Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Iván Rosado desgranó la temporada del filial en «Coma Tapas&Punto’

El entrenador del Atlético Onubense hizo balance, enumerando todas las dificultades sorteadas en «el peor año en la historia del filial», según palabras de Manolo Zambrano en una reciente visita al vestuario del filial. Aseguró que no se considera un entrenador demasiado duro, pero si reconoció que «no se puede progresar sin dificultad, es imposible. Yo no busco que los jugadores sean mis amigos. No quiero que ninguno de ellos sean amigos míos, quiero que me recuerden como un entrenador que ha podido ser exigente». Tampoco dijo ser un entrenador defensivo, argumentando que «la clave no está en la posesión, está en generar más oportunidades que el rival. Jueguen en casa o jueguen fuera. Y eso lo hemos conseguido en la mayoría de los partidos». En cuanto a su futuro, aseguró que toca desconectar tras un año complejo, destacando que llegado el momento «hablaré con Zamora y con el presidente, y que se vea lo mejor para la entidad». También tiene claro que en caso de seguir , si el primer equipo asciende «el ‘runrún’ dice que se haría un proyecto para estar arriba» y que en el caso de estar en Segunda B otra temporada «las circunstancias serán igualmente muy difíciles y no se le puede exigir nada más al filial que formar jugadores y ayudarles a tomar las mejores decisiones, y a estar al servicio del primer equipo y a intentar salvar la categoría». Como exfutbolista del Decano está muy pendiente del partido del domingo, asegurando desde su experiencia que «ojalá podamos llegar a la última media hora con posibilidades de darle la vuelta a la eliminatoria. Ahí es cuando habrá que dar ese arreón final, algo que ya está haciendo la afición».

Punto y final a la temporada del Atlético Onubense. Su entrenador, Iván Rosado, pasó este jueves por ‘Coma Tapas&Punto’ para repasar un año complicado y satisfactorio por partes iguales. Así, el preparador del equipo filial agradeció «a mis compañeros del cuerpo técnico, el cómo se han portado maravillosamente bien y han estado a la altura de las circunstancias difíciles que hemos tenido que vivir en estos diez meses. Raúl como segundo, Pepe Delgado como preparador físico, Adrián el fisioterapeuta y Cayetano Leandro como analista, que en la sombra ha hecho un trabajo fantástico para el grupo«.

También dio las gracias «a Zamora por pensar en mí y poder llevar la nave del segundo equipo en un año tan difícil. Por el presupuesto que se iba a barajar y por las circunstancias que iban a rodear al filial. Se lo agradezco enormemente y por supuesto también al presidente. Además de preocuparse por nosotros y de verle varias veces en la grada viendo nuestros partidos, hace cuestión de un mes y cosa que agradecemos, ya que viene de una persona que ha sido futbolista con éxito y entrenador del primer equipo en Primera División, y además ahora es presidente del club, pues que venga y no se le caiga los anillos, y que nos diga que a falta de tres o cuatro jornadas que está muy orgulloso y que nos da la enhorabuena por la temporada que estábamos haciendo. Y nos dio las gracias por la comprensión que habíamos demostrado y nos dijo de su boca que nos había tocado vivir quizás el peor año en la historia del filial. Y que iban hacer todo lo posible por ayudarnos y por intentar ponernos al día, y que saben lo mal que lo hemos pasado en estos diez meses. Nos dijo que estaba muy orgulloso de lo que habíamos hecho durante la temporada y nos dio las gracias con mayúsculas por la comprensión que estábamos teniendo todos y cada uno de los jugadores y miembros del cuerpo técnico«.

De la temporada y la puntuación que le daría, Iván dijo que «es algo complicado de hacer. Pero si es verdad que teníamos unos objetivos, que eran en primer lugar formar a los jugadores y luego ayudarlos a tomar buenas decisiones dentro y fuera de los terrenos de juego. Por supuesto, estar al servicio de la primera plantilla, ya que era el objetivo principal y porque era necesario que varios jugadores entrenaran todas las semanas con el primer equipo porque iba haber una plantilla corta. Y que eso nos iba hacer que nosotros no tuviéramos demasiados efectivos para entrenar y que tampoco pudiéramos preparar los partidos. Pero con eso trabajábamos y lo sabíamos. Yo era consciente de esa dificultad añadida que íbamos a tener y como objetivo, lógicamente, teníamos claro que era mantener la categoría. Si dentro de esa puntuación vemos que dentro de la jornada 33, con esos objetivos, dependíamos de nosotros mismos para un ascenso directo, yo creo que la puntuación debe ser muy alta. Además, durante el transcurso de la temporada la baja por la lesión de Díaz, la marcha de Vargas en la jornada 16.. Por desgracia nos debilitamos y aún así hemos podido estar hasta la jornada 33, la penúltima, dependiendo de nosotros mismos«.

El entrenador recreativista resaltó logros «como el Zamora de la categoría. Ser el equipo menos goleado, para un filial es algo muy complejo y más en nuestras circunstancias. Mantener la puerta cero diecisiete veces me parece que es para darle a los chavales una puntuación muy alta y estar muy orgulloso del trabajo. Y como decía el presidente, darle las gracias por la comprensión que han tenido y por la difícil campaña que hemos pasado«.

En cuanto a la clasificación final del equipo también comentó que «cuando dicen que hemos finalizado quintos, si mi memoria no me falla quinto ha finalizado en Primera el Getafe, muy lejos del primero. Nosotros en la penúltima jornada teníamos opciones de ascenso directo. Y le quiero poner una puntuación mucha más alta a los jugadores. Como ya he dicho, mi labor como entrenador era ayudarles a tomar buenas decisiones, dentro y fuera del campo. Ayudarles también a subir su espíritu de sacrificio y su espíritu de equipo. Y más todavía, me gustaría poner énfasis en esto que te digo porque el hecho de no poder preparar los partidos por las circunstancias que he enumerado y que sabíamos que era así, en los partidos más teníamos que sacrificarnos para contrarrestar esa falta de preparación en los partidos. Yo creo que la clave ha estado en eso, en el espíritu de sacrificio y competitivo que ha tenido el equipo, con un nivel de concentración tremendo y que ha hecho que en la mayoría de los partidos las mejores y las más numerosas ocasiones hayan sido las nuestras. Eso es lo que ha hecho que nos hayamos mantenido con vida hasta el final y que hayamos estado muy por encima del objetivo marcado inicialmente. Y por poner un pero, lógicamente nos ha faltado gol. Hemos tenido más y mejores ocasiones que el rival en la mayoría de los partidos. Eso es así, el que nos ha visto sabe que eso es así. Y he puesto mucho énfasis en los entrenamientos, ya que no podía preparar los partidos, en entrenar mucho las finalizaciones y los centros. El gol es muy caro y al final ha sido uno de los problemillas, entre comillas, que hemos tenido para poder sumar puntos. Han habido ocho empates a cero y se nos han escapado porque no hemos estado acertados. Pero también es verdad que cuando no se está acertado, yo no le puedo achacar nada a los jugadores si entrenan a tope. Lo que no permito, bajo ningún concepto, que bajen el espíritu de sacrificio y en trabajar en pro del equipo. Ahí he sido inflexible«.

Preguntado por el mejor momento del equipo, indicó que «fue cuando teníamos esa buena dinámica en la que ganábamos partidos. Estamos trabajando muy bien el aspecto defensivo y luego además teníamos acierto arriba, por lo que era el momento. Sobre todo en los comienzos«. En cuanto al peor, Iván Rosado recordó que «la marcha de Diego nos supuso mucho. Ya lo dije, no es fácil reponer un jugador que en esos momentos era el máximo goleador de la categoría. Pero las circunstancias fueron esas y el club estaba en una circunstancias en la que no podíamos exigirle. Vino Adri Sánchez, pero no es de su perfil y el chaval además tuvo la mala suerte de lesionarse también. Y luego, también la baja del juvenil Antonio Delgado, a mí me preocupó bastante. Es un jugador que desde segunda línea tiene mucho trabajo y gol. Ha estado mucho tiempo lesionado con un edema óseo y ha sido una penal que no hayamos tenidos, además de la lesión de larga duración de Díaz y la de David Alfonso, que también ha estado lesionado bastante parte de la segunda vuelta. Esos momentos han sido los que hemos perdido competitividad«.

No se considera un entrenador demasiado duro ni tampoco defensivo.

El técnico del Atlético Onubense salió al paso de algunas críticas que ha recibido, como la de que es un entrenador demasiado duro con sus futbolistas. «No tengo ninguna queja de mis jugadores ni sobre lo que han hecho en los entrenamientos. Al contrario, ni en los partidos. Se han entregado al límite de sus fuerzas. Creo que el hecho de entrenar con una gran exigencia, hace que hayamos podido entrenar de la manera que hemos entrenado. Es más, he tenido que bajar la carga de los entrenamientos, con Pepe Delgado, por el tema de lo traumático que es el campo de césped artificial para las articulaciones. Probablemente entrenar en ese campo en esas condiciones equivale a dos. Cuando ves las declaraciones del tío de Nadal, habla de exigencia y que a los niños hay que ponérselo difícil para que en esa dificultad progresen. No se puede progresar sin dificultad, es imposible. Yo no busco que los jugadores sean mis amigos. No quiero que ninguno de ellos sean amigos míos, quiero que me recuerden como un entrenador que ha podido ser exigente, muy exigente con ellos.. Y hay jugadores como Ale Soler que hace cosa de un mes me dijo que nunca se había visto como ahora, en cuanto a estado de forma. A mí eso me halaga en el sentido de que esa exigencia me ha valido. Yo le insistí que tenía que perder dos o tres kilos, aunque es un jugador corpulento y fuerte, pero que le iba a venir bien. Y me dijo que nunca había estado tan bien como ahora. Para mí eso me deja satisfecho«.

Tampoco considera que sea un entrenador defensivo, añadiendo que «si esas afirmaciones vienen de gente de fútbol, me preocuparían. Pero no sé de boca de quién viene. Primero lo que yo hago es ver la plantilla que tengo, la categoría en la que estoy, las condiciones de los entrenamientos, la preparación que puedo hacer de los partidos.. Una vez que analizo eso, está claro que lo ideal en cuanto a juego sería tener siempre el balón. Como dice Monchi, quiero tener a un entrenador que tarde mucho en perder el balón y lo recupere muy pronto. Está claro que con chequera es fácil, pero sin chequera y con un presupuesto bajo. Posiblemente el más bajo de la categoría y con una serie de jugadores muy jóvenes. Posiblemente somos el equipo más joven de la categoría. De hecho el 60% de los minutos los han jugado chavales de primer año, incluido los juveniles, al igual que los goles. Por eso no me considero un entrenador defensivo, sino que he hecho lo que he considerado oportuno para que el equipo no sufra en la categoría. Para mi hubiera sido más fácil decirles que tuviéramos el balón, pero para tener el balón de manera combinativa tienes que tener jugadores que te aseguren la posesión. Y la clave no está en la posesión, está en generar más oportunidades que el rival. Jueguen en casa o jueguen fuera. Y eso lo hemos conseguido en la mayoría de los partidos. Mi labor como entrenador es generar más ocasiones que el rival y lo hemos conseguido. Estoy orgulloso del trabajo que han hecho mis jugadores a nivel defensivo. Se han partido el alma para que Vichi, que ha hecho una buena temporada porque además le ha apretado Adri por detrás, haya ganado el Zamora. Y además con un equipo muy joven y con poca talla física. Cuanto mejor se defiende mejor se ataca. Es cierto que nos ha faltado acierto arriba y ha sido el causante de que no hayamos estado más arriba«.

Su futuro pasa por desconectar tras una dura temporada.

En cuanto a su continuidad o no al frente del filial albiazul, fue muy claro al decir que «mi futuro pasa ahora por animar al primer equipo, de cara a que se le dé la vuelta a la eliminatoria contra el Fuenlabrada. Eso es lo primero y luego lo más importante es que necesito descansar y desconectar. Necesito salir con mi mujer y mis hijos un viernes o un sábado a dar un paseo. En diez meses sólo he salido a la cena del equipo en Navidad y a la presentación del libro de Sara Serrat. Y necesito oxígeno porque ha sido un año muy duro, muy difícil y necesito descansar. Lo que menos me preocupa es mi futuro en el Recreativo. Me parece más importante que ayudemos entre todos al primer equipo para que pueda ascender. Esa es la realidad. Luego, pues ya veremos«.

Para Iván Rosado lo más importante será «hablar con Zamora y con el presidente, cuando llegue el momento y que se vea lo mejor para la entidad«. De la posibilidad de hablar sobre su futuro con Óscar Carazo, ni rastro.

Si finalmente plasmara su continuidad en el Atlético Onubense, se abrirían varias posibilidades. «Si el primer equipo asciende el ‘runrún’ dice que se haría un proyecto para estar arriba. Y luego la cosa puede ser como este año, que se haga un proyecto para salvar la categoría y que en la jornada 33 se sigan teniendo opciones. Pero lo lógico es hacer un proyecto para estar arriba o al menos intentarlo de verdad, como objetivo real. Pero si finalmente el equipo sigue en Segunda B, que Dios no lo quiera, pues las circunstancias serán igualmente muy difíciles y no se le puede exigir nada más al filial que formar jugadores y ayudarles a tomar las mejores decisiones, y a estar al servicio del primer equipo y a intentar salvar la categoría«.

Valoración del partido del domingo.

Por último, Iván Rosado habló del trascendental partido que jugará el primer equipo este domingo en el estadio Nuevo Colombino. El entrenador del filial, desde su experiencia como exjugador albiazul aseguró que «la empresa es muy difícil. Se tiene que dar, digamos, la ‘tormenta perfecta’. Y el ambiente lo estamos generando la afición y todos. Por ahí se empieza para que los jugadores crean porque es un golpe duro, no me cabe la menor duda. Y la empresa es muy difícil y complicada. Si no se pusiera con claridad la eliminatoria, por lo menos hay que ganar el partido para quedarnos con buenas sensaciones y que la afición se vaya con la seguridad a la siguiente eliminatoria. Pero bueno, aunque sea difícil hay posibilidades de levantar la eliminatoria, siempre y cuando se den las circunstancias. Creo que la afición puede jugar un papel muy importante si luego en el verde se dan las circunstancias, para que al final el empuje de la afición sirva para dar el último arreón. Yo creo que la base es esa, el campo se va a llenar y todos vamos a poner de nuestra parte para ayudar a los jugadores a que hagan sobre todo un buen partido. No es fácil controlar la ansiedad y saber que en cada balón puede estar esa jugada que te dé el gol. Ojalá podamos llegar a la última media hora con posibilidades de darle la vuelta a la eliminatoria. Ahí es cuando habrá que dar ese arreón final, algo que ya está haciendo la afición. Yo confío en la plantilla y en el míster, y en sus compañeros y en la afición. Está claro que se puede, pero ojo, es dificilísimo«.

Licencia Creative Commons