Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Se dilucida la reclamación del grupo que representa Román Rodríguez

Socio de Pablo Comas y Gildoy en las negociaciones del año pasado en la venta del club con el Ayuntamiento de Huelva. La mercantil Publicidad y Diseño Polanco reclama en el Juzgado de Primera Instancia de Huelva la cantidad de 825.019 euros. Román también representa unas mercantiles que reclaman al club cantidades en concepto de intermediación por las contrataciones de los jugadores Isaac Nana y Rubén Mesa. El club sostenía el año pasado gracias a un informe jurídico externo que no son deudas exigibles al Recre, ya que no fueron ingresadas en las cuentas de la entidad sino en las dede la mercantil Gildoy España.

Pablo Comas estuvo este jueves de nuevo en la capital onubense. Estuvo compareciendo ante la justicia, pero esta vez no en calidad de acusado sino de testigo. Y es que la famosa reclamación de el conglomerado ‘mexicano’ estaría dilucidándose en los juzgados de Huelva.

Mucho se habló en su día de la identidad de estos ‘inversores’ que finalmente se convirtieron en simples prestamistas y de los que Pablo Comas sigue defendiendo, como así hizo en Antena Huelva Radio. «Es cierto que tuve que actuar como testigo en un pleito que tiene que ver con el Recreativo. Nada especial y nada que no se conozca ya de préstamos impagados. Prestamos del grupo mexicano y que la gente dijo que no existió nunca, y que dieron bastante dinero. La pena es que la expropiación frustró la entrada definitiva de los mexicanos. El dinero que prestaron, creo que en la inmensa mayoría de los casos llevaba aparejado que se transformarán en acciones. Pero al final como las acciones se las quedó el Ayuntamiento, pues evidentemente la posibilidad desapareció«, aseguró.

Pero lo que no recuerda Comas fue la información que apareció publicada en uno de los últimos pliegos de venta que el Ayuntamiento elaboró, en el que quedan reflejados todos los procedimientos judiciales abiertos por el club en un informe externo encargado. Así, tanto en un documento firmado por José Antonio García Zambrano como por parte del abogado que defiende al club en este caso, Alberto González Andrades de Roca Abogados, se especifica que «los procedimientos 1012/2017 seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia n°4 de Madrid cuya cuantía asciende a 675.000 euros, 1028/2017 seguido ante el Juzgado de Primera Instancia n°70 de Madrid cuya cuantía asciende a 712.739,70 euros y 480/2018 seguido ante el Juzgado de Primera Instancia n°5 de Huelva cuya cuantía asciende a 825.019 euros han sido iniciados por la mercantil Publicidad y Diseño Polanco S.A. de C.V., sociedad representada en todos sus contratos por D. Román Ignacio Rodríguez Fernández«.

¿Y quién es el señor Román Ignacio Rodríguez Fernández? Su nombre saltó a escena tras la venta ficticia del club al grupo inversor de mexicanos por parte de Pablo Comas y tras la llegada de Álvaro Roncal. Una puesta en escena digna de la peor obra de teatro. Mucho salió publicado en su día, como su vinculación con el RSD Alcalá, su participación como socio de Gildoy en las negociaciones con el Ayuntamiento un año después, o más recientemente su papel en la venta de los derechos económicos de Dani Molina a un grupo mexicano.

Asimismo, Román Rodríguez «aparece como apoderado de las mercantiles Soon in Madrid S.L. y Origen World Wide S.L. quien también mantiene abierto el procedimiento ordinario 682/2018 ante el Juzgado de Primera Instancia n°5 de Huelva por 197.128,80 euros, en concepto de intermediación por las contrataciones de los jugadores Isaac Nana Asare y Rubén Mesa Visiga«.

Sea como fuere, el citado informe dejaba claro el año pasado que «el fondo de las reclamaciones realizadas recae sobre unas cantidades que no fueron transferidas al Real Club Recreativo de Huelva S.A.D. sino a la mercantil Gildoy España S.A., en el caso de las iniciadas por Publicidad y Diseño Polanco S.A. de C.V. y, en el caso de la iniciada por Origen World Wide S.L., por unas intermediaciones no acreditadas. Por todo ello, no se considera que las pretensiones aducidas puedan tener base jurídica suficiente como para ser estimadas y, en cualquier caso, las mismas son repercutibles directamente contra el Sr. Comas-Mata por su gestión del club, según condena penal«.

Licencia Creative Commons