Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

El cambio de modelo de gestión como única salida

Gabriel Cruz y Pepe Fernández en el palco del Nuevo Colombino

En las circunstancias tan complicadas que rodean el día a día del Decano y dado que se da por hecho que no habrá venta, la única salida viable para la propiedad es la de asumir toda la deuda restante del club. Así se elimina el problema de maniobrabilidad, al disponer el Consejo de Administración de recursos para afrontar la temporada, quedando el Ayuntamiento como su principal y único acreedor.

Ha llegado el momento de coger ‘al toro por los cuernos’. Al margen del presente y futuro del Recreativo a nivel deportivo, el Ayuntamiento de Huelva puede y debe tomar decisiones de futuro. Una de ellas ya ha trascendido y es la regeneración del Consejo de Administración, con la entrada de nuevos integrantes (algunos de ellos se conocerán en las próximas semanas). La otra debe ser, de manera inexorable, iniciar un nuevo modelo de gestión en la nueva etapa propuesta desde la propiedad.

Así, ya el diario Huelva Información, se asevera que «el objetivo es edificar una estructura que permita a la entidad superar la fase de interinidad heredada del proceso de expropiación/salvación y afrontar un plan trazado más allá de la supervivencia diaria la reconstrucción«. Es decir, pasar a ‘profesionalizar’ las distintas áreas del club siempre y cuando exista una solución global para el club.

Descartada la venta por el Ayuntamiento, al Consistorio onubense solo le queda un camino para construir «un modelo de gestión propio que le permita avanzar en su profesionalización según vaya dejando atrás las deudas heredadas que lastran su presente«. O sea, eliminar de la ‘ecuación’ las deudas, en especial las que asfixian al club a corto plazo. Asumiendo en su totalidad toda la deuda y pasando a convertirse en su principal acreedor, el Ayuntamiento dotaría al Recreativo de la tranquilidad necesaria para construir un proyecto deportivo viable, sin la espada de Damocles pendiente, año tras año.

Si se concretara este paso, el club volvería al punto inicial de casilla y tendría las manos liberadas para poder construir un proyecto que pueda ilusionar al aficionado. Pero para ello el Ayuntamiento debe encontrar la fórmula que le permita asumir la deuda del club en su totalidad y no la de afrontar, año tras año, el pago de las cantidades más urgentes. La solución final es cuestión de tiempo.

Licencia Creative Commons

error: Todos los derechos están reservados.