Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Dani Asuero, un proyecto sólido de futbolista al servicio del equipo

Artículo leído 1589 veces.

El centrocampista del Atlético Onubense pasó este jueves por ‘Coma Tapas&Punto’, donde repasó su trayectoria en la cantera albiazul, su paso por otros clubes y sus proyectos de presente y futuro.

Desde la humildad y la seriedad. Esa es la premisa con la que Dani Asuero afronta su incipiente carrera en el mundo del fútbol. Nadie le ha regalado nada, desde el esfuerzo y compromiso ha ido cumpliendo etapas hasta llegar al penúltimo escalón. El centrocampista onubense fue el invitado este jueves de las entrevistas personalizadas de la cantera en ‘Coma Tapas&Punto’, donde repasó su trayectoria en las categorías inferiores del Decano, marcada por sus pinceladas en el Nuevo Molino y la Orden en forma de cesiones, o sus dos temporada como cadete en el Betis.

Tuvo mil y una oportunidades para arrojar la toalla, con decepciones deportivas en forma de descenso o inoportunas y dolorosas lesiones en el apartado personal. Pero eso forjó su carácter y su mentalidad, como puede comprobarse cada domingo en los partido que el Atlético Onubense disputa en la División de Honor. Desde la derrota y las dificultades ha crecido un jugador que intenta aprender, cual esponja, de los conocimientos que puede aportarle Iván Rosado. Y es que no duda en reconocer que le seduce ser un futuro entrenador, cuando le toque colgar las botas dentro muchos años. De momento lo tiene claro, a trabajar duro para tirar por derecho la puerta del primer equipo, su gran reto.

Nombre: Daniel Asuero Prieto.
Posición: Centrocampista.
Altura: 1,73.
Peso: 65,5, para ser exactos.
Procedencia: Betis.
Edad: 19 años.
Lugar de nacimiento: Huelva.
Temporadas en la cantera: En realidad son ocho años. Los dos de alevines, pero luego en infantiles me cedieron al Nuevo Molino y seguía formando parte del Recre. En cadetes estuve los dos años en el Betis y luego regresé al Recre como juvenil, en total ocho temporadas.

– Recordando tus inicios, ¿en qué equipos militaste antes del Recreativo? ¿En qué categoría diste tus primeros pasos en el fútbol?

Yo empecé como prebenjamín en la Escuela de Porteros 2001. Hay una anécdota muy buena, que yo en benjamines vine a probar en el Recre y en el último corte decidieron no contar conmigo. Entonces yo ese año volví al 2001, hago la temporada y voy a la selección de Huelva donde juego el Campeonato de Andalucía en Linares. Y ahí es cuando el Recre viene a por mí y empiezo a jugar en el Recre. Esa anécdota la tengo guardada, la de que no contaron conmigo de inicio. También he estado un año cedido en el Nuevo Molino, los dos años del Betis y en el tercer año me cedieron a La Orden, siendo juvenil de primer año. Y cuando acabé contrato me vine al Recre.

– ¿Cuando empezaste en el Recreativo de Huelva? ¿Qué tal fue esa primera temporada?

Fue un cambio brutal, acostumbrado a jugar con amigos y tal, pasé a estar en Alevín B con Jorge Gálvez y con compañeros como Adri, Ramón, Ponce o Jesús Ruiz. Recuerdo ese año como si fuera ayer.

– ¿Que recuerdo tienes de tu paso por el Betis?

La verdad es que fueron dos años de mucha madurez. Era joven, salía de mi casa y me fui a Sevilla a vivir. Maduré bastante, tanto futbolísticamente como personalmente. Gracias a esa etapa ahora soy como soy. No tengo dudas, pude hacer las cosas mejor o peor, pero el aprendizaje me lo llevo para mí. En cuanto a resultados mi primer año en Provincial ganamos la liga y ya en el segundo, en categoría Andaluza quedamos terceros. El Córdoba nos sacó el segundo puesto y no fuimos al campeonato.

– Se te conoce por tu buen hacer en el centro del campo. ¿Pero siempre has jugado en esa demarcación?

En el fútbol-7 siempre he sido central o lateral derecho. Ya cuando pasé al fútbol-11, a lo mejor por mi estatura me pasaron al centro del campo. De entrada es una posición que siempre me ha gustado mucho. Recuerdo que en mi etapa en el Nuevo Molino fue José Jerónimo, en la temporada que jugué cedido, el que apostó por colocarme como mediocentro. Aunque recuerdo que siendo alevín de segundo año se creó una especie de Infantil C y a veces los jugadores del Alevín A ya los iban metiendo en ese Infantil para ir fogueándolos para el fútbol-11. Fue Ángel el que me dio partidos en esa posición y ya luego con Luis Lira era mediocentro en el equipo, en el Infantil A.

– ¿Cuales crees que son tus virtudes dentro del campo y en qué crees que deberías mejorar?

Soy una persona que lo doy todo. A lo mejor no tengo tantas virtudes técnicas como pueden tener otros, de que te meta goles y demás, pero pienso que la entrega y el compañerismo nunca faltan. Yo tengo muy claro mi trabajo cual es. Tengo que hartarme de correr, robar balones y pasárselos a mis compañeros. Ahí es donde intento ser el mejor. En cuanto a mis defectos, pienso que a lo mejor me precipito un poco a la hora de dar pases y mi pierna izquierda tengo que desarrollarla un poco más, me cuesta. Son cosas que se pueden mejorar entrenando día a día.

– ¿Qué etapa recuerdas con más cariño en tu estancia en la cantera del Decano?

El Recre es un equipo muy sufrido, ya lo sabemos todos y en alevines es muy bonito, pero si ha habido una temporada que ha sido un antes y después para mí ha sido la del año pasado, con Juan Alfaro. No la repetiría porque se pasó muy mal, pero con el final que tuvimos y lo que nosotros pasamos este año, es para nosotros.

– En tus inicios en el fútbol, ¿llegaste a disputar algún torneo de envergadura como Brunete o el Mundialito de Portugal? ¿Y algún otro tipo de torneo?

Por mala suerte no pude disputar algo parecido al Brunete, pero si estuvimos lo que eran antiguamente los torneos de Taraguilla y para nosotros era lo más. Allí iban Sevilla, Fútbol Carrasco, Málaga.. Equipos de mucho nivel. Pero le cogimos el ‘puntito’ y ganamos las dos veces que fuimos. También fuimos al Mundialito de Portugal y ganamos la final de Consolación. Allí estaban equipos como el Benfica, el Madrid o la Juventus, equipos buenos.

– ¿Has llegado a formar parte de la selección onubense? ¿Qué destacarías como positivo de la experiencia?

Por suerte he jugado en todas menos en cadetes, que fue la vez que ganó (risas). He ido a todas, en benjamín, en alevín y en infantil los dos años. Te llevas muy buenos amigos porque vienen jugadores de todos los equipos y al final tienes relación con todos, la convivencia de cuando vas al torneo, los hoteles.. Siendo pequeños te empiezan a meter lo que es ser profesional, las concentraciones, el quedarte en un hotel y las comidas, la verdad es que tengo un buen recuerdo de esa época.

– Tras pasar por equipos como el Nuevo Molino y La Orden, ¿qué sacas como positivo de competir en equipos de nuestras barriadas? ¿Cómo se trabaja la cantera en esos clubes?

La verdad es que el Nuevo Molino era muy diferente a La Orden. El Nuevo Molino era una especie de filial del Recre, entonces trabajábamos como cuando estábamos en el Recre. Entrenábamos en la Ciudad Deportiva, jugábamos en la Ciudad Deportiva, disponíamos de material deportivo.. Lo único que cambiaba era la ropa y que llevábamos el escudo del Nuevo Molino. En ese equipo estaba Dieguino, Guille o David García, el delantero de La Palma. Jugadores que habían pertenecido a la cantera del Recre. Pero el cambio con La Orden fue total, cuando yo me marché cedido es una humildad muy diferente a esto. Una forma diferente de trabajar, de entrenar, de afrontar los partidos.. Pero ya digo que se aprende muchísimo. Ese año descendimos y empezamos bien, había buenos jugadores, pero ya empiezan a irse y no es tan constante. El desgaste de la temporada de no juego y me voy, o no ganamos, me aburro y me voy. Eso nos costó mucho, pero se aprende muchísimo.

– Hace tres temporadas retornaste por última vez al club, militando en el Juvenil B en una temporada complicada y difícil. ¿Cómo viviste ese descenso ?

Fue una temporada complicada, tanto a nivel colectivo como individual. Ese año tuve una lesión de tobillo, en la que me rompí el ligamento y me llevé media temporada fuera. Y encima cuando me estoy recuperando me entró apendicitis. Al final no pudimos conseguir el objetivo y la verdad es que ese año estaba la cosa negra. Yo venía de un año ‘chungo’ con el descenso de La Orden y empezar con el Recre con ilusión, pasarme eso a nivel de lesiones y el descenso.. La verdad es que lo pasé muy mal y por eso el año del División de Honor, cuando ya nos salvamos, yo no paraba de llorar. Y ahora esta temporada, en la que estamos ganando y estoy que no me lo creo.

– El año siguiente llegó tu participación en la División de Honor en un año que también fue complicado, pero pudiste vivir una épica permanencia en la última jornada. ¿Con que te quedas de la pasada temporada?

Me quedo con el grupo. El grupo que formamos que formamos tanto con Juan, Pepe López, Ismael y luego los jugadores.. Yo a día de hoy veo a los integrantes del Juvenil A y tengo que hablar con ellos y darles un abrazo. Formamos una familia.

– ¿Donde estuvo la clave para conseguir la salvación? ¿Qué destacas de lo que viviste ese año a nivel de vestuario?

La clave estuvo en Juan Alfaro. Cuando íbamos a entrenar todos mirando al suelo, viéndonos ya descendidos porque por mucho que no quieras, ya todo el mundo nos daban por perdidos. Y llegar a esa última jornada, en la que teníamos que ganar y que el Tomares ganara en el campo del Nervión, y que él llegue y nos diga ‘que pasa, nos vamos a salvar’.. Aunque él estaba también por dentro que se moría, el darnos ese aliento de ánimo que necesitábamos. Y al final tuvimos suerte y pasó. Para mí la clave estuvo en Juan, en el comportamiento que tuvo con nosotros. La verdad es que fue de diez.

– Tras dos temporadas en las que tuviste que sufrir, este temporada las tornas han cambiado. Gran inicio con el Atlético Onubense, ¿contento por cómo está marchando todo?

Yo pienso que Iván Rosado es un entrenador totalmente diferente a lo que he tenido otros años. Es una persona con las ideas muy claras y desde el primer día nos dijo como íbamos a jugar, lo que había que hacer para ganar y nos dijo claramente ‘seguirme a mí que yo sé lo que hay que hacer’. El grupo poco a poco se ha ido adaptando, la idea que tiene si lo piensas sabes que es buena y al día de hoy las cosas nos van muy bien. En el lado personal también estoy contento porque veo que estoy evolucionando a lo que él quiere y lo que él busca se lo estoy dando. Siempre se puede dar más y se lo voy a dar siempre, pero tanto individual como colectivamente creo que estamos a pedir de boca.

– ¿Eres de la misma opinión del míster que el objetivo es la permanencia? ¿Hay materia prima para soñar con mirar arriba?

El entrenador nos ha dicho sus ideas desde un principio. Aquí hay que salvarse y que hay que ir partido a partido. Ahora mismo estamos ganando y vamos arriba, por lo que hay que seguir queriendo ganar. Cuando llegue el partido del Alcalá yo voy a querer que ganemos e ir primeros, eso es obvio, con independencia del objetivo que tengamos. Eso lo tenemos claro, pero si estamos ahí.. ¿Porque no?

– A nivel general y con tu experiencia tras todos estos años, ¿cómo ves a la cantera esta temporada?

La verdad es que en el filial se nota el cambio. Yo que he estado en el Juvenil y ahora he pasado al Atlético Onubense, la verdad es que he notado un cambio notable. El tema de la ropa, de los entrenamientos.. Yo veo que todo va a mejor y es mucho más profesional. Hay un cambio importante y no sé si por las tardes sigue siendo igual, ya que entreno por las mañanas, pero en lo que es referente a mi equipo sí que veo mejoras. Están los entrenamientos preventivos para evitar lesiones, Pepe Delgado nos mete mucho y el fisio, tener a Adri es muy importante. El año pasado no teníamos fisio y estábamos todo el mundo tiesos. Con Adri todo va perfecto, incluso hay veces que se queda a las tres de la tarde y también lo tenemos antes de los partidos. La verdad es que se nota el que tengamos un fisio y el trabajo del preparador físico, Pepe Delgado, es fundamental. Luego el analista, Cayetano, echa una mano y se nota. Y con Iván y Raúl Pichardo que decir, es un cuerpo técnico profesional y nos tratan como profesionales. Eso se nota y se agradece, y los números están ahí. Algo tendrá que ver.

– ¿Y el primer equipo? ¿Qué opinión te merece la temporada que están haciendo los profesionales? ¿Ves factible la posibilidad de dar el salto en algún entrenamiento?

Nosotros al entrenar al lado, junto con ellos, a veces tiran de nosotros cuando se lesiona algún jugador en el primer equipo. De hecho yo he tenido la suerte de entrar dos veces en los entrenamientos del primer equipo. Yo he comprobado que hay jugadores y un grupo muy bueno, para estar en Segunda A. Individualmente tienen buenos jugadores y colectivamente son un equipazo. Lo que les falta es la ‘chispita’ esa, lo que les falta para dar el arranque. Cuando cojan confianza será otra cosa, habrá jugadores que les costará aclimatarse a lo que es Huelva y el entorno. Hay equipo para estar arriba y si Dios quiere ascender, que es lo que ya se merece Huelva.

– ¿Qué jugadores de la cantera ves con proyección para llegar al primer equipo?

Puedo hablar de muchos, no me importa personalizar. Si hablamos de juveniles, Rubén Serrano es un jugador que me tiene enamorado. Los jueves entrena con nosotros y para ser un juvenil de segundo año es muy completo y maduro. Ha jugado con nosotros en pretemporada y el cómo se pelea con los delanteros, el físico que tiene.. Es un jugador que si se trabaja puede llegar perfectamente. Y de mi equipo Adri el portero se merece mucho en este club. Desde que sabe andar es portero del Recreativo de Huelva, pienso que deberían valorarlo un poco más. Y también está Iván Arenas, amigo mío, que pienso que tiene unas cualidades muy buenas. Es muy calladito, no hace mucho ruido y lo está demostrando, un jugador con unas cualidades magníficas. Y luego están los Diego Domínguez, Ponce, Nené, Diego Vargas, jugadores que están llamando a las puertas del primer equipo y diciendo que están ahí. La verdad es que tenemos un equipo que da gusto jugar con ellos, son muy buenos jugadores.

– ¿Por qué crees que hay futbolistas que destacan en categorías inferiores y que luego se quedan por el camino, y en cambio otros que están en un segundo plano acaban llegando?

Pienso que es un tema de cabeza. Me refiero a saber manejarte con tu entorno, tus padres, las personas que te rodean, tus amistades.. Lo importante es centrarse en los estudios y el fútbol, y que no se te vaya la cabeza. De hecho, a día de hoy muchos futbolistas profesionales agradecen mucho a sus padres por haberlos tenido centrados. Lo importante es tener los pies en el suelo. HAy jugadores que son mucho más ‘normalitos’, pero la constancia, el trabajo y la humildad es lo que les hace llegar.

– ¿Cómo compatibiliza un joven como tú los estudios y el fútbol?

Yo entreno por la mañana y estudio Bachillerato por la tarde. Y además como el fútbol me encanta estoy entrenando a un equipo de niños en Marismas del Polvorín, mi urbanización. Como me gusta y me gustaría sacarme la titulación de entrenador, se lo pedí a su presidente, Fran y entreno a bebés y prebenjamines. Así que mi día a día es entrenar con el Atlético Onubense, los niños y estudiar. Estoy todo el día que no paro. Es lo que me gusta y de momento estoy muy bien. Obviamente quiero ser futbolista y vivir de esto, pero si no puede ser me gustaría ser entrenador o buscar algo relacionado con el deporte. También me gusta todo lo relacionado con empresas y economía.

– ¿Cuál es tu objetivo personal esta temporada?

Mejorar todo lo posible, lo que me pida el míster y en un principio contar con todos los minutos que pueda con el Atlético Onubense, y no pensar en más allá. Llegar a lo máximo tanto colectiva como individualmente con el equipo, mejorar y subir escalones. Yo sé que hay un escalón muy grande con el primer equipo porque se ve, pero habrá que ir recortándolo poco a poco, ¿no?

– ¿Con que sueñas en el fútbol?

Mi sueño y el de mi familia es el de debutar con el primer equipo en el Colombino. Es algo que una persona de Huelva, que juega al fútbol, es a lo que aspira. Por desgracia no pueden decirlo muchos jugadores de Huelva. Nuestra referencia es Víctor Barroso, nos vemos reflejados en él.

LADO HUMANO

Estado civil: Tengo pareja.
Estudios: Bachillerato.
Una virtud: Soy muy compañero de todos, lo que haga falta.
Un defecto: Cabezota.
Un sueño: Solo pienso en el fútbol.
Un libro: Bajo el aro de Pau Gasol.
Una película: 300 o Gladiator. Me gusta verlas en los viajes del equipo.
Una serie: La casa de papel.
Un plato: El arroz negro con calamares.
Último capricho: Unas zapatillas. Soy un ‘friki’ de las zapatillas.
¿Qué tipo de música te gusta escuchar? De todo tipo. La música española me gusta mucho.
¿Prensa, radio o televisión? Televisión.
¿Playa o montaña? Playa.
¿Mar o piscina? Mar.
¿Qué otros deportes te gusta practicar? El pádel y el ciclismo.
¿Qué borrarías del mundo? La guerra y el hambre.
La mejor persona del mundo: No puedo decir una. Mis padres, mi hermana, mi pareja, mis amigos, los que me rodean.. Esos son los que me mantienen al pie del cañón.
Un lugar para vivir: Huelva.

PERSONAL E INTRASFERIBLE

Primer partido en la cantera: Contra La Palma en el primer partido de Liga, que ganamos 9-0 en El Saladillo.
Debut con el primer equipo: No he tenido la suerte.
Entrenador que más te ha marcado: De todos los entrenadores me he llevado algo de ellos, me han aportado muchísimo y no puedo concretar. En el Recre me han marcado Juan Alfaro, Luis Lira, Jorge.. En el Betis Juanmi Puentenueva, el entrenador del Cadete B, fue el causante del jugador que soy ahora. Las cualidades que tengo me las dio él.
Un compañero: Iván Arenas.
Un gol para enmarcar: Contra el Cádiz, el año pasado.
Un ídolo: Puyol.
Mejor recuerdo deportivo: El campeonato que jugamos en Linares con la selección benjamín de Huelva, que hicimos historia y nunca Huelva quedó así de bien.
Peor recuerdo deportivo: Los descensos. Los borraría para siempre.
El mejor estadio que has jugado como visitante: El Alfonso Murube de Ceuta.
Mejor jugador español: Iniesta.
Mejor jugador del mundo: Messi.
Mejor jugador del Recre: Santi Cazorla.

EN DOS PALABRAS

Tus padres: Mis pies y mis manos, les debo todo. Siempre me han tenido con los pies en el suelo y la humildad me la han dado ellos.
Tu hermana: Juega al fútbol como yo. Está en el Sporting y para mi es mi tesoro en mi vida, la que cuido.
Tu novia: Tiene el cielo ganado conmigo, le debo mil vidas. Gracias a ella estoy donde estoy, cuando tuve la época mala de lesiones fue ella la que me levantó. Le debo muchísimo.
Iván Arenas: Entramos los dos juntos en juveniles con Alberto Ponce y desde entonces somos inseparables. Somos los compadres.
Juanmi Puentenueva: Me aportó muchísimo en el aspecto táctico, físico y técnico. Pienso que fue el causante de ser el jugador que soy ahora mismo. Me dio el carácter que tengo y la verdad es que le debo mucho.
Juan Alfaro: Es un ‘crack’, tanto como entrenador como persona. Le recuerdo con mucho cariño y cada vez que lo veo en la Ciudad Deportiva le tengo que dar un abrazo. Es una persona espectacular.
Iván Rosado: Me ha sorprendido mucho. De verlo en el Juvenil B, que no lo conocía mucho, a este año conocerlo y verlo bien, me ha sorprendido gratamente. Tiene una forma de ver el fútbol diferente a otros entrenadores, pero ve un fútbol muy real. Él nos deja claro que en el fútbol para ganar hay que correr mucho. Nosotros estamos como estamos porque llega el minuto 60 y estamos corriendo como si fuera el primer minuto. Eso es una filosofía y un concepto que tiene, de haber sido futbolista profesional y sabe de lo que está hablando. Se ha enfrentado con jugadores muy buenos. A mí me aporta mucho como entrenador y como persona.
Adame: Lo ha pasado mal, pero ya parece que ya está viendo luz del túnel. Estoy deseando que se recupere, es muy amigo mío.
Adri: Es muy amigo mío. Desde que llegué al Recre siempre estamos juntos, tanto él, Iván y yo. A lo mejor con Iván tengo más trato fuera del equipo, pero es una persona a la que aprecio mucho. Ahora no está contando mucho, pero su oportunidad le llegará.
Raúl Pichardo: Es un máquina (risas). Él es uno más del equipo, hasta hace dos días estaba jugando y entonces siempre está con las bromas, suma mucho para el equipo. Cuando puedo hablar con él, de cualquier problema y la verdad es que ayuda muchísimo.
Pepe Delgado: Desde que volví en edad juvenil siempre me ha entrenado y pienso que tiene mucha culpa de los resultados de este equipo, a nivel físico. Hace un trabajo que a veces no está muy reconocido, pero es vital para el equipo. Debería tener un monumento en la Ciudad Deportiva, las horas que pasa allí y los entrenamientos que monta.. La verdad es que nos ayuda muchísimo.
Zamora: Es una persona que en su trabajo lo deja todo. Tanto como el año pasado que fuimos juveniles como ahora. Cuando había que darnos con la ‘vara’ porque lo habíamos hecho mal estaba y cuando había que reconocernos el buen trabajo también. Siempre está para lo que haga falta, nos ayuda en todo.

Licencia Creative Commons