Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Formateando

Entrada leída 1320 veces.

Formatear es una palabra que ya está en el día a día de todos. Cuando nuestro equipo informático, o el móvil, o incluso cualquier aparato electrónico nos está dando problemas y no tenemos ni ganas ni tiempo de buscar soluciones parcheadas, nuestra intención es formatear. En un sistema informático es más concreto, pues el proceso no se limita a ponerlo tal y como lo compramos, si no a mejorarlo haciendo bien las cosas desde el inicio. Comenzamos el símil con nuestro Recreativo.

Un buen informático lo primero que hace es grabar los datos imprescindibles. El Recreativo, a nivel de datos, es el rey de España, el Decano. Esa información hay que mantenerla, pero además darle un puesto prioritario y compartirla. Del mismo modo hay que guardar bien todo ese papeleo que estaba enrevesado, para que cuando alguien nos pregunte tengamos la información ordenada y localizada. Pero lo más importante en este proceso de formateo del club es guardar la experiencia. No sirve con borrón y dueño nuevo, si no que hay que mantener despierto el potencial de guardián que tiene la afición del Recre, pieza clave para mantenerlo vivo en todos los aspectos.

Una vez tenemos todo eso a buen seguro empezamos a formatear, de verdad. Ahí es donde entra en juego el Ayuntamiento, que elegirá cómo hacerlo y qué sistema operativo instalar sobre él. Pero es que previo a instalar el sistema, que serán los interesados en la compra, hay que dejar muy claras las particiones. Siempre hay una que tenemos que usar de reserva, que sea intocable, para mover esos archivos maestros. Aquí tiene un nombre claro y es ‘Líberos Del Decano’, que ejercerán su potencial de control y tienen que llevarse una parte accionarial como lógica recompensa por el dinero depositado. No para gestionar al club -o sí, eso lo decidirán ellos- pero sí como llave del futuro si la otra partición se queda corrupta. En la de mayor espacio se instalará el Sistema Operativo, que será el que gestione todo nuestro equipo.

Un buen sistema operativo es aquel potente, que consuma pocos recursos del sistema y que tenga una interfaz adecuada a sus usuarios. Es el perfil del comprador por el que el Ayuntamiento se debe decantar: alguien con el suficiente potencial económico y administrativo, que sepa no generar deuda y que mejore la visibilidad del Decano tanto para sus socios como para proveedores y en el mundo del fútbol en general.

Cuando el sistema operativo está instalado hay que poner, de forma prioritaria, un antivirus, y si acaso, un cortafuegos. Esas son las condiciones que el Ayuntamiento debe guardarse en el pliego de venta, la defensa por escrito de un club que no puede sufrir de nuevo una catástrofe como la de los últimos años. Una vez esté eso, hay variedad de aplicaciones por instalar, y algunas van mejor o peor para el Sistema en cuestión. Aquí se traduce en cuerpo técnico, plantilla, marketing, etc.

Antes de que nos demos cuenta, hay Actualizaciones disponibles para instalar. Si no lo hacemos, nuestro Sistema queda desprotegido. Aquí esas actualizaciones que hay que afrontar son claras: Hacienda, Seguridad Social, AFE, empleados -y ex empleados-, RFEF, FAF y a saber qué más. A medida que se vaya actualizando, el sistema será más seguro y estará preparado para afrontar el día a día con mayor rendimiento, si bien, todos sabemos que alguna actualización nos puede dejar un poco colgados los primeros días.

Y paralelamente, el sistema operativo debe iniciar un análisis del hardware. Quizás el disco duro está en mal estado, quizás la memoria RAM. Habría que sustituirlo, mejorarlo. Eso es tener una Ciudad Deportiva digna, un césped perfecto para jugar, unos tornos funcionando o un videomarcador sin píxeles.

Y a partir de ahí a trabajar. Habrá peticiones al sistema y este gestionará como resolverlas. Habrá aplicaciones, se instalarán nuevas, se desinstalarán otras y puede que hasta cambiemos de fondo de pantalla siempre que no moleste mucho. Pero lo importante será tenerlo todo actualizado al día, con el antivirus dando los avisos que tenga que dar y con la otra partición (Líberos del Decano, Trust, Ayuntamiento) echando un ojo a los archivos base para comprobar que todo se arranca bien.

Lo más importante, quizás, es que no veamos mucho el salvapantallas. Que el ratón y el teclado esté en continuo movimiento, que haya más aplicaciones, que los datos se vayan llenando y que tengamos la suerte de tener un problema como que “nos quedamos sin espacio“. Eso será magnífico. Si entra un Troyano tras formatear, es que algo mal estamos haciendo.

Licencia Creative Commons