, pero la cantera del Recreativo es un activo al que se debe de cuidar infinitamente más de lo que se ha venido haciendo. Y hablo con conocimiento de causa porque 7 años dan para mucho, y aún más 3 años en el filial, que para mí es el escalafón de la cantera que más descuidado está en relación a la importancia que tiene. Básicamente porque un filial está a un paso de poder profesionalizarte en el mundo del futbol y no puede ser muchas cosas que ocurrían. Ya sea el material, el campo de entrenamiento, infraestructura médica acorde a una exigencia semanal de competición de un filial, el costearse la gasolina para ir a los partidos.. Y esto es lo que más me duele porque sé que a mis compañeros, que muchos son amigos que me llevo para siempre, les va a tocar seguir viviendo esto porque esto no cambia de la noche a la mañana. Y el que tenga la suerte de poder enrolarse en la dinámica del primer equipo no lo vivirá porque ahí son todas las condiciones muy diferentes, y ahí es donde yo veo un problema, el salto tan abismal que existe entre cantera y primer equipo en estos aspectos. Fuera aparte del dinero que, en mi caso, y en otros muchos, nos deben«.

También habló de los positivo que ha vivido en la cantera albiazul, que es mucho. Así, el bravo defensa recalcó que «sin duda lo mejor son las personas que me llevo conmigo. He tenido la suerte de no tropezar con ningún compañero y de tener con todos una buena relación, pero como es lógico dentro de un vestuario y durante tantos años se hace más migas con unos que con otros. Y con ellos me llevo una amistad verdadera, una amistad que no dejaré de cuidar porque son personas de mi día a día, y me importan más allá del fútbol. Y con esta idea quiero seguir para agradecer a todos y cada uno de los compañeros que he tenido, que han hecho de mi etapa una experiencia única por el buen trato que he recibido de todos. Pero no puedo terminar esta pregunta sin destacar a una persona, un compañero de equipo que se convirtió en amigo compartiendo muchos momentos que llevare conmigo para siempre, y que como ya he dicho, no dejare de cuidar porque su comportamiento conmigo era fuera de lo común y todo porque tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Mil gracias Nené. Un amigo«.

También habló de los entrenadores que ha tenido en las distintas etapas que ha vivido en la cantera recreativista, reseñando que «he tenido muchos entrenadores y todos tenían una capacidad tremenda para dirigir sus equipos, pero en mi persona los que más me han marcado han sido Juanma Rodríguez, Iván Rosado y Jesús Ortiz, sin orden de preferencia porque cada persona y cada entrenador es un mundo, pero a mí siempre me ha gustado que mis entrenadores fueran fieles a sus jugadores y estuvieran a muerte con ellos y da la casualidad que en ellos tres se daba esta circunstancia«.

Por último remarcó que «en mayor o en menor medida a todos nos gusta que, en tu entorno, tengan una buena imagen de ti. Yo creo que la imagen que he dejado en la Ciudad Deportiva, día tras día, ha sido buena y por lo que me está llegando en estos días al parecer es así. Una persona humilde, trabajadora, responsable y que siempre arrimaba el hombro con y por el compañero. Muchísimas gracias a todos y cada uno de los que fuisteis participes de esta etapa. En mí siempre habrá un hueco para cada uno de ustedes. El Decano está más vivo que nunca, por su afición y por su equipo. No dejéis de intentarlo porque volveréis. ¡Vamos Recre!»

Licencia Creative Commons