Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Finaliza un juicio donde no faltaron las contradicciones en la defensa de Comas

Artículo leído 1117 veces.

Visto para sentencia. Este martes 15 ha tenido lugar la segunda sesión del juicio contra Pablo Comas, en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Huelva. Se espera que en dos semanas puede conocerse la sentencia. Ha sido el turno para los restantes testigos por comparecer, además de conocer los testigos peritos de la defensa y las conclusiones finales por parte de la fiscalía, la acusación particular y la defensa. Cabe recordar que el expresidente del Decano está acusado de los presuntos delitos de apropiación indebida, delito de corrupción en los negocios y delitos societarios, así como falsedad en la contabilidad del club.

En el día de hoy se han pasado por el Palacio de Justicia, el que fuera auditor de las cuentas del Recreativo de Huelva, Antonio Márquez, de la firma ‘Leal & Martín’; el notario y administrador de la mercantil ODELOT, Carlos Toledo; el que fuera secretario y miembro del consejo de administración en la etapa de Gildoy, Antonio Martín; y también los peritos de la firma Grant Thornton, Juan Francisco Nasser y Fernando Lacasa, encargados de la elaboración del informe pericial presentado por la defensa.

En el turno de palabra de Antonio Márquez, abordó el famoso proyecto de la Ciudad Deportiva. Cabe recordar que el informe de auditoría de la temporada 11/12 dejaba claro que no había constancia fehaciente de que 483.000 euros de un anticipo para un futuro proyecto de una futura Ciudad Deportiva del Decano del fútbol español en el ‘Tiro Pinchón’, algo que tanto el acusado como el que fuera su consejero, Antonio Martín, aseguraron que formaba parte del pliego de condiciones y de la escritura. Finalmente el gasto de 483.000 euros en dicho proyecto de Ciudad Deportiva tuvo que devolverse en la cuenta del socio. De todo ello, Márquez comentó que “al auditar las cuentas del ejercicio nos encontramos con una salida de tesorería de la sociedad de la que no obtenemos evidencias de su efectivo destino. Se nos argumenta por parte de los administradores que se le han dado a cuenta de unas personas que van hacer un proyecto de Ciudad Deportiva. Esas explicaciones, en el momento de que no se nos aporta documentos suficientes como para proporcionarnos la evidencia adecuada para la auditoria, no nos satisfacen a la hora de emitir una opinión y por eso reflejamos en nuestro informe que hay una salida de tesorería, de la que no podemos concluir ni conocemos a donde ha ido, y así lo manifestamos. Es verdad que al año siguiente ese dinero, que estaba en una cuenta con posibilidad de acceso a un tercero, se carga en la cuenta del socio mayoritario de la empresa, reponiendo esos fondos con dinero que había entrado en la cuenta de ese socio“.

A ese respecto también añadió que “no había evidencias adecuadas y evidentes de esos anticipos realizados por el club. Técnicamente en una auditoria se conoce como una limitación en el alcance, o sea, es algo que yo no puedo comprobar porque no tengo documentación. No tenemos evidencias adecuadas para concluir si ese dinero ha ido a un sitio o si ha ido a otro, no tiene soporte documental. Desde mi experiencia es algo que no es habitual“.

El proyecto de la Ciudad Deportiva.

En cuanto a la participación de Antonio Martín, el que fuera secretario del Decano abordó su presencia en la sala, destacando que “nosotros no tuvimos evidencia de que ese dinero se destinara para el proyecto de la Ciudad Deportiva, eso fue lo que nos contaron“. También dijo al respecto que no conoció a ninguna persona que formara parte del equipo de trabajo con el que se rodeó Comas para dicho proyecto de la Ciudad Deportiva.

También se habló del depósito del último millón, que hubo que pagar por las acciones del Recreativo de Huelva, que se convirtió en una imposición a plazo fijo y que se pignoró por el impago del préstamos solicitado por Poientose, empresa de Pablo Comas, una de las accionistas con el 36%. Al respecto, Antonio Márquez comentó que “llamaba la atención en ese momento que había ese dinero ahí, cuando todo estaba embargado por Hacienda. Ese dinero continuaba en la cuenta, pero lo cierto es que nuestra confirmación del saldo del banco, nada nos dijeron e informamos con respecto a la información que tuvimos del banco. Si ese dinero hubiese estado en las cuentas, se hubieran atendido las deudas. Esos 400.000 euros que fueron a otro destino se pudieran haber aplicado a cancelar deuda“.

El sueldo de Pablo Comas.

Con respecto al hecho de que con dinero en cuenta, el acusado prefiriera pignorar dicha cantidad por el impago del préstamo al Banco Espíritu Santo, para evitar que Hacienda lo embargara como así dijo el acusado, no pagándose a la AEAT la cantidad de 80.000 euros, que era lo que se tenía que haber pagado para evitar el haber estado embargado durante cuatro años. Se puso como primera garantía, ya que como segunda garantía estaba fijado el sueldo de Pablo Comas como presidente. Al respecto Antonio Martín dijo que “el presidente tenía un salario, pero no recuerdo la cuantía. Eran 3000 o por ahí, no lo recuerdo“.

En cuanto al flujo de dinero entre empresas de Pablo Comas, Antonio Márquez también dijo que “había una cuenta corriente con Gildoy, donde habían ingresos y también salida de dineros, en ambos sentidos. Lo que puedo decir es que al cierre de ese último año los ingresos al Recreativo habían sido menores que la salidas, excepto con la deuda que hubo que compensar con respecto a ese dinero que había salido a otro destino que nosotros no pudimos evidenciar“.

La garantía del depósito y el embargo de los administradores concursales.

En cuanto al dinero del Recreativo de Huelva que sirvió, con una pignoración, para pagar un préstamo de la sociedad del acusado, hay que destacar que Antonio Martín llegó a reconocer que le tuvieron que pedir explicaciones al que fuera presidente del Decano, por una circunstancia que hizo que los administradores concursales embargaran parte de esa cuenta porque no les pagaban, a pesar de tenerlo consignado en las cuentas del club. Además, según la fiscalía se puso como primera garantía y no el sueldo del presidente, como así se había dicho. “Cuando se filtran ciertas informaciones en los medios, el consejo es quién requiere al consejero delegado para que informe sobre ese particular, y ahí es cuando el presidente da explicaciones. Es decir, es el consejo el que solicita información al presidente y el que le cuestiona al accionista mayoritario que en cualquiera de los casos, se cuidara de no ocasionar ningún quebranto a la sociedad. Lo que nos consta a nosotros es que ese dinero que está ahí o estaba, ya desde la sociedad del accionista ha puesto dinero de más“.

Teniendo en cuenta que la última auditoría que se realiza es la de la 13/14, a pesar que se aseguró desde la defensa que se había auditado la de la 14/15, hay que reseñar que una sociedad con incidencias por falta de documentación para el auditor, carece de credibilidad. Así lo confirmó Antonio Márquez: “Ya la situación del club era lo suficientemente delicada para que cualquiera que fuera a contratar con él, se lo pensara dos veces. Y eso hacía desde hace varios años. Unas cuentas anuales, con un informe de auditoría sin salvedades, tiene mayor credibilidad“.

La tienda de Méndez Núñez.

Era de tan dudosa la credibilidad del Recreativo de Huelva, presidido por Pablo Comas, que hasta quién le alquiló la tienda de la calle Méndez Núñez, que posteriormente fue embargado su género por Hacienda, dudó de esa capacidad y solicitó un aval al Banco Espíritu Santo, que no llegó a cobrar. Así lo explicó Carlos Toledo, notario de reconocida profesionalidad: “Alquilé ese local comercial en marzo del 2013, estuvo pagando las rentas, hasta que dejó de hacerlo. Que por cierto, estaban avaladas por el Banco Espíritu Santo. No tenía yo demasiada confianza en la solvencia del arrendatario y por eso pedí un aval bancario. Aval que se me prestó y dicho sea de paso fue insatisfecho pese a mis reclamaciones. Tenía indicios y conocimiento de la precariedad del club cuando me pidieron que arrendase un local comercial de mi propiedad. No las tenía todas conmigo, como demostraron los hechos“.

El ‘caso Marco Ruben’.

Como ya es sabido por todos, el Recre perdonó 550.000 euros del 10% del derecho de traspaso de Marco Ruben al Dinamo de Kiev. En total fueron 8 millones los que ingresó el Villarreal por el argentino y de los 800.000 euros que tenía derecho el club a la hora de percibir, sólo recibió 250.000 euros. Cabe recordar que el 21 de diciembre del 2012, el propio expresidente, en palabras textuales, dijo que se había negociado esa reducción en cuanto a los derechos económicos a percibir “a cambio de una opción preferencial sobre Uche“. Un año más tarde se incluye en las cuentas del club que esos 550.000 euros perdonados eran por la llegada de Joselu y luego la de Toño. En ese sentido, el consejero delegado del Villarreal, Fernando Roig hijo, que no existía ninguna obligación de que viniera algún jugados al Recre tras el acuerdo por no percibir esos 550.000 euros de los 8 millones de euros que ingresó el Villarreal. “La operación de Marco Ruben no tiene nada que ver con la llegada de Toño al Recreativo. Es un jugador que interesaba al Recreativo y al jugador le interesaba ir al Recreativo“, dijo Roig, dejando claro que la llegada de jugadores al Decano a coste cero gracias a las buenas relaciones preexistentes entre ambos clubes se daba “siempre y cuando interesara a los dos clubes y a los jugadores. No había ninguna obligación de nada“.

Licencia Creative Commons