Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Vichi, una garantía bajo palos

Entrada leída 1720 veces.

Aires serranos en la portería del filial del Recreativo de Huelva. Vichi fue el protagonista en las entrevistas de la cantera en ‘Coma Tapas&Punto’, en el que pudimos conocer mejor a uno de los jugadores más consolidados en el Atlético Onubense y como se produjo su llegada al club decano. Una apuesta segura en su puesto, en un jugador que combina los entrenamientos con el primer equipo y los partidos con el equipo amater. A título personal el joven guardameta de 19 años nos contó sus proyectos personales.

No nació para el fútbol, pero el fútbol terminó por descubrirle. Manuel Antonio Martín Sánchez, conocido como Vichi, no sería hasta en edad infantil cuando dio el salto adelante. Un paso, de Aracena a Huelva, en el que influyeron varias personas. Gente de la talla de Santisteban, Antonio Segovia o Rubén Gálvez, este último su referencia y a la vez su gran valedor.

En el Decano demostró que no se equivocaban los que apostaron por él, siendo un fijo en los equipos en los militó en sus paso por las categorías inferiores, salvo algún breve paso, donde pudo enriquecerse también de la experiencia. Ahora, con tan solo 19 años, compite con sus compañeros del primer equipo, donde evoluciona en su formación, para luego jugar cada fin de semana a un gran nivel con el Atlético Onubense, en la siempre exigente Tercera División.

El jugador aracenense pasó por ‘Coma Tapas&Punto’, donde contó para Albiazules.es sus inicios, sus recuerdos almacenados tras siete años en el club, además de mostrarnos su realidad más cercana, a nivel familiar y de estudios.

Nombre:  Manuel Antonio Martín Sánchez, más conocido por todos como Vichi.
Posición:  Portero.
Altura:  1,83.
Peso:  Entre los 79 y los 80 con poco.
Procedencia:  El equipo de Aracena.
Edad:  19 años
Lugar de nacimiento:  Nací en Riotinto, pero se considera que en Aracena.
Temporadas en la cantera:  Siete.

- ¿De dónde viene tu mote futbolístico?

Mi nombre deportivo viene del típico mote de pueblo, de toda la vida, que se lo ponen a tu abuelo, y luego pasa a tu padre y de tu padre pasa a tí. Seguramente mi hijo se llamará Vichi igual que yo. Somos todos Vichi.

- ¿Siempre has sentido predilección por la portería? ¿Qué te atrajo para convertirte en el portero que eres hoy?

Desde muy pequeño, incluso desde antes de apuntarme a la escuela de Aracena, yo en el Colegio en la única posición que me gustaba jugar era en la de portero. Aparte de que no se me daba bien jugar con los pies, yo veía que parar era lo mío. Poco a poco fui creyéndomelo y recuerdo que mis primos me ‘putearon’, forzándome a jugar siempre de portero. Ellos me metieron en la cabeza la idea, y tirando para adelante, trabajando.. Yo soy una persona muy cabezona y cuando me entra en la cabeza algo, hasta que no lo consigo no paro. Y mi meta es trabajar para intentar llegar algún día a donde están ahora mismo Marc y Rubén, por lo menos.

- ¿Cuales crees que son tus virtudes bajo la portería y en qué crees que deberías mejorar?

Creo que soy valiente como portero, y de lo valiente tengo un punto de locura, que creo que es lo que hace bueno al portero. Si eres portero tienes que tener un poco el toque ido, porqué nadie que esté cuerdo se tiraría a muerte por un balón, o poner la mano en una jugada donde pueden darte una patada. Y en cuanto a mi punto débil, tengo claro que son mis pies. En cada entrenamiento me pongo con Dani Cadena y con David, preparador de porteros del filial, a trabajar el tema de los saques de puerta, el pegarle al balón para mejorar esa faceta mía, que yo sé que al equipo es lo que mejor le viene. Jesús nos pide eso, que desde atrás juguemos el balón y yo soy quién inicia el juego.

- ¿Que peso tiene en el día a día el trabajo realizado con un entrenador de porteros, con respecto a lo que aporta el primer entrenador?

Yo creo que el trabajo con un entrenador de porteros nos aporta muchas cualidades. Tanto Dani como David van de la mano, en cuanto a las cosas que se hacen en el primer equipo y el filial. Es un trabajo muy importante, ya que a la hora de jugar el partido son gestos y movimientos que salen de forma inconsciente, gracia a lo hecho durante la semana. Es lo que se trabaja en la mayoría de equipos.

- ¿Tienes algún tipo de superstición para los partidos? ¿Te gusta saber con tiempo donde tiran los rivales los penaltis o es un tema que no tratéis antes de los partidos?

Ese tema, antes cuando estaba Juanchu como preparador de porteros del filial, era una persona que se estudiaba esas cosas de arriba a abajo. Sabía cuáles eran los mejores jugadores del rival, las faltas, los penaltis.. Pero yo creo que darle tantas vueltas a un partido, yo creo que tiene que ser todo más simple. Ir a jugar el partido, saber que te va a luchar igual o mejor que tú y dar lo mejor de ti. sin nervios y cosas que te impidan hacer tu mejor juego.

- Recordando tus inicios, ¿en qué equipos militaste antes del Recreativo? ¿En qué categoría diste tus primeros pasos en el fútbol?

Como ya dije vine del Aracena. Mis primeros pasos fueron con nueve años, en la cantera del Aracena. La verdad es que empecé tarde con esto del fútbol y fue también por mi madre, que me animó para que jugara porque sabía que me gustaba mucho, aunque por aquella época a mí no me gustaba que nadie me mandara. Al final, como veía que mis amigos del colegio se apuntaba al fútbol, pues terminé haciéndolo también yo.

- ¿Cuando empezaste en el Recreativo de Huelva? ¿Qué tal fue esa primera temporada?

Yo empecé en el Recreativo de Huelva con 14 años. En esa época era una persona demasiado nerviosa, que quería darlo todo en el primer día y había muchos momentos en los que me traicionaban mis nervios. Hubo un técnico que fue muy importante para mí, Cayetano, que era el preparador de porteros de ese Infantil de Andaluza. Me enseñó muchísimas cosas para yo mantener la tranquilidad a la hora de jugar un partido. El microsegundo que hay que tener antes de hacer cada acción. Uno no puede ir acelerado y sacar de puerta, ya que lo que vas a provocar es que lo hagas mal. Hay que tener tu microsegundo para hacer una buena ejecución y sin duda, parte de culpa de que tenga tanta tranquilidad en los partidos, yo creo que es gracias a ese hombre, Cayetano. Supo sacar ese punto bueno de mí.

- ¿Has llegado a disputar en esos primeros años en la cantera un torneo del nivel del Mundialito del Algarve? ¿Qué recuerdos conservas?

No he podido disputar como ese o el de Brunete. Pero por la sierra recuerdo que se hacían como una selección de jugadores y luego competíamos en Villacarrillo, que está en Jaén y jugábamos contra selecciones importantes. Pero yo creo que no es la misma selección de Huelva, en la que luego estuve yo cuando era jugador del Recre. Era de más nivel a los partidos que jugaba en la sierra.

- ¿Importa el resultado en categorías como la de infantil o cadete?

Para mí en juveniles se acaba la etapa formativa. Así que mientras estás en esas categorías lo mejor es formarte y disputar minutos, tanto para los jugadores de campo como para los porteros. Además con la facilidad que tienen esas ligas, que puedes entrar y salir cuando quieras. Creo que no hay motivos para dejar a un niño en el banquillo y más en ese tiempo, que es cuando más puede afectarle a esa persona. Yo viví algo parecido, en una temporada en la que también aprendí mucho de ese momento. A mí me pilló ese año en el Liga Nacional, con Manolo Toledano y aunque parezca que no aprendí mucho de él. Esa temporada, siendo cadete de segundo año, hubo una acumulación de porteros en el Cadete A y uno tenía que subir de segundo portero en el Juvenil B, con Javi Romero que era el titular. Y me dijeron a mí, subiéndome un año de categoría. Yo estaba muy emocionado, pero cuando me di cuenta de la realidad y lo que se me presentaba, reflexioné. Sabía que cuando tuviera que jugar, tenía que hacerlo lo mejor posible porque sabía que Toledano no me iba a dar muchas oportunidades para que me luciera.

- Ya como jugador juvenil en el Liga Nacional, pudiste contar con Pavón para el División de Honor, pero fue con Jesús Ortiz la temporada siguiente cuando te asentaste en dicho equipo. ¿Qué aprendiste de esos años en los que os enfrentasteis a canteras de clubes de superior categoría?

Realmente con Pavón solo estuve entrenando. Además me pasó una cosa, que cada ve que se acuerda me lo dice. No sé que ocurrió, pero él iba a sacarme en un partido para debutar y quedaban cinco minutos. Y no sé que pasó, que se alargó la cosa estando yo en la banda, que al final el árbitro terminó pitando el final del partido. Al final me fuí muy enfadado, pero con el tiempo no le di muchas vueltas al tema. También sabía que era el último partido de la temporada. Y con Jesús Ortiz fue una experiencia muy positiva, ya que yo me sentía titular del División de Honor. Después de haber estado un año entero entrenando con porteros más grandes, quería afrontar ese año lo mejor posible. Y Jesús Ortiz creó un grupo muy bueno y creo que paret de culpa de quedar en la posición que quedamos, fue gracias a él.

- Se habló en su momento de la posibilidad de que te marcharas al equipo juvenil del Granada. ¿Qué pasó para que finalmente continuaras en Huelva?

En ese momento hicimos un buen año los tres porteros que estábamos de cantera. Dieguito, Adri Sánchez y yo, y dio la casualidad que los tres estábamos llevados por Emilio de la Riva. Se dio el hecho que el Granada vino a por nosotros ese verano. Y yo tengo que reconocer que una semana antes de venir a hacer la pretemporada con el Recreativo, yo me veía haciendo las maletas para irme a Granada. Lo que pasa es que a última hora el club no lo aceptó y al final, estudiándolo todo y pensándolo bien, este es un buen sitio para crecer como portero, cerca de mi casa que es lo más importante. Tomé la mejor decisión, yo ahora estoy súper contento.

- Esa temporada, la pasada, empezaste en el equipo juvenil y finalizaste como titular en el Recre B, en Tercera División. ¿Compensa todo lo conseguido en el terreno de juego los problemas institucionales que terminaron afectando?

Yo creo que lo logrado tapa por encima todos los problemas que tuvimos. Una vez estás jugando los partidos, desconecta del mundo y no piensas en los problemas. Pasando a un plano secundario. Del Juvenil A recuerdo que empecé bien, y dio la casualidad que cuando pasé al filial no estaba en mi mejor momento. Empecé con miedo y cosas que tiene el fútbol que te las regala. Entras a un partido y haces una parada que hace que tengas la confianza por los aires. Creo que es la filosofía de un portero, entrar a un partido clave y hacer tu buena parada al principio, que es la que te va a servir para sentirte con confianza todo el partido.

- Esta temporada el Recre B ha recuperado la antigua denominación de Atlético Onubense. Imagino que es motivo de orgullo volver a vestir esa camiseta que fue tan importante en la historia del club.

Es un orgullo muy grande. Ya no es el Recre B, es el Atlético Onubense.. Parece que somos un equipo hecho y derecho, aunque seamos un filial, eso está en nuestra mente y nuestra meta es llegar al primer equipo. Por encima de todo.

- ¿Cómo vivió el vestuario el cambio de entrenador en el Atlético Onubense? ¿Qué tal ha encajado Jesús Vázquez?

Jesús Vázquez creo que ha encajado bien en el equipo. Era un momento en el que creo que ninguno estábamos bien, por así decirlo. Estábamos con caras largas, el fútbol no llegaba a ser del todo vistoso, era un fútbol por así decirlo veo.. Y él era un tío que dio confianza a cada uno y yo creo que sacó lo mejor de cada uno. Yo creo que está aportando cosas muy buenas al equipo, que es lo que nos está viniendo ahora bien. Antes cuando se cambiaba, no se notaba en el partido y ahora hay un punto más de intensidad.

- Han llegado por fin los buenos resultados. ¿Ha cambiado mucho el estilo de juego y la confianza?

Yo creo que sí. Si te acostumbras a jugar al toque, las cosas tienen que salir. No estás rifando el balón, el balón lo tienes tú y mientras estás teniendo el balón, el otro equipo se tiene que dedicar a defenderte. Mientras tengamos la posesión, somos directores del partido en ese momento.

- Has hecho pretemporadas con el primer equipo, has entrenado con distintos entrenadores e incluso ya has tenido alguna convocatoria en algún partido oficial. Imagino que como todo canterano aspiras a poder dar el salto y aprovechar la oportunidad cuando se te presente..

Por supuesto. Ojalá algún día tenga la oportunidad de jugar en la portería del Colombino. Ya he debutado en algún partido, ojalá pueda hacerlo en mi estadio. Sería muy satisfactorio y por así decirlo cumpliría un sueño. Ser el portero del equipo de tu tierra, sería increíble.

- A nivel general y con tu experiencia tras todos estos años en el club, ¿cómo ves a la cantera esta temporada?

Creo que se están haciendo también cosas muy buenas en otras categorías de la cantera. En plan cadetes, infantiles.. Incluso Fundación, en la que están interviniendo gente de nuestro equipo. No está gente que no sepa de fútbol, están entrenándolo gente que se lleva toda la vida con un balón en los pies. Este es el camino para que todos se bemeficien. Por mi parte, el tema de entrenador de porteros es algo que siempre he pensado. Si se diera la posibilidad que por desgracia no saliera bien el tema del fútbol, me gustaría meterme a estudiar un grado medio o grado superior, lo que hiciera falta para ser entrenador de porteros.

- ¿Qué jugadores de la cantera ves con proyección para llegar a ser futbolista profesional?

Hay un portero en el División de Honor que es muy bueno. Es Adrián, y ya estuvo conmigo la temporada pasada, cuando faltó Sergio. Es un chaval con mucha proyección. Y hay otro chaval al que admiro mucho, que es Ponce. Da la casualidad que jugó con nosotros el día del Alcalá, y esos 20 minutos que jugó me puso la carne de gallina. Como puede ser que un chaval que tenga 3 o 4 años menos que nosotros y vaya a la lucha más fuerte que algunos que jugaban el partido. Me quedé sorprendido.

- ¿Por qué crees que hay futbolistas que destacan en categorías inferiores y que luego se quedan por el camino, y en cambio otros que están en un segundo plano acaban llegando?

La confianza es la que te hace jugar bien. Puedes estar jugando buenas temporadas en la cantera, pero cuando llegue el momento de la verdad.. Y para mí el momento de la verdad es el Recre B, la Tercera División, que es cuando empiezas a formarte de verdad como jugador y lo que te espera cada partido.

- ¿Cómo compatibiliza un joven como tú los estudios y el fútbol?

No puedo hablar mucho porque la verdad es que me ha costado. De hecho he retomado hace poco los estudios, ya que me día cuenta que no se puede estar así. Pero cuando eres pequeño estás con ‘pajaritos’ en la cabeza y solo pensaba en el fútbol. Pero me he dado cuenta que no he aprovechado el tiempo y sacarme algo. En esta vida si no tienes un mínimo de estudios no eres nada.

- ¿Cuál es tu objetivo personal esta temporada?

Dejar al B lo más alto posible y con los menos goles encajados posible. El año pasado comenzamos encajando muchos goles y las estadísticas estaban ahí. Demasiados goles para tan pocos goles que metímos nosotros y eso el rival lo sabía.

- ¿Con que sueñas en el fútbol?

Está muy alto, pero no hay nada imposible en esta vida. Mi sueño sería jugar en la portería del Real Madrid.

LADO HUMANO

Estado civil: Con novia. A ella le doy gran parte de culpa de mi tranquilidad en la portería. Es la que me tranquiliza cada vez que vengo de un partido que hemos perdido y tal. Ella es la que hace de psicóloga y tiene mucha culpa de que yo esté tan bien futbolísticamente.
Estudios: Yo ahora mismo acabo de retomar la ESO, como he dicho antes. Fui tonto, pero a todo el mundo le llega su punto y cuando se afrontan las cosas con ganas, es cuando te lo vas a sacar realmente. Quiero sacarme la ESO, para luego el año que viene sacarme un grado medio y de allí a un grado superior.
Una virtud: Creo que soy una persona muy alegre y aunque haya mal tiempo, siempre estoy con una sonrisa.
Un defecto: Me altero demasiado rápido. Cuando las cosas no van como quiero, me altero muy rápido.
Un sueño: Montar una familia, creo que es el sueño de cualquier persona.
Un libro: La psicología del portero, de Ana.. No recuerdo bien el nombre. Es el libro que me estoy leyendo antes de ir a cada partido y aunque parece que no, da pistas para mantener la concentración en un partido. Es algo muy importante.
Una película: Veo pocas, pero me gustan muchos las de miedo. La última que he visto ha sido ‘It’.
Un plato: El plato típico de la sierra, patatas fritas con huevo y jamón. Ese es el plato típico de cualquier serrano.
Último capricho: Soy de pocos caprichos la verdad, este jersey que llevo encima ahora. No soy una persona que quiera tener lo último que ha salido en el mercado. Me considero una persona simple, que va al día a día, y la moda para el que le guste.
¿Prensa, radio o televisión? La televisión.
¿Playa o montaña? Montaña. No sé qué me pasa con la playa, que no me gusta. Me ‘mata’ la arena.
¿Qué borrarías del mundo? No borraría nada. El mundo está hecho para vivirlo tal y como está. Lo que no te guste, con no acercarte creo que es suficiente.
Un lugar para vivir: Mi pueblo, Aracena. Cuando pueda tener en mi poder dinero, me gustaría tener Aracena. Por su tranquilidad y el buen vivir. Es diferente a todo.

PERSONAL E INTRASFERIBLE

Primer partido en la cantera: Fue con Jonathan Nieves en el Cadete B. Siendo Infantil de Andaluza jugamos contra el Sevilla y yo no tenía todavía el ritmo de competición. Venía de provincial y se notaba, pero dio la casualidad que me dejaron fuera y en el Cadete B se lesionó uno de sus porteros, Jesús, por lo que fui convocado al primer partido contra el Santa Marta, en campo de tierra. Y dio casualidad que a los diez minutos, se lesionó Javi y me tocó jugar. Y lo hice haciéndolo bien, puedo decir que salvé el partido ese día.
Debut con el primer equipo: He debutado en partidos amistosos, recuerdo que fue en Gibraleón. Mi primera experiencia, sentirte titular del primer equipo es un motivo de gran orgullo. Había cumplido en parte mi pequeño sueño.
Entrenador que más te ha marcado: Como dije antes, Cayetano. Entrenador de porteros, el que más tiempo estuvo a nuestro lado, actuando de psicólogo. En esa etapa lo más importante era enseñar a un portero a estar concentrado y mantener el tipo. Creo que es lo primero que se debe enseñar.
Un compañero: Mi gitano, mi Dieguito. Lo quiero mucho y le doy mucha caña, pero él sabe que es todo con buena fe.
Una parada para enmarcar: Una que hice hace pocos días, contra el Castilleja. Creo que fue clave, ya que era el partido que estaba entre una victoria y jugar luego contra el Sevilla. Antes de jugar contra un rival así, siempre es bueno ir con la tranquilidad que te da una victoria. Allí en Castilleja empezamos mal y tuve que intervenir un par de veces. En una de ellas, en una falta, el rival le pegó fuerte y seco a mi palo, con los balones que nos tienen metidos en Tercera División y me hizo un extraño. Conseguí sacarla como pude, pero la dejé ‘muerta’ y vino otro jugador del Castilleja a aprovechar el rechace. Yo me levanté a tapar el hueco y la volví a sacar. Hice dos buenas paradas en ese momento.
Un ídolo: Para mí es Buffon. Con la edad que tiene y lo que ha demostrado ya, creo que ese hombre no tiene nada más que decir en el fútbol. Lo tiene todo.
Mejor recuerdo deportivo: Cuando me cogieron para entrar en el Recre. Yo era pequeño y cuando fui a muy pueblo, y le dije a mis amigos que iba a jugar en el Recreativo, fue un momento de muchísima alegría. No me lo esperaba. No había salido nunca de mi pueblo.
Peor recuerdo deportivo: La etapa que pasé en el banquillo en el Juvenil B. Pero de lo malo también se aprende y todo viene por algo.
El mejor estadio que has jugado como visitante: No llegué a jugar, pero fui con el primer equipo a Mérida. Ese campo con esa afición, me puso los pelos de puntas. El mejor recuerdo que tengo.
Mejor jugador español: Andrés Iniesta, por lo que nos dio y otro futbolista es Casillas. Me da mucha pena el trato que se ha tenido hacia él, después de todo lo que ha dado.
Mejor jugador del mundo: Puede ser cualquier portero y para mí el mejor es Buffon. No tengo a ningún Neymar como referencia, para mí el mundo del fútbol son los porteros. Me gustan Oblak, Neuer y Buffon.

EN DOS PALABRAS

Tus padres: Mi padre es gracioso y cañero cuando no van bien las cosas, porque sabe que me relajo cuando no debo. Y mi madre es muy buena y muy cariñosa conmigo. En los malos momentos es la primera que me llama para consolarme.
Tu novia: Demasiado buena conmigo. No se merece que llegue yo después de algunos partidos, y llegue enfadado con el equipo y por el equipo, y a lo mejor hay veces que lo pago con ella. Y cuando piensas después, me siento mal y aún así ella sigue a mi lado.
Tu hermana: Ha cambiado mucho la relación. Al principio, antes de venir a Huelva, eran disputas constantemente. Y una vez que te vienes a vivir aquí, estás solo y echas de menos a tu familia, incluso tu hermana. Y cuando vuelves al pueblo y la ves allí, sientes un tipo de ternura que tienes que sentirlo cuando te vas fuera de casa. Y con mi hermana tengo una relación muy buena.
Tu mejor amigo: Está estudiando en Sevilla, creo que magisterio. Es muy despistado, pero muy cariñoso conmigo. A la mínima que tiene viene para verme jugar mis partidos. Es lo que más le gusta, incluso antes que ver a un primer equipo.
Rubén Gálvez: Puedo decir que es mi maestro en el Recre, perfectamente. Cuando subí al primer equipo a entrenar, siempre lo he tenido al lado para todo. Incluso para ir a entrenar, que es con quién tengo confianza y viene a por mí, es de mi pueblo y no me va a decir que no. Lo quiero como si fuera mi padre.
Adri: Intenso a la hora de entrenar y un chaval responsable. Con 18 años que tiene, saca adelante sus estudios y es una persona muy tranquila. He ido a su casa alguna vez a comer, su m adre es un cacho de pan y me invitaron a comer en los tiempos malos. Ellos me ofrecieron su casa, su abuela también.. Una familia para admirar.
Javi Roldán: Tengo menos trato con él, pero cuando he estado entrenando con él se nota que es un tio de pueblo. Los de pueblo nos entendemos entre nosotros.
Santisteban: Es mi padre desde el principio aquí en el Recreativo. Habló con mis padres para que confiaran en mí, que podría haber algo ahí y yo le tengo mucho que agradecer. Empezar en el Recre y que me dijera que me viniera sin miedo, que me buscaba piso, instituto y lo que haga falta. Cuando me dijo eso, no sabía ni dónde meterme.
Miguel Rosa: Buen entrenador de porteros, que creo que no se le ha tratado tan bien como él ha tratado al club. Ha dado todo y no creo que no se le haya recompensado como merece. Pero son cosas de fútbol y no entro. Me llevo una buena persona.
Juanchu: Qué decir de mi Juanchu. Cuando pasé del División de Honor al Recre B, fue la persona que me dio confianza. Me dijo que no tenía que demostrar nada en el filial, que sólo tenía que venir con ganas, a hacerlo lo mejor posible. Estaba seguro que yo podía cumplir sin problemas.
Dani Cadena: Es el encargado del trabajo de los tres porteros que estamos entrenando en el primer equipo. Veo a Marc jugar partidos y lo está haciendo muy bien, sin apenas fallos. Pero tengo claro que si tiene que salir Rubén, lo haría igual de bien. Y yo, por trabajar con ellos y tener ese mismo ritmo de entrenamientos, me tiene a ese nivel. Es lo bueno de Dani, tiene a todo el mundo a un gran nivel.
Jesús Ortiz: Una persona educada. Podíamos estar en un mal momento, pero Jesús la educación nunca la perdía. Y muy buena persona, ofreciéndome su casa en los malos momentos, pero yo por orgullo le dije que no porqué no lo veía normal, el quedarme en casa del entrenador y por lo que pudieran pensar los compañeros. En el mundo del fútbol se piensa muy mal y no quería que pensaran mal de mí.
Pavón: Trabajador ante todo, que era lo que demostraba cuando estaba en el Recre. El que quisiera llegar a algo, tenía que trabajárselo.
Juanma Rodríguez: Muy serio, pero nos ha enseñado mucho. Todos los que hemos entrenado a sus órdenes, nos ha enseñado mucho a mantener la concentración en todo momento. Le tenemos mucho que agradecer.
Jesús Vázquez: Una persona humilde y que se hace tu amigo entrenando. Es lo bueno que tiene, una persona que hace por el vestuario, para que haya un buen rollo. Todavía no le he visto una mala cara.
Zamora: He compartido momentos de entrenamientos con él y ahora fuera del campo. Es una persona que se preocupa más por los demás que por él mismo.
Antonio Segovia: Lo considero otra persona importante. Es de Nerva y fue de las personas con las que tuve que hablar para venir a probar en el Recre. Fue un hombre muy cercano a mí y es de agradecer.

Licencia Creative Commons