Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

¿Y ahora qué?

Entrada leída 2420 veces.

De nuevo en la encrucijada, otra vez. Quedan apenas cuatro días para que llegue el primer ‘match ball’, el del pago inexorable a la AFE para evitar el descenso administrativo. Otro verano más llegaremos apurados, dependiendo de los últimos segundos para saldar una deuda que solo es la punta del Iceberg. ¿Os suena de algo?

Otra vez habrá que apretar los dientes. En esta ocasión la afición no ha salido al rescate de su equipo como hiciera en la campaña de salvación. Al menos no de forma directa. Es el consistorio, el Ayuntamiento de Huelva, que representa a toda una ciudad, el que se hizo cargo del Decano cuando estaba agonizando por medio de un mecanismo que sirvió para arrebatárselo de las garras de su verdugo. Una expropiación que fue la tabla de salvación de un club que tuvo que sobrevivir durante un año caso del aire, lo mismo que el año anterior.

El nuevo propietario tuvo por delante todo un año para buscarle la solución al Recreativo de Huelva. Fueron muchos los discursos y las explicaciones, pero la realidad nos dejó un pliego de condiciones lanzado casi a última hora y un acuerdo de pago incumplido con los trabajadores.

Ahora nos enfrentamos a una situación límite. Tras no pasar el corte la empresa Moody Investments será el Ayuntamiento el que tenga que afrontar el pago a AFE. Muchos preguntas rondan mi cabeza, pero la principal es la que da nombre a esta editorial. He de dejar claro que al ser esta mi visión particular de lo que está aconteciendo, solo hablaré desde mi punto de vista, nunca representando a nadie.

Me consta que en el Ayuntamiento de Huelva están trabajando en conseguir el dinero para liquidar la deuda con AFE, por lo que la posibilidad de que la subasta quedara desierta era una posibilidad que manejaban. Aunque también es evidente que en la casa consistorial debían tener un colchón preparado por si ocurría cualquier contratiempo.

De todas formas, después de ser testigo de cómo se desarrollaron los acontecimientos en el último día del plazo para presentar ofertas, lo que menos esperaba es que lo que hubiera en el sobre fuera papel mojado. El pliego era lo suficientemente exigente como para dejar en el camino a ‘Pablos Comas’ 2.0 y si no han pasado el corte es que no pueden aspirar a ser los legítimos propietarios del Decano.

Pero no hay que olvidar que salvar la situación con AFE no deja resuelto otros grandes problemas, como saldar los pagos inmediatos al Concurso de Acreedores, la Federación Española o el Aval para poder competir. También hay que afrontar más pronto que tarde el pago a Hacienda, ante la sombra de amenaza de una nueva derivación patrimonial, como ya hiciera la Seguridad Social. Pero sobre todo hay que cumplir con los trabajadores y extrabajadores del club. Ya se les ha fallado y no valen las excusas.

El futuro no puede ser más desolador. Sin proyecto deportivo y con el futuro en el aire. Quizás al final la realidad difiera de mis sensaciones de angustia y mañana tengamos a bombo y platillo todo solucionado. Pero esto es los que siento. No sé que hay en el fondo de todo esto. Uno escucha y le cuentan, y no sé si el Ayuntamiento buscaba desde el primer momento que no se presentara nadie, tampoco sé si Vicente Simón es un ‘hombre de paja’, o si detrás de Moody Investments estaba el mismísimo innombrable. Son tantas cosas y seguramente muchas de ellas sean ciertas. Pero nada de ello me descentra de la sensación de incertidumbre y de improvisación. Algo que desgraciadamente no se mejora con una mejor política de comunicación.

Licencia Creative Commons