Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

La salvación puede complicarse más de lo previsto

Artículo leído 1130 veces.

Hasta última hora no se sabrá que puestos servirán para verificar la permanencia. En aplicación del reglamento de la RFAF los posibles descensos del Betis Deportivo y Córdoba B obligaría a los canteranos a finalizar en la decimoquinta posición para garantizarse la permanencia. Según la RFEF pueden haber competiciones con hasta 22 equipos, pero no valdría la decimoséptima posición en el caso de que descendieran más de dos clubes de la zona occidental de Andalucía.

El Atlético Onubense lucha por la permanencia. Igualado a puntos con el Alcalá, con 32, está a sólo 3 de salir de la zona de descenso, marcada por Los Barrios y Espeleño. A principio puede ser un objetivo factible, ya que tiene por delante seis partidos más el aplazado que disputará este miércoles. Pero los canteranos no pueden dar nada por sentado, ya que el reglamento general de la RFAF les complica su futuro.

Y es que si se aplica el artículo 111.7, este especifica que “si por cualquier circunstancia, una vez consumados los ascensos y descensos, el grupo quedase con un número de equipos superior a los establecidos para la competición, circulada por la RFAF o sus delegaciones provinciales, también descenderá a la división inmediata inferior el número de equipos igual a tal exceso que hubiesen ocupado los puestos inmediatamente anteriores a los que perdieron la categoría por su puntuación“. O sea, si se producen descensos en el grupo IV de la Segunda B, en lo que se refiere a clubes onubenses, sevillanos, cordobeses y gaditanos, desembocaría automáticamente en los descensos de los clubes más próximos a los tres últimos clasificados. Por lo tanto, de confirmarse los descensos de Betis Deportivo y Córdoba B (tiene el hándicap de la situación de su primer equipo), obligaría al filial a quedar en la decimoquinta posición, ocupada por el Guadalcacín con 37 puntos, para garantizarse la permanencia.

Distinta es la normativa de la RFEF, que en su reglamento de competiciones deja abierta la posibilidad de que haya hasta 22 equipos en los grupos, por lo que podrían darse dos descensos del grupo IV de la Segunda B y no afectar en la clasificación del grupo X de cara a descensos. Sólo en el hipotético caso de que el San Fernando o la Balona cayera a las últimas cuatro plazas al final de temporada, significaría que no le valdría al Atlético Onubense en el caso de terminar la temporada en la decimoséptima posición.

Los datos que maneja el club.

Por otro lado destacar la información que maneja el club y se nos ha facilitado. Así en Tercera División “en principio para el año que viene tiene que haber 20 equipos. En base a la normativa de la RFEF se puede hacer una excepción y que haya 22 equipos, creándose un grupo denominado supernumerario. Esta excepción es discrecional por parte de la Asamblea, pero esto tiene muchos matices. Así, lo primero es la cuestión del Córdoba B. La Segunda B termina antes que Segunda A. Si el Córdoba desciende de Segunda A y el filial queda fuera de los puestos de descenso de Segunda B, el Córdoba B bajaría a Tercera por descenso administrativo y su plaza en Segunda B correspondería al equipo andaluz que no haya ascendido a Segunda B y haya llegado más lejos en la eliminatoria de ascenso a Tercera (pudiendo darse el caso que fuera el ascendido el del Grupo IX, con lo que bajaría el cuarto por la cola del grupo X). Si el Córdoba B desciende por cuestiones deportivas (queda entre los cuatro últimos o baja en el ‘play out’) habría que ver cuántos equipos del grupo X ascienden a Segunda B (si baja uno o dos y suben uno o dos, el grupo no se vería afectado a priori). Otro tema a tener en cuenta es el Ceuta, ya que siempre tiene que haber un equipo ceutí en Tercera División en el Grupo X y uno de Melilla en el Grupo IX. Ahora mismo suben automáticamente al grupo X de la Tercera División, el campeón y subcampeón del Grupo I de División de Honor, y el tercero del Grupo I sube a Tercera siempre y cuando el Ceuta no ascienda a Segunda B o descienda a la ‘Preferente ceutí’, con lo que si el Ceuta sube a Segunda B junto con un equipo andaluz del Grupo X (por ejemplo), y bajan de Segunda B dos andaluces occidentales (Betis Deportivo o Córdoba B por ejemplo), se podría formar un grupo en Tercera de 21 equipos (ya que habría que hacer hueco al nuevo equipo de Ceuta en Tercera) o descender el cuarto equipo de nuestro grupo X“.

Así las cosas, desde el Decano tienen nada claro a que agarrarse, al menos de momento, ya que hay multitud de variables que se pueden dar. “Lo fijo es que tiene que haber 20 equipos y excepcionalmente puede haber 21 o 22 si la RFEF lo autoriza. Todo va a ir influyendo según vayan acabando las diferentes competiciones“, se nos recalca. Cabe recordar el ejemplo de La Palma, club que celebró la permanencia en Tercera la temporada 2013/2014, pero pudo haber bajado con la temporada ya finalizada si el Betis Deportivo no hubiera logrado el ascenso a Segunda B.

Licencia Creative Commons