Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

El análisis de la realidad del club y el plan de viabilidad, al detalle

El Ayuntamiento de Huelva adjuntará en la documentación que será llevada al Pleno Extraordinario que tendrá lugar este jueves 27 a las 17:00 horas en Primera Convocatoria un informe elaborado por la entidad AFI, consultora de las Administraciones Públicas.

Elaborado por César Cantalapiedra López, responsable  de asesoramiento económico financiero a las administraciones públicas, analiza desde un punto de vista puramente financiero «las posibles acciones a llevar a cabo para garantizar la viabilidad financiera del Recreativo de Huelva, en el corto y medio plazo, con el objeto de evitar su disolución y liquidación de forma inmediata, sobre la base de la documentación proporcionada por el propio club«.

A destacar también que «en el informe se analiza la situación patrimonial del mismo (balance de situación, posición de endeudamiento y cuenta de pérdidas y ganancias), y se desarrollan tres escenarios distintos para estimar cual será la capacidad de pago de la deuda en cada uno de ellos, planteando un ‘Plan de Acción’ y necesidades de financiación, y concluyendo que, para ser viable a corto plazo, el club debe recibir aportaciones que garanticen financiar, al menos, el déficit general en esta temporada y los vencimientos de deuda, no sólo del año 2018 sino también la que vence en 2019, en los términos señalados en dicho informe«.

El citado informe hace un recorrido por los antecedentes del club, en el que se argumenta la situación actual del club. Un club que fue declarado como Bien de Interés Cultural y que expropiado de su antiguo dueño. Se destaca que «una vez expropiadas las acciones, el Ayuntamiento pretendía proceder a la venta pública a través de un procedimiento negociado. No obstante, el concurso público de venta de acciones del Ayuntamiento se declaró desierto. Únicamente se presentó una empresa, pero su propuesta fue descartada por no cumplir las condiciones establecidas en el pliego del concurso«.

Además se enumeran las causas por las que se presentaron tan pocos candidatos cuando el Ayuntamiento decidió vender el club. «Un nivel de endeudamiento muy elevado (alrededor de 22 millones de euros) y la imposibilidad para captar nueva financiación; la probabilidad de aparición de pasivos ocultos ya que existen tres ejercicios sin auditar; la deuda a corto plazo con dificultad máxima para satisfacerla; y el hecho de que la cuenta de Pérdidas y Ganancias viene registrando pérdidas de manera recurrente todos los años, siendo muy complicado revertir esta situación, salvo que se ascienda a Segunda División A; para la temporada 2018/19 están previstas unas pérdidas superiores a los setecientos mil euros, con unos ingresos que superan ligeramente el millón de euros; y por último se recuerda que a esta delicada situación se añade que la plantilla lleva más de 3 meses sin cobrar las nóminas, lo que implica que los jugadores quedan libres, pudiendo resolver sus actuales contratos. Esta circunstancia se contrapone a uno de los objetivos fundamentales del club, el ascenso a Segunda División A como forma de poder hacer viable el club, ya que la sensibilidad de los ingresos a una categoría superior es muy significativa«.

Ante esta tesitura se asevera que «el club no es viable sin que el Ayuntamiento promueva medidas adicionales en el corto plazo que puedan reconducir la situación financiera para evitar la disolución y liquidación de la institución«. Esta crítica situación viene fundamentada por el hecho de que  «la situación económica-financiera del club presenta claras dificultades de viabilidad por su elevado endeudamiento y además la cuenta de Pérdidas y Ganancias está registrando pérdidas de manera recurrente en los últimos ejercicios«.

Es por ello que se recuerda que » el objetivo del presente trabajo no es valorar si el Recreativo de Huelva S.A.D es o no viable en el largo plazo, puesto que depende de la materialización de un hito deportivo como es el ascenso a Segunda División A (la probabilidad de que ocurra es difícilmente cuantificable). El objetivo es identificar el déficit de financiación que es necesario cubrir para garantizar la viabilidad del club en el corto y medio plazo e identificar un plan de acción que permita reducir la brecha de ingresos y gastos para evitar mayores aportaciones en el caso de que se prolongara el período de permanencia en Segunda División B. Se trataría, en este caso, de establecer las condiciones necesarias para que las probabilidades de reconducción financiera aumenten en las próximas temporadas«.

A continuación adjuntamos el análisis de necesidades financieras y del plan de viabilidad del Recreativo de Huelva, al que ha tenido acceso esta web.

SITUACIÓN PATRIMONIAL DEL RECREATIVO DE HUELVA.

«- Balance de situación.

La situación patrimonial del club, observando el último balance de situación auditado (temporada 2014/15), a falta de aprobación por el Consejo de Administración, es muy deficiente, ya que cuenta con un patrimonio neto negativo de 12.098.806,11 euros. En la medida que los resultados del ejercicio han sido negativos en los años sucesivos y no ha habido ampliaciones de capital, es evidente que en la actualidad su situación se ha deteriorado aún más.

En dicho período, el valor contable del activo alcanzaba un valor de 6.968.827,10 euros. Su principal partida era el activo no corriente, donde se incluye la concesión del estadio de fútbol. En todo caso, el principal problema es que el club, dada su complicada situación deportiva, no es capaz de generar ingresos suficientes (a través del uso de su principal activo, el estadio) siquiera para cubrir los gastos. En la reformulación de las cuentas que se está llevando a cabo puede cambiar tanto la forma de contabilizar el estadio, como el valor contable del mismo.

En todo caso, los elevados pasivos acumulados y las pérdidas recurrentes han llevado al club a tener un patrimonio neto negativo. Los pasivos del club en el balance 2014/2015 superaban los 21 millones de euros, siendo más del 85% pasivos corrientes. Por tanto, el fondo de maniobra (activo corriente menos activo corriente) era significativamente negativo (15,96 millones de euros), lo que ya mostraba la insostenibilidad financiera del club. Sin embargo, los esfuerzos realizados por el Ayuntamiento realizando un pago por terceros al club, a favor de la AEAT, ha permitido aliviar el calendario de vencimientos y, en consecuencia, que el club pueda continuar con su actividad.

Posición de endeudamiento.

La deuda total del club supera los 22 millones de euros. De ellos 3.314.172,74 euros han vencido en 2018, por lo que es imprescindible renegociar esta deuda -la mayor parte de estos acreedores son administraciones públicas-. Una vez solventada esta circunstancia, se dispondría de cierto margen de maniobra porque la deuda exigible para el periodo 2019-2021 tendría un calendario menos exigente que en 2018 (inferior a 3 millones de euros).

En todo caso, teniendo en cuenta que la tesorería es prácticamente nula, es necesario que el club encuentre una solución. Para ello, será necesaria una aportación de recursos adicional y que puede ir unida a una renegociación de parte de la deuda que vence en el más corto plazo. Y en paralelo, es fundamental solventar cuanto antes las deudas con el personal no deportivo y, especialmente, el deportivo para que el equipo afronte lo que resta de temporada con normalidad y pueda cumplir sus objetivos.

Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

Las últimas cuentas de Pérdidas y Ganancias auditadas son de 2014/2015, temporada en la que el club militaba en Segunda División A, por lo que no reflejan la situación actual del club. En cualquier caso, las sucesivas pérdidas que se han ido generando se han ido trasladando a un mayor endeudamiento.

Si analizamos el presupuesto previsto para la temporada 2018/2019, este refleja las dificultades que tiene un club de Segunda División B para generar ingresos. El importe neto de la cifra de negocios únicamente alcanzaría los 1.383.956,61 euros. Como es previsible, todas las partidas de ingresos son, en términos generales, inferiores en un equipo de Segunda División B que en un equipo de una categoría superior.

No obstante, la gran diferencia entre ambas categorías se encuentra en los ingresos por derechos televisivos. Mientras los ingresos por retransmisión apenas suponen 93.000 euros para el club en la temporada 2018/19, según datos de La Liga, en la temporada 2016/2017 los ingresos audiovisuales en Segunda División A iban desde los 4,7 millones de euros del UCAM Universidad Católica de Murcia C.F. hasta los 8,6 millones del Rayo Vallecano de Madrid S.A.D. Por tanto, para un club con una masa social como la del Recreativo de Huelva, los ingresos por retransmisión se podrían situar fácilmente, si consiguiese el ascenso a Segunda División A, próximos a los 6 millones de euros. Esta situación claramente podría permitirle afrontar el futuro con unas mayores garantías para la supervivencia del club. Igualmente, aunque en menor medida, un ascenso también supondría un fuerte incremento en otros ingresos como comercialización y publicidad que actualmente apenas suponen 280.000 y 50.000 euros, respectivamente.

Sin embargo, los gastos superan los 2 millones de euros (-2.119.815,17 euros). El mantener una plantilla competitiva en Segunda División B implica tener un gasto superior al millón de euros (-1.399.780,00 euros) y a ello hay que sumarle los gastos en personal no deportivo (-339.507,76 euros), servicios exteriores, cantera, desplazamientos, etc. Por tanto, el resultado final de la actual estructura de ingresos y gastos implica generar un déficit anual superior a los 700.000 euros (-735.858,56 euros).

En la medida que conseguir el ascenso a Segunda División A es un hito deportivo con una probabilidad binaria que está sometido a un elevado componente de incertidumbre, el continuar en los próximos años generando estas pérdidas sin finalmente conseguir el ascenso, supondrá aumentar la carga financiera con el Ayuntamiento, porque parece poco probable que un inversor privado invierta en un club con la situación financiera del Recreativo de Huelva.

PROYECCIÓN DE ESCENARIOS.

Escenario 1.

Se permanece un número prolongado de años en Segunda División B. Este escenario contempla que el club permanece en Segunda División B un número prolongado de años. Está previsto que el club genere en la temporada 2018/2019 unas pérdidas de 735.859 euros, ya que se ha formado una plantilla competitiva para luchar por los play-off de ascenso a Segunda División A y los ingresos continúan siendo muy reducidos. No obstante, en competiciones deportivas se puede constatar que un elevado presupuesto es condición casi necesaria, pero no suficiente ni mucho menos garantía de que se vaya a conseguir el ascenso (en estos momentos el club se encuentra en el 7º puesto de la clasificación a 5 puntos de situarse en zona de play-off).

A ello hay que unir la dificultad de conseguir el ascenso a Segunda División A, aunque se consiga jugar los play-off, si no se consigue ser primero de grupo durante la temporada. Para el primero de grupo (asumiendo que todos los equipos mantuvieran tienen las mismas probabilidades de ganar una determinada eliminatoria), las probabilidades de conseguir el ascenso a Segunda División A con del 75%, mientras que para los segundos, terceros y cuartos las probabilidades se reducen al 12,5%.

Por tanto, la alternativa de continuar manteniendo un gasto por la plantilla superior a los ingresos que genera el club supondrá continuar incrementando la deuda. Salvo que se consiga el ascenso a Segunda División A, se trata de una alternativa que implica un riesgo de no sostenibilidad del club.

Para minimizar este riesgo, la estrategia razonable pasa por, por un lado, elaborar una plantilla que suponga un menor coste con el objetivo de al menos mantenerse en Segunda División B y, por otro lado, ir aumentando los ingresos de forma progresiva a través de publicidad y búsqueda de patrocinadores para equilibrar la cuenta de Pérdidas y Ganancias. El Recreativo de Huelva cuenta con un componente histórico que le da una ventaja competitiva frente al resto de clubes y debería capitalizarlo con el objetivo de generar unos mayores ingresos.

Bajo estas premisas, las hipótesis que se han utilizado para la proyección del escenario 1 a partir de la temporada 2019/20 son las siguientes (para la temporada 2018/19 se considera el presupuesto previsto el club):

1) Los ingresos por entradas, abonados, derechos televisivos y otros ingresos permanecen en los mismos niveles que en la temporada 2018/19. Esta temporada los abonados se han aproximado a las 9.000 personas, por lo que parece complicado conseguir una cifra superior, más aún considerando que los precios de los abonos ya son muy competitivos.

2) En patrocinadores y publicidad los ingresos tendrían que aumentar, en total, 120.000 euros. Como se señalaba, dado el valor histórico del club, existe margen para mejorar los ingresos por estas partidas.

3) Los gastos en material deportivo y otros gastos (servicios exteriores, desplazamientos y cantera, fundamentalmente) se mantendrían estables en los próximos ejercicios

4) Los gastos en la plantilla se reducirían casi a la mitad, pasando a ser unos 700.000 euros. Consideramos que esta es una cifra que da unas probabilidades muy elevadas de mantenerse en la zona media de la tabla en Segunda División B e incluso, dependiendo de la fortaleza de los equipos del grupo, el objetivo tendría que ser aspirar a jugar los play-off de ascenso.

5) También habría que tratar de reducir los salarios del personal de oficina. En la temporada 2018/19 se situaría en 339.508 euros y se debería de tratar de ajustar para que disminuyesen hasta el entorno de los 300.000 euros.

En este escenario se conseguiría equilibrar la cuenta de Pérdidas y Ganancias en el corto plazo y no aumentaría el endeudamiento actual del club. Sin embargo, la permanencia en Segunda B imposibilitaría el repago de la deuda actual. En todo caso, desde el seno del club, se debería continuar con los esfuerzos para conseguir un aumento en los patrocinios (o nuevos inversores) que lleve los ingresos a un nivel que otorgase mayores probabilidades al club de conseguir el ascenso a Segunda División A para sanear su balance.

Escenario 2.

En la temporada 2019/20 se asciende a Segunda División A. En este escenario se considera asumir el riesgo de mantener una plantilla en Segunda División B para la temporada 2019/20 de un nivel similar al de la temporada actual -generándose nuevas pérdidas en el ejercicio-, pero que se consigue el ascenso en esa misma campaña. Lógicamente, la consecución del ascenso implica un aumento muy significativo de los ingresos, especialmente por los derechos televisivos. Las hipótesis que se han considerado han sido que para la temporada 2018/19 se mantiene toda la estructura de ingresos y gastos en niveles similares a los actuales. Para las siguientes temporadas se ha extraído información de un club con características similares al Recreativo de Huelva como es el Córdoba Club de Fútbol S.A.D, que además está supervisado por la LFP y está sometido a un férreo control de gastos:

1) Los ingresos por entradas pasarían de 95.000 euros a 350.000 euros.

2) El ingreso por abonados se triplicaría alcanzando 1.800.000 euros.

3) En derechos televisivos se considera que en la temporada 2020/21 se alcanzarían unos ingresos de 5.800.000 euros. Con la última información que disponemos (temporada 2016/17), los equipos que ascendieron a Segunda División A recibieron los siguientes ingresos: Reus 4,6 millones de euros, UCAM 4,7 millones de euros, Sevilla Atlético 4,8 millones de euros y Cádiz 5,5 millones de euros. En la medida que la masa social del Recreativo se asemeja más a la del Cádiz y que los ingresos probablemente han aumentado desde entonces, consideramos prudente la cifra de 5,8 millones de euros. En adelante, al considerar que el club se estabiliza en Segunda División A se asumen unos ingresos de 6,7 millones de euros, que son de los que actualmente refleja por esta partida el Córdoba Club de Fútbol.

4)  En marketing y patrocinadores los ingresos se elevarían desde 280.000 euros hasta 1.300.000 euros.

5) En publicidad los ingresos pasarían a alcanzar los 600.000 euros, desde los 50.000 euros actuales.

6) En otros ingresos se consideran 250.000 euros procedentes de Participaciones en Apuestas Mutuas Deportivas Benéficas.

7) Los gastos lógicamente se dimensionarían a un club de Segunda División A, asimilándose a los gastos del Córdoba. En todo caso, deberían estar sometidos a un control significativo con el objetivo de ser capaz de ir repagando la deuda.

Este planteamiento permitiría el pago de la deuda en un horizonte de medio plazo, ya que, generándose en torno a los 5 millones de euros anuales, entre las campañas 2024/25 o 2025/26 se podría haber hecho frente a todas las obligaciones existentes. No obstante, como se señalaba en el epígrafe anterior, el ascenso a la Segunda División A es muy complicado, y es obvio que para su materialización es necesario contar a favor con un componente del factor suerte. Siendo así, mantener una plantilla con un coste superior a los ingresos que se generan implica necesariamente aumentar la deuda del club y no poder asumir en el futuro la sostenibilidad del Recreativo.

Escenario 3.

En la temporada 2019/20 se consigue el ascenso a la Segunda División A y en la temporada 2023/24 se consigue el ascenso a la Primera División. Este escenario es similar al Escenario 2 con la única diferencia de que tras 4 años en Segunda División A se consigue el ascenso a la Primera División. En este supuesto, se daría un salto cualitativo, que permitiría sanear en su totalidad el endeudamiento del club, siempre que continuase un control riguroso sobre los gastos. El aumento de ingresos procedería en su mayoría de los derechos televisivos, que se prevé que serían en torno a los 38 millones de euros (cifra conservadora porque sobre esta cantidad fueron los ingresos de los recién ascendidos en la temporada 2016/17).

PLAN DE ACCIÓN Y NECESIDADES DE FINANCIACIÓN.

Las proyecciones de los escenarios anteriores nos derivan a dos alternativas bien diferentes:

1) Mantener una plantilla de un nivel salarial similar al actual, siendo insuficientes los ingresos y, por tanto, engordando el endeudamiento del club con el objetivo de que aumenten las probabilidades de ascenso del club -lo que redundaría en su viabilidad financiera, asumiendo el riesgo de insolvencia si no se alcanza el hito deportivo de mejorar categoría-.

2) Reducir el gasto de la plantilla a un nivel acorde a sus ingresos, de forma que no continúen aumentando las necesidades de financiación del club, aunque se reduzcan las probabilidades de ascender, pero que garanticen la continuidad del equipo.

La alternativa 1 conlleva riesgos elevados para los propietarios del club, sobre todo porque no garantiza el ascender desde una categoría tan compleja como Segunda B. Además, aunque no es el objeto de este informe, como el máximo accionista es el Ayuntamiento, desde un punto de vista jurídico las limitaciones legales pueden ser más restrictivas si las necesidades de tesorería que se satisfagan no se limitan al mínimo necesario para alcanzar el objetivo del interés común (el interés común existe al ser declarado un BIC y expropiarse las acciones con el objetivo de evitar la disolución del club).

Por lo tanto, una estrategia prudente llevaría a las siguientes actuaciones:

– Realizar aportaciones para que la plantilla cobre todas las cantidades que se le adeudan y el equipo pueda continuar compitiendo en la temporada 2018/19 y luchando por el objetivo de jugar los play-off. Al quedar libres los jugadores cuando llevan tres meses sin cobrar, el no solventar la situación actual de forma rápida y ágil podría desencadenar una salida de los jugadores (especialmente los de mayor valor) que imposibilitaría cumplir el objetivo.

Según las cotizaciones de las casas de apuestas en estos momentos las probabilidades de que el Recreativo de Huelva sea primero de grupo son únicamente de un 4% (1/25), aunque en esta cotización es muy probable que también esté impactando negativamente la situación actual entre club y jugadores. Sin embargo, si se solventa la situación con la plantilla, las probabilidades de jugar los play-off de ascenso son elevadas.

–  En caso de no ascender esta temporada, sería necesario realizar un presupuesto equilibrado de acuerdo a los ingresos del club en las próximas temporadas, con el objetivo de que las inyecciones que tenga que realizar, en su caso, el Ayuntamiento sean lo más reducidas posibles, más si cabe, cuando:

1) Se observa que, en los dos últimos años, algunos de los clubes que han ascendido tienen presupuestos inalcanzables a día de hoy para el Recreativo de Huelva, especialmente, los de aquellos clubes recién descendidos de Segunda División A que reciben apoyo por parte de la LFP al dejar de formar parte del fútbol profesional. A modo de ejemplo: el Albacete en la temporada 2016/2017 contaba con un presupuesto en el entorno de los 2,3 millones de euros, el Mallorca en la temporada 2017/18 con un presupuesto ligeramente por debajo de los 5 millones de euros o el Elche, también en la pasada temporada, con un presupuesto en torno a 3,5 millones de euros (aunque en algunos casos una parte relevante del presupuesto iba destinada a pagos a Hacienda y créditos privilegiados).

2) Cada vez son más los grupos inversores que están invirtiendo en la Segunda División B con el objetivo de conseguir el ascenso al fútbol profesional y ello supone un aumento de la competencia por conseguir el ansiado ascenso.

3) La Segunda División B está poblada de equipos filiales, concretamente diecinueve en la temporada 2018/19, cuatro en el grupo IV (Granada B, Sevilla B, Almería B y Málaga B). Este es un hecho que desvirtúa la competición, ya que son equipos que dependen financieramente del primer equipo y les da la posibilidad de contar con jugadores que sería imposible si su salario tuviese que sufragarse con los ingresos generados en Segunda División B.

–  Hacer esfuerzos adicionales para monetizar mucho más la masa social y el valor cultural que tiene el club tratando de capitalizar su valor como decano del fútbol español. El objetivo para conseguir la viabilidad financiera del club es conseguir el ascenso a la Segunda División A y hay que tratar de conseguir patrocinios premium que pongan al club en un nivel de ingresos que permita confeccionar una plantilla más competitiva, aumentando así las probabilidades de ascenso.

Renegociar vencimientos con algunos acreedores. El Ayuntamiento debe limitar la aportación que realice a evitar la disolución del club y, por lo tanto, debe tratar de negociar el diferimiento del pago con aquellos acreedores para los que sea factible esta posibilidad (empresas, efectos acordados y LFP, según informa el club).

Bajo estas premisas, para ser viable a corto plazo, consideramos que el club debe recibir aportaciones (utilizando una alternativa legal que sea conforme a la normativa vigente) que garanticen financiar, al menos, el déficit generado en esta temporada, y los vencimientos de deuda, no sólo del año 2018 -ya prácticamente agotado-, sino también la que vence en 2019.

Bajo los términos del escenario que consideramos más prudente (escenario 1: en la temporada 2019/20 se conseguiría equilibrar la cuenta de Pérdidas y Ganancias), planteamos dos alternativas que dependerán de la capacidad del club para aplazar los pagos con todos aquellos acreedores que es posible negociarlo: empresas, efectos acordados y LFP con el objetivo de minimizar la aportación que se vaya a realizar:

-Alternativa 1: se renegocia la deuda con los acreedores antes mencionados, de modo que se desplaza con pagos iguales durante los próximos 3 años (2019-2021).

-Alternativa 2: se renegocia la deuda con los acreedores antes mencionados, desplazándose todos los pagos a un plazo superior a 2021.

Por tanto, habría que inyectar al club hasta 3.809.594,38 euros de darse la alternativa 1, pero las aportaciones necesarias podrían reducirse hasta 2.972.089,88 euros si el club consiguiera aplazar los pagos con las empresas acreedoras no incluidas en el concurso, la LFP y efectos acordados, tal y como se ha descrito en la alternativa 2.

La distribución (si el club consigue desplazar los pagos según la alternativa 2) iría a sufragar el déficit de la temporada 2018/19 (735.859 euros) y a pagar la deuda con Hacienda y la Seguridad Social de 2018 y 2019, los 503.000 euros debidos a la RFAF necesarios para mantener la categoría, las cantidades debidas al personal deportivo y no deportivo, el importe establecido en el concurso de acreedores para este año y el próximo y las cantidades pendientes para 2019 con el Juzgado de lo Social.

En cualquiera de los dos casos, la aportación finalmente dentro realizada evitaría la disolución del club y estabilizaría provisionalmente su situación financiera para afrontar la temporada 2019/20, pero si en dicha temporada o en las sucesivas no se consiguiera el ascenso a Segunda División A, escenario más probable que el de mejorar la categoría, el club necesitaría nuevas aportaciones -del ayuntamiento o de un posible inversor privado-. Con el objetivo de minimizar estas aportaciones, resulta determinante poner los máximos esfuerzos posibles en conseguir aumentar los patrocinios premium, para generar los ingresos suficientes que permitan hacer la plantilla más competitiva y aumenten las probabilidades de ascenso.

La opción más propicia, y probablemente la alternativa más interesante para el Ayuntamiento, sería la compra del club por algún grupo inversor que asumiera toda la deuda. No obstante, esta opción se antoja poco probable, si no se soluciona previamente la situación de deuda reseñada, porque existen muchos clubes en la Segunda División B con reducida deuda que, con una inversión muy inferior a la requerida para adquirir el Recreativo, facilitan conseguir la propiedad de un club en esta categoría con el objetivo de alcanzar el ascenso al fútbol profesional.

error: Todos los derechos están reservados.