Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Doyen entra en el Recre

Entrada leída 4738 veces.

Se esperaba una mañana de auténtica locura y así ha sido, aunque sobre las diez, a dos horas de finalizar el plazo, ya se había filtrado el pago a la AFE. Lo que nadie esperaba era la rueda de prensa del Ayuntamiento indicando que la gestión deportiva y económica del club han sido cedidas durante diez años. Aunque no los nombró, la relación de nombres como Juanma López, ex central del Atlético de Madrid, lleva directamente a Doyen Group.

Doyen Group es conocida, ante todo, por su gestión en el Sporting de Gijón. Allí, por dos millones de euros que necesitaban los asturianos para pagar a Hacienda de forma inmediata han sacado diez de beneficio. Y lo hacen a través de quedarse derechos de jugadores y negociar traspasos con ellos. Fue bastante sonado al filtrarse esos contratos por ‘footballeaks’. Con esta pequeña presentación, voy a dividir en distintas partes lo que considero el análisis de hoy:

La gestión del Ayuntamiento.

Ha sido la baza más oscura en estos días. Después de que Vicente Simón pasara de ser un magnate a un ‘don nadie’, que no tenía ni los diez millones de euros que solicitaba el pliego, el consistorio, gobernado por Gabriel Cruz y con Pepe Fernández como pieza importante en la gestión del Recre, ha decepcionado muchísimo con su labor. Han llevado al Decano a una situación límite en la que, literalmente, el club estaba muerto. Sólo faltaba justificar la hora de la defunción. La absoluta falta de transparencia nos lleva a pensar en muchas preguntas y los más conspiranoicos podemos sacar teorías extrañas: ¿Era Moody Investments el propio Comas infiltrado? ¿Es un actor del Ayuntamiento para eclosionar en el anuncio de hoy? Son las dos más fuertes y sospechosas. Sería muy raro que fueran teorías cogidas de la mano, ya que son polos opuestos. Lo cierto es que mientras se hablaba de otros nombres como Quique Pina o Fran Canal, al final el Recre ha llegado a un acuerdo exprés con Doyen, que aporta de inicio unos 800.000 euros y se llevan al club en una ‘falsa venta’ durante diez años.

¿Habrá venta?

Creo que no. Sin conocer las cláusulas y letra pequeña del acuerdo entre el Ayuntamiento y Doyen, los diez años de gestión pesan mucho. Dudo que nadie intente ir a por las acciones si el acuerdo con la empresa de representación no se puede romper. Lo considero una ‘falsa venta’, ya que la gestión deportiva y económica lo es todo.

Doyen, ¿qué estrategia usará?

Voy a ser claro con mis ideas preconcebidas. El tiempo juzgará con mejor tino. Doyen es un cuervo, algo lógico y elemental en el mundo empresarial en el que se ha convertido el fútbol. Tienen una gestión de jugadores fabulosa (Neymar, Morata) y tienen liquidez. La gran crítica en Gijón es que sacan un margen de beneficio enorme. Es decir, se aprovechan de clubes con falta de liquidez y luego explotan sus recursos. Una perfecta práctica económica en la que asumen un riesgo que reducen con sus activos propios (los jugadores) y la liquidez. Si hablamos de un club que está ‘bien’, en Primera o Segunda, con su plantilla valorada y diferentes bienes, Doyen es una mala opción, porque te da dos y se lleva diez.

Pero aquí Doyen viene al Recre. El Recre es un cadáver, pestilente y en descomposición. Es la pura realidad. Si Doyen trae liquidez lo hace en busca de negocio, pero tampoco tiene activos, ni jugadores con valor de mercado ni el estadio Nuevo Colombino es suyo (es del Ayuntamiento). El Recre sólo tiene el nombre, una afición herida y veintidós millones de deuda (ocho millones de obligado cumplimiento ya). Eso sí, si el Recre funcionara, en Segunda B es un Ferrari. Su nombre, su historia, su campo de fútbol, la ciudad, son atractivos suficientes si el embargo desapareciera. Ahí es donde Doyen asume el riesgo, su riesgo. Deberían, y es importante matizar eso, deberían sanear al club, por su propio interés, y no tendrán dificultades para armarlo deportivamente. A partir de ahí los diez años les da para mucho, y un ascenso a Segunda, con el valor de los derechos televisivos, así como promocionar a sus jugadores, puede ser suficiente para sacarle rentabilidad. Y nosotros tenemos que alegrarnos, porque Doyen es todo euros, pero nos da vida (si cumple).

El fútbol ultra-moderno.

Con Doyen el Recreativo pasa a ser un club ‘ultra-moderno’. Gestionado directamente por una empresa de representantes y como dueño, a la sombra, un ente político para defender el BIC en silencio. Lo que gane Doyen, será para Doyen. Lo importante y por lo que hay que velar es que cuando pasen esos diez años (y ojo, que es mucho tiempo y nos puede hacer perder el norte), el Recre al menos no tenga deuda. Aunque no tengamos plantilla de jugadores, pero que no dejen la roncha. Para eso, en un ambiente totalmente capitalista toma vital importancia ser accionista del club. Los accionistas minoritarios deben seguir acudiendo a las Juntas de Accionistas y solicitar la información pertinente para controlar la economía. Recibe vital importancia el aspecto de ‘Guardián’ del Trust, así como del propio Ayuntamiento (aunque para mí no es fiable, más aún cuando le deben la ‘vida’ a la aparición de Doyen) y de adquirir en acciones, de la forma que sea, el dinero entregado en ‘Líberos del Decano’.

Porque tened algo claro: si Doyen deja de ver negocio, se irá. Y entonces volveremos a estar sentenciados. Yo les deseo toda la suerte del mundo y que ganen mucha pasta, pero cuando se vayan que el club no esté muerto, si no en las mejores condiciones posible. Y para eso los accionistas deben seguir vigilando algo que, en un pequeño porcentaje, sigue siendo suyo.

Comienza una nueva era, o lo comenzará cuando vea que el club funciona con normalidad, con los empleados trabajando y cobrando y sin necesidad de encerrarse (todo mi apoyo a cualquier decisión que tomen) y sí es cierto que con gente de fútbol al mando. Estaremos atentos a todo, iremos transformando nuestras opiniones, nuestras sensaciones. Ya toca que a positivo, pero hemos aprendido tanto, tanto, tanto, que ser desconfiado es el método más inteligente. Desconfiado, pero no un estorbo. Al contrario.

Creo que todos tenemos ganas de ir ya a sacar nuestro carnet y de ver a nuevos jugadores. Ojala sea posible. Cruzad los dedos.

Licencia Creative Commons