Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Pagar los carnets

Entrada leída 2519 veces.

El hecho de que el Recreativo pueda -por fin- pedirle a sus socios que abonen los carnets, es de las mejores noticias posibles a nivel institucional, y coincide con la recuperación de los tornos.

Han sido muchas las voces críticas, y en parte, sólo en parte, tenían razón. Y digo sólo en parte porque para hablar claro y alto es necesario darle vueltas a la cabeza, preguntarse por qué, y empatizar con la decisión. Cuando la racha deportiva del Decano era peor, cuando nos ahogábamos en puestos de descenso, había quién incubaba el pensamiento de “no pagar el carnet“. No es que diga que él no lo pague, es que decía que la gente no lo haría por la mala situación, por el hartazgo de este Recre a la deriva, especialmente en Diciembre.

Otros, han insinuado -y me han puesto a parir- que el Recre ya estaba muerto, que no hay posibilidad de salvarlo de ninguna forma y que el Ayuntamiento no está hablando con Hacienda. El motivo de que se “enfadaran” conmigo es llevarles la contraria la misma noche que Roberto Sánchez, desde el Trust, se dirigió a los socios de éste colectivo y comentó que dentro de la extrema dificultad, veía posibilidades. Y algo que repitió en varias ocasiones: se habla a diario con Hacienda, hay predisposición. “Hablar” con la Agencia Tributaria no es reunirse cada dos meses, hay mucho más.

Que no os engañen. Hacienda lo sabe todo, está al corriente de la actualidad del Decano, incluso con esas cosas que “deberíamos tener cuidado“. Me refiero a no tener tornos para no contabilizar, me refiero a renovaciones que no se pagaban, me refiero a nuevas altas tramitadas por la Federación de Peñas y el Trust (o Líberos). Y hay una vital importancia: Hacienda pide lo que tiene que pedir por ley, y la deuda se agrava lo que se tiene que agravar por ley, pero Hacienda ha dejado vivo al Recreativo porque prefiere llegar a un acuerdo y cobrar que no hacerlo. Es evidente. Y más cuando el Ayuntamiento de Huelva y el Consejo actual están buscando fórmulas para afrontar ese pago.

Todo quedaría en palabrería, pero necesitábamos hechos. Y como digo al comienzo de este artículo los hechos son que podemos pagar el carnet. Y el dinero, no se confundan, va íntegro para Hacienda. De forma automática se habilitan los tornos para contabilizar el aforo del Nuevo Colombino y, por qué no, para restringir el paso al que no pague.

Pero la afición del Recre sigue respondiendo y estimo -esto es por intuición- que más de la mitad de renovaciones se han pagado. Pero aún falta la otra mitad, y quedan unos diez días para continuar el pago. Conozco a mucha gente que está buscando el hueco, seguro que apurarán hasta el final, pero confío en que paguen. Porque la afición del Recre, y más los que renuevan, los que ya la pasaron mal en la anterior temporada y siguen, siempre cumplen. Definitivamente sí, confío en que todos paguen.

¿Y cómo cambia eso la realidad del Decano? Pues mucho, muchísimo. Aunque no tenemos noticias todos los días, aunque hay dudas, es cierto que inscribir al consejo actual en el registro y recuperar plenos poderes (o lo que es lo mismo, que Comas ya sea la cicatriz más dolorosa del Decano) ha sido crucial. Aunque este dinero que ahora tenemos que poner no vaya para salarios ni otra cosa interna, va para lo más importante: desbloquear las cuentas. Y eso es la noticia definitiva, la mejor de todas.

Desbloquear las cuentas significa compradores, porque el Recre es atractivo. Y permítanse la osadía: el Recre puede llegar a sobrevivir por sí mismo si empieza a gestionar sus ingresos. Ojo, no me refiero con ésto que llegue la panacea y lo más lógico y probable es la venta, ya que el Ayuntamiento no debería seguir siendo el propietario. Sigue quedando un duro camino.

Pero quedémonos con las realidades. Olvidad al que ya quiere ponerle la esquela por motivos políticos, olvidad al que aprovecha una mala racha para incitar a no pagar carnets, olvidad los problemas livianos y las malas intenciones por intereses personales. La realidad es que toca hacer frente al cargo que firmamos en verano, toca pagar el carnet del Recre. Y ahora, además, estamos disfrutando de mejores resultados (eso para otro artículo). La realidad es que, por operativa, el Decano está más atractivo y con más síntomas de vivir que hace un año.

Tengamos paciencia. Creo, que se está trabajando bien. Siempre puede haber ‘peros’ y los sacaremos, pero el objetivo prioritario es la normalidad. ¿Os acordáis de lo de remar? Pagar el carnet es remar.

La orilla sigue lejos. Pero Hacienda no está soplando en contra.

Licencia Creative Commons