Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Terán, la recompensa del que no cesa en el empeño

El mejor representante para un Juvenil B que ha tocado techo. Un merecido ascenso para un equipo que ha contado con la mejor versión de su capitán. Jaime Terán González ‘Terán’ lo jugó todo en su equipo, aportando su granito de arena para lograr el objetivo. Astigitano de nacimiento, pero con raíces en el Norte de España, este onubense sabe lo que es trabajar duro. Formado en la escuela Romero Pancho, llegó al Recreativo en su mejor momento como campeón de Andalucía con la selección onubense cadete y habiendo participado con la selección andaluza. Una progresión que se vio interrumpida por dos gravísimas lesiones que a punto estuvieron de acabar con sus sueños. Pero su tesón y esfuerzo se ha visto recompensado, el que no deja de luchar siempre tiene una oportunidad de levantarse. Terán pasó este jueves de las entrevistas de la cantera en ‘Coma Tapas&Punto’, para hablarnos de su trayectoria deportiva y su día a día fuera de los terrenos de juego.

«Cuando el camino se hace duro, sólo los duros siguen caminando«. Perfecta reflexión que puede trasladarse al invitado de este jueves, en las entrevistas de ‘Coma Tapas&Punto’. Cuando los vaivenes de la vida te quieren arrebatar lo que más quieres, solo el trabajo y el esfuerzo pueden devolverte la oportunidad de seguir optando a cumplir tus sueños. Jaime Terán González, conocido futbolísticamente como Terán, es el capitán de un Juvenil B que ha hecho historia. Tras el descenso de la pasada campaña, los canteranos han vuelto a la Liga Nacional por la puerta grande. En una temporada de ensueño, el protagonista de nuestra sección lo ha jugado todo, mostrándose como el jugador en el que podían apoyarse sus compañeros. Un ejemplo y espejo, por su tesón y voluntad de acero. No en vano lo peor del fútbol se cruzó en su camino en el peor momento.

Cuando estaba en momento más álgido, en cuanto a proyección, campeón de Andalucía con la selección onubense cadete (con compañeros como David Alfonso o Juanito) y habiendo participado con la selección andaluza, llegaron dos inoportunas y graves lesiones que cortaron su trayectoria, y que a punto estuvieron de obligarle a dejar el fútbol. Dos años alejado de los terrenos de juego, de lágrimas e impotencia. Pero tirando de otro dicho muy repetido.. «Ya sabemos que rendirse no es costumbre onubense«. Y así fue, Terán dio una lección pundonor completando una más que meritoria temporada como juvenil de tercer año. ¿El futuro? Nadie sabe lo que le deparará. De momento vive la vida como un chico de su edad, con su entorno familiar, sus raíces (entre Écija y Santander) y sus estudios. La próxima temporada será otra historia, pero como dicen los entendidos, «que me quiten lo bailao«.

Nombre: Jaime Terán González.
Posición: Central o pivote.
Altura: 1,76.
Peso: 72.
Procedencia: Huelva Atlético.
Edad: 19 años.
Lugar de nacimiento: Écija (Sevilla)
Temporadas en la cantera: Una, ya que el año pasado sólo fue el trato de venir a ver los partidos y con los médicos sobre todo.

– Recordando tus inicios, ¿en qué equipos militaste antes del Recreativo? ¿En qué categoría diste tus primeros pasos en el fútbol?

Comencé en prebenjamín, pero yo ahí estaba jugando en el colegio, en pistas y eso. Pero a fútbol 7 comencé en la escuela Romero Pancho en categoría benjamín, que me metieron en interescuelas porque no era un chaval que se me diese bien el fútbol, por el tema físico, pero poco a poco vieron que iba destacando por lo que me subieron a lo que era más el Huelva Atlético de liga. Me metieron en el Alevín C y ahí vieron que iba progresando, ya que alternaba partidos con el Alevín A. Poco a poco fui cogiendo protagonismo en el Alevín A, y ahí fue donde me quedé. Pero el año fundamental fue en cadetes, ya que fue cuando comencé a jugar de capitán, también en el juvenil y tenía muchos minutos. Y llegó para mí, lo que considero mi mejor momento en mi carrera futbolística, que fue en cadete de segundo año con la selección de Huelva y la selección andaluza. Recuerdo que venía a verme Manolo Vaz, un gran entrenador, que me dijo que quería contar conmigo. Normalmente el Huelva Atlético no ha sido un club muy destacado y dijo que contaba conmigo al 100%. Empecé los entrenamiento y la verdad es que nunca había salido del Huelva Atlético, estaba muy nervioso en los primeros partidos. Veía a los otros chavales a un nivel distinto, con personalidad y estaban muy formados, y el seleccionador hablaba mucho conmigo. Me decía que podía dar mucho y que contaba conmigo. Y eso que había un gran nivel, con David Gámez, Juanito López y David Alfonso. Pero me eligió a mí de capitán, me vio que tenía las cualidades para poder tirar del equipo. Creo que pude demostrar el liderazgo que tenía en ese equipo. Encima esa temporada, después de haber pasado quince años, fue el primer año que Huelva como selección cadete ganó. Tuvimos un gran equipo, después de ese año recuerdo que muchos jugadores fueron llamados por otros equipos. Lo que conseguimos en ese torneo fue inigualable, con unos datos muy difíciles de repetir.

– ¿Que significa para ti una escuela como la de Romero Pancho y un club como el Huelva Atlético?

A mí me marcó mucho. Me dieron unos valores de trabajo, de mucho trabajo. Desde pequeños, jugar contra el Recreativo era la ilusión de todo niño y sé que desde el trabajo que me inculcaron he podido llegar a ser el jugador que soy, y estoy muy orgulloso de ello.

– ¿Cuando empezaste en el Recreativo de Huelva? ¿Qué tal fue esa primera temporada?

En cadete de segundo año destaqué mucho, jugué en la selección y para la Andaluza nos llamaron a David Alfonso y a mí. En ese momento era de los jugadores de Huelva más vistos, por así decirlo. Empezaron a contactar conmigo muchos representantes, pero fue Dani Carrasco del Recreativo el que habló conmigo y me convencieron. En el Recreativo podría tener una buena trayectoria. Pero ese primer año fue muy duro, para un chaval que era su primer año en el Recre, con muchas ganas y con la impotencia de no poder demostrar lo que puedes hacer en el club. Todo el día de médicos y de rehabilitación. Era difícil de soportar.

– Si tuvieras que salir del Recreativo y tuvieras que hablar de tu estancia en el club. ¿Que ha supuesto para ti defender los colores del Decano?

Para mi jugar en el Recreativo es un orgullo. He tenido un trato muy bueno, ya que gracias al Recre he podido dar mucho de mí. Me han dado mucho protagonismo, mucha importancia y para mi defender los colores de mi ciudad han sido lo máximo. Y más tras ascender de categoría con mi equipo y recuperar la Liga Nacional para el club. Ha sido un logro muy importante.

– Pudiste lograr un hito que pocos canteranos pueden presumir, ser campeón de Andalucía con la selección onubense cadete..

Recuerdo que la final fue cómoda, ya que el equipo estaba bien estructurado. Manolo Vaz hizo un buen trabajo con el equipo, trabajábamos muchísimo empeño e íbamos siempre en bloque. Creo que la forma de jugar que teníamos era muy buena. Destacaba sobre el juego de los otros equipos. Creo que fue un torneo precioso.

– También has vivido el lado malo del fútbol, con lesiones de gravedad a pesar de tu corta edad. ¿Que ha sido lo que ha permitido que hoy estés aquí como capitán de un equipo campeón, que ha ascendido a Liga Nacional?

Yo he tenido muchos problemas y le tengo que dar las gracias al médico del Recre, Rodolfo. Se ha preocupado mucho por mi y aunque no fuera jugador de cantera desde siempre. No me conocían mucho en el club, pero Rodolfo vino y me dijo que quería que me recuperase, que estaba pasando por malos momentos y se preocupó por mi rehabilitación. Habló con todos los centros médicos, con la Mutua para que me operase lo antes posible y él se encargó de mi rehabilitación. He tenido dos lesiones, la primera un problema en la espalda, en la sacroilíaca y la segunda fue una rotura del menisco interno con desplazamiento del cruzado. Encima, he tenido problemas a la vuelta este año, ya que me seguía doliendo la rodilla. Fue un verano de mucho gimnasio, de mucha rehabilitación y de mucho sacrificio. Yo no tuve vacaciones, mucho sacrificio para intentar estar al altura física de mis compañeros. Yo creo que todo ese trabajo en verano y todo ese esfuerzo me han ayudado. Yo quería jugar esta temporada y dar lo mejor de mí. También tengo que decir que Iván Rosado me ha dado una gran confianza. Es un entrenador muy exigente, pero el trabajo que hace él no lo hace cualquier entrenador. Está siempre encima, siempre quiere que demos lo mejor de nosotros.

– ¿Que destacas esta temporada de tus compañeros a nivel de vestuario?

En el vestuario hay muy buen ambiente. Éramos todos como amigos desde pequeños y como si nos conociésemos de toda la vida. Nos hablábamos, siempre había mucha confianza. Era una buena relación que hacía que eso se reflejase en el campo.

– ¿Y del papel de tu entrenador, Iván Rosado?

Es un entrenador exigente, como ya he dicho antes. Es un entrenador que le gusta hacer las cosas bien. Yo creo que eso ha sido clave para este año, ha hecho un trabajo impresionante con todos los jugadores y le ha dado el protagonismo necesario a todos. Yo le tengo que dar las gracias, conmigo ha hecho un trabajo excelente y me dio la oportunidad de ser el capitán del Recreativo de Huelva. Creo que he podido devolverle su confianza.

– ¿Que ha supuesto para ti lucir el brazalete de capitán? ¿Una responsabilidad extra?

Una responsabilidad, pero también ha sido un orgullo. Para mí era el primer año que jugaba y que un entrenador sea capaz de decirme que confía en mí, te llena de confianza. Siempre me ha obligado a esforzarme al máximo, como suelo hacer yo siempre. Creo que he podido responder como tenía que hacerlo.

– Esta temporada recibiste el premio de ir convocado con el filial. ¿Qué recuerdas de ese día?

Lo que recuerdo es la profesionalidad que hay. Jesús es un profesional de los pies a la cabeza, que habla mucho. Como él ha sido jugador hasta la temporada pasada, nos dice como tenemos que ser, sabe las situaciones por las que pasan los futbolistas y como en ese partido fuimos varios juveniles, sabía nuestra posición y me quedo sin duda con la experiencia de estar de cerca con jugadores más profesionales, por así decirlo o más expertos.

– Como juvenil de tercer año, ¿qué futuro esperas y te gustaría de cara a la próxima campaña?

Sería un orgullo poder seguir en el Recre. Yo creo que he hecho un buen esfuerzo y me he sacrificado mucho por el club. Siempre voy a estar a disposición de ellos, y si no pudiera seguir en el filia, siempre voy a esforzarme al máximo para poder volver al Recre. Voy a esforzarme todo lo que pueda para poder quedarme.

– A nivel general y con tu experiencia en el fútbol base onubense, ¿cómo ves a la cantera del Recreativo? ¿Qué destacas como positivo y que crees que es mejorable?

En la cantera del Recre hay nivel. Hay jugadores que han destacado mucho, sólo hay que ver los jugadores que se han ido de Huelva a equipos como el Barcelona o el Newcastle. Yo creo que la cantera del Recreativo está muy bien, hay profesionalidad y forman muy bien a los jugadores. Lo único que podrían mejorar, bajo mi punto de vista, serían las instalaciones.

– Se te conoce por tu buen hacer en defensa. ¿Pero siempre has jugado en esa demarcación?

De pequeño jugaba de lateral derecho, pero como vieron que pegué un estirón, me vieron con más envergadura y me pasaron a central. Y ya con el paso del tempo me adaptaron al centro del campo.

– ¿Cuales crees que son tus virtudes dentro del campo y en qué crees que deberías mejorar?

Yo destacaría que voy muy bien al corte y que soy un jugador que pelea mucho. En el juego aéreo voy muy bien, pero creo que debo mejorar la salida de balón.

– ¿Qué jugadores de tu equipo crees que hay que seguir de cerca?

A Fernando Carrasco. Un jugador con unos números inigualables, sólo con verlo queda claro. A mitad de temporada fue al Juvenil A y demostró que valía para estar en esa categoría.

– ¿Por qué crees que hay futbolistas que destacan en categorías inferiores y que luego se quedan por el camino, y en cambio otros que están en un segundo plano acaban llegando?

Cuando somos pequeños, creo que se mira por encima de todo la altura, los estirones que vamos dando y demás. Pero cuando vas avanzando ya es cosa de motivación. Si no hay motivación en el fútbol, los jugadores se van quedando atrás, se van desviando y le van quitando importancia a lo que es el fútbol. Es fundamental tener ilusión.

– ¿Cómo compatibiliza un joven como tú los estudios y el fútbol?

Yo, personalmente, es algo que llevo bien. El club se ha preocupado en tener unos horarios de entrenamientos, combinados con los estudios, por lo que si tenemos clases por la mañana entrenamos por la tarde. Yo en eso estoy muy contento.

– ¿Cuál es tu objetivo personal para lo que resta de temporada?

Yo lo que quiero en estos últimos cuatro partidos es acabar de la mejor forma que pueda, de cara a intentar quedarme el año que viene en el Atlético Onubense. Darle una opción al club de que siempre voy a estar ahí.

– ¿Con que sueñas en el fútbol?

Mi sueño de siempre ha sido representar a mi país, jugando con la selección española. Desde pequeño siempre he soñado con eso.

LADO HUMANO

¿Con novia? No tengo.
Estudios: Bachillerato
Una virtud: Trabajador.
Un defecto: La agresividad.
Un sueño: Que mi abuelo venga algún día a verme en un partido.
Un libro: El niño de pijama de rayas.
Una película: De terror, ‘Sinister’.
Una serie: La casa de papel.
Un plato: La pizza.
Último capricho: Unas botas de fútbol.
¿Qué tipo de música te gusta escuchar? Escucho de todo.
¿Prensa, radio o televisión? Televisión.
¿Playa o montaña? Playa.
¿Mar o piscina? Piscina
¿Qué otros deportes te gusta practicar? Me ha llamado mucho la atención el rugby, de siempre. He visto las 7 naciones y estoy interesado.
¿Qué borrarías del mundo? Las desigualdades.
La mejor persona del mundo: Mi abuelo.
Un lugar para vivir: Santander.

PERSONAL E INTRASFERIBLE

Primer partido en la cantera: Un partido amistoso con el Juvenil A contra el Pinzón. Vinieron varios jugadores en el equipo, que ahora están en el Atlético Onubense, como Diego Vargas y Díaz, y la verdad es que me impresionó mucho. Casi ni entrené, fue llegar y jugar.
Entrenador que más te ha marcado: Ahora mismo Iván Rosado. Ha sido quién más confiado en mí y nás me ha hecho evolucionar como jugador.
Un compañero: Fernando Carrasco.
Un rival: Alejandro Pozo, del Sevilla. Ahora está en el Sevilla Atlético.
Un gol para enmarcar: El que le metí al Recre en cadetes, cuando jugamos contra ellos en La Orden.
Un partido para recordar: El partido contra la selección de Sevilla en la fase de grupos.
Un ídolo: Puyol.
Mejor recuerdo deportivo: Ese momento que vino después de meter el primer gol en la final del Campeonato de Andalucía de selecciones cadetes. Cuando salimos todos corriendo y vimos que esto podía salir adelante.
Peor recuerdo deportivo: Estaba en el colegio y me llamaron que tenía que ir a operarme, y que lo más probable es que me tuviesen que quitar parte del menisco, y que no podría jugar más. Por suerte no me tuvieron que quitar mucho.
Mejor jugador español: Sergio Ramos.
Mejor jugador del mundo: Messi.
Mejor jugador del Recre: Desde pequeño siempre me ha gustado Jesús Vázquez.

EN DOS PALABRAS

Tus padres: Han sido un apoyo incondicional. Lo haya hecho mal o lo haya hecho bien, siempre han estado conmigo.
Tu hermano: Es la persona que me ha dado ilusiones y me ha motivado a hacer cosas diferentes.
Tus abuelos: Son personas que siempre están ahí y pase lo que pase van a estar siempre apoyándome.
Tu mejor amigo: Me aguanta demasiado, hay veces que ni yo me sorportaría y no sé como él lo hace.
Fernando Carrasco: Es un chaval con las ideas muy claras y creo que le tienen que reconocer lo que ha hecho esta temporada, pocos pueden hacerlo.
Iván Rosado: Darle las gracias por todo. Aunque sea exigente y muy duro, tengo claro que sin él no hubiéramos conseguido lo que hemos hecho esta temporada.
Sergio: La habilidad que él tenía para hacer los entrenamientos más amenos y estar más cómodos, eso se ha reflejado en el campo.
Lobato: Aunque sea muy duro con nosotros en la tanda de ejercicios, luego es un trozo de pan.
Rodrigo: Aguanta mucho por nosotros y siempre está dando la cara, pero hay veces que luego se tiene que relajar (risas).
Zamora: Un profesional de pies a la cabeza. El trabajo que ha hecho con la cantera ha sido para valorar.
Dani Carrasco: Es una persona que se preocupa mucho por todos los jugadores, siempre está en movimiento y es muy bueno.
Rodolfo Ortiz: Sin él no estaría ahora mismo en el Recreativo, ni jugando al fútbol. Se atrasó mucho todo y la persona que siempre ha estado pendiente ha sido él.

Licencia Creative Commons