Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Adri Díaz dice adiós al club de su vida

Artículo leído 2144 veces.

El canterano, tras trece temporadas ininterrumpidas en el Recreativo de Huelva, se despide del club, compañeros y afición para iniciar una nueva etapa en su carrera como futbolista. Esta última temporada tuvo que lidiar con el lado negativo del fútbol, las lesiones. Llegó al Decano en categoría alevín y se marcha como jugador amater, con amplia experiencia en Tercera División y habiendo debutado con el primer equipo en Segunda B.

Con el buen sabor de boca de haber disfrutado del orgullo que supone vestir la camiseta albiazul. Así se despidió Adri Díaz del club de sus amores. Tras trece años de esfuerzos, sacrificios, sinsabores y alegrías, el canterano emprenderá una nueva etapa tras finalizar su contrato como jugador del Atlético Onubense.

Adri, en una emotiva carta, explicó que “después de 13 temporadas llegó la hora de decir adiós a mi etapa futbolística en el Real Club Recreativo de Huelva, el Decano del fútbol español, el club de mi vida. Pensaba que este momento nunca llegaría, pero todo tiene su final. Un final amargo por la temporada a nivel personal por el tema de la lesión que me han detectado hace 14 días después de once meses con molestias y también un final amargo por el descenso de categoría. Me marcho orgulloso de mí mismo y de la gente que me ha apoyado todos estos años, en las malas y en las buenas, mi familia, mi novia, mis amigos, todos aquellos recreativistas de corazón, periodistas, utilleros, fisios, todos los entrenadores que he tenido en estas trece temporadas y, sobre todo, a mi padre, que es la persona que más me ha ayudado, la que más ha confiado en mí y la que sigue confiando, la que más ha sufrido y la persona más recreativista que conozco“.

El canterano aseguró que “también me marcho orgulloso porque pienso que lo he dado todo por este club, como dije anteriormente, el club de mi vida, y por haber podido jugar en todas las categorías desde alevines hasta debutar en el primer equipo, y poder llevar el brazalete de capitán en muchas ocasiones. Quizás la única espinita que tengo clavada es no haber podido jugar un partido oficial en el Nuevo Colombino, con mi afición, pero aún así me marcho con la cabeza muy alta y con la conciencia tranquila de haber dado todo por mi club y por sentir estos colores con el corazón“.

Todo humildad, Adri Díaz se despidió aseverando que “se acaba este largo viaje recreativista, que aunque fue de trece años, a mí se me pasaron cortos porque he disfrutado y aprendido muchísimo. Muchas gracias de nuevo a todos, os voy a echar mucho de menos. Mi corazón siempre será blanco y azul y aquí tendréis a un recreativista de por vida. ¡Viva el Recre!

Licencia Creative Commons