Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Monteagudo «El que conoce mi trabajo sabe que hay cosas bien hechas»

Alberto Monteagudo defendió su trabajo en el Recre (Manu López)

El ex del Decano reconoció que «el entrenador es el máximo responsable y al final cuando un jugador no rinde tiene mucha culpa, pero el entrenador también porque no ha conseguido sacarle ese rendimiento», añadiendo que «los grupos no son fáciles de engranar, cada uno es de su padre y de su madre, y al final nos costó un poco eso». Monteagudo es de la opinión de que «hicimos muchas cosas bien hechas. Lo que pasa es que no asciendes y en el fútbol al final todo se resume al resultado. Pero hay un trabajo detrás y una manera de ver las cosas. Es verdad que el aficionado lo que quiere es ganar y si no se gana la sensación que no tienen no es buena».

El exentrenador del Recreativo de Huelva, Alberto Monteagudo, repasó la actualidad del club decano en una entrevista concedida a Onda Cero Huelva. El técnico manchego habló de lo que espera la próxima temporada, resaltando que «a nivel individual los equipos que tengan un empresario o un equipo que lo compre una persona con mucho dinero y quiera apostar se va a notar una diferencia muy grande con el resto. Lo que llamamos equipos de la zona media para abajo, van a tener menos dinero del que tenían, menos socios y sin nadie en los campos. Los equipos que tengan una masa social importante van a notar los cambios porque el calor de los aficionados no lo va a tener en los primeros meses de liga«.

También añadió que «al Recre lo veo bien porque tiene algo que no tiene nadie, su afición. Si el Recreativo es capaz de hacer 6.000 o 7.000 abonados, sin poder ir seis meses al campo, dará que hablar. Ser del Recre es un sentimiento diferente. En Huelva todo el mundo es del Recreativo y ven el fútbol de una manera diferente. Eso en Huelva no va a cambiar y hace que sea un equipo muy vivo«.

Repasó la temporada en la que estuvo hasta el mes de febrero, reconociendo que la decepción se produjo porque «se juntaron muchas cosas. Se veía de un año espectacular y las expectativas eran súper altas. De un equipo que queda campeón se van 17 futbolistas y hay que conformar un equipo nuevo. Costó mucho armar el equipo y luego hubo lesiones que nos perjudicaron. Rubén Cruz en verano estaba espectacular y se lesionó, y ya no volvió a coger esa forma que tenía de principio y con Borja pasó igual, hemos tenido cositas pequeñas que no nos han hecho tener esa regularidad. Éramos capaces de lo mejor y de lo peor, en el que no se pudo dar continuidad a un bloque. Todo eso ha hecho que la temporada sea mala«.

«No se nos pasó por la cabeza la posibilidad de descender y al final el equipo venía de perder 0-2 en casa con el Mérida y metió tres goles en siete minutos. Al final empatamos a tres, pero eso no es de un equipo que está muerto. Perdimos puntos en el minuto 90 como ante el UCAM, no era propio de un equipo que está muerto y va a la deriva. Faltaba terminar la temporada, sentarnos y ver como se estaba a nivel mediático y de presión con respecto al entrenador y si estaba el entrenador con fuerza de volver a repetir y si el club seguía con confianza en el entrenador. Para eso firmé dos años. Si no por mis circunstancias de verano no habría venido«.

Un grupo «difícil de engranar»

Alberto hizo autocrítica a la hora de indicar que «las máximas culpas las tiene el entrenador, entre otras cosas porque está en su casa. Un entrenador cuando es cesado, bastante culpa lleva ya porque se tiene que ir a su casa. Pero el fútbol es de todos, es de la dirección deportiva, es de los presidentes, es de los jugadores… Es una suma de todo. El entrenador es el máximo responsable y al final cuando un jugador no rinde tiene mucha culpa, pero el entrenador también porque no ha conseguido sacarle ese rendimiento«.

«Los grupos no son fáciles de engranar, cada uno es de su padre y de su madre, y al final nos costó un poco eso. Evidentemente las cosas no han salido como quería, pero el que sabe como trabajo y el que ve mi día a día, y sabe como estudio los rivales, y el que conoce mi trabajo sabe que hay muchas cosas bien hechas. Y también cosas que no están bien. El que me firma en Segunda A no es por casualidad, sino porque me busca y son dos campeonatos de invierno en Cartagena, pasamos una eliminatoria y nos toca el Barça, nos elimina de milagro y al final ascienden. Al siguiente pasamos tres eliminatorias de Copa e hicimos muchas cosas bien hechas. Lo que pasa es que no asciendes y en el fútbol al final todo se resume al resultado. Pero hay un trabajo detrás y una manera de ver las cosas. Es verdad que el aficionado lo que quiere es ganar y si no se gana la sensación que no tienen no es buena«, sentenció.

Licencia Creative Commons

error: Todos los derechos están reservados.