Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

Nadar y nadar para morir ahogado en la orilla

El Atlético Onubense desciende de categoría tras perder por 1-0 en el envite decisivo ante el Guadalcacín. Además, la jornada tampoco le favoreció, salvo por el resultado del Alcalá, que junto con el Castilleja acompañarán a los canteranos en la División de Honor.

Se confirmó el peor de los escenarios posible. Los de Jesús Vázquez se ganaron con esfuerzo, trabajo y victorias la posibilidad de encarar la última jornada del grupo X de la Tercera División dependiendo de si mismos. Pero la dureza del rival y el hecho de acudir con bajas sensibles en todas las líneas (a destacar las de Cerpa, Díaz y Vargas, tres habituales titulares) fueron adversidades demasiado fuertes para un equipo que ha sabido representar con dignidad el escudo y el club que representan. Muchas veces dando más de lo exigible, en una temporada plagada de adversidades y problemas derivados de la situación de un club que no les puede respaldar económicamente, y que en materia de material, equipo e instalaciones tiene que hacer auténticos milagros en el día a día.

Tras el mazazo que supuso la derrota ante el Sevilla C, muchos enterraron las opciones de los canteranos antes de tiempo. A base de orgullo, trabajo y esfuerzo consiguieron voltear la situación, llegando a sumar tres victorias seguidas, muchas de ellas con tintes épicos. Pero no bastó con ello y al final se ha caído ante un Guadalcacín que supo hacerse fuerte en su terreno de juego.

La irregularidad de una temporada con dos entrenadores (Juanma Rodríguez y Jesús Vázquez tras la dimisión del primero) ha pesado y los canteranos tendrán que luchar en una categoría de reciente creación, ya que hace dos campañas militaron en la antigua Andaluza. Ahora, en la División de Honor tendrán al Alcalá y Castilleja como compañeros de viaje que también han descendido. Allí le esperarán clubes onubenses como el Isla Cristina, la Olímpica Valverdeña el Cartaya y La Palma, además de clubes de la zona de Sevilla, Cádiz y Córdoba como pueden ser el Antoniano, el Pozoblanco o el San Roque, entre otros.

El hándicap que manejará el club de cara a la próxima campaña es evidente, el salto del filial al primer equipo será mayor, pero desde la dirección deportiva se dejó claro que no supone un problema. Muchos jugadores ya no seguirán la próxima campaña en el filial, pero es el sino de la cantera. Será el momento de apostar por la base actual del equipo amater, junto con la generación que llegará del Juvenil A. Talento en la cantera hay de sobra. Ahora el reto está servido.

Fotos cedidas por Recreativismo.com.

Licencia Creative Commons