Albiazules.es | Recre | Recreativo de Huelva

«Seguimos en el barro y para salir hay que creer en una idea»

El entrenador del Recreativo de Huelva, Alberto Monteagudo, indicó en rueda de prensa que «Zamora y Zambrano creen en mí y entienden que el proyecto está por encima de un resultado, de dos o de tres».

Alberto Monteagudo, el técnico del Recre, ha atendido a los medios de comunicación después del entrenamiento de esta mañana e instantes antes de partir en autobús a Villarrubia con una convocatoria formada por 19 futbolistas. Ha comenzado hablando de la posibilidad de salir de inicio con los tres centrales que tiene en su plantilla, Morcillo, Diego Jiménez y Borja García.

«Lo he valorado porque al cien por cien de su nivel tenemos tres grandes centrales. Lo tengo en la mente y es una manera de conseguir esa solidez que buscamos. Si no encajamos gol, estamos muy cerca de ganar el partido porque siempre estamos cerca de hacer nosotros alguno. En San Fernando nos sentimos cómodos con ese sistema pese a perder«, señalaba en declaraciones recogidas por Huelva24.com..

Y también daba el manchega pistas de que Rubén Cruz podría volver a la titularidad después de mucho tiempo sin hacerlo: «Creo que Rubén Cruz puede jugar en cualquier campo. Es un delantero centro de área y rematador, al que yo ya he tenido en otros equipos. En verano, en cuanto llegó, se ganó un poco a la gente porque en los cuatro ratos que jugó fue el máximo goleador en la pretemporada. Es un tío que está acostumbrado a meter goles y que tiene ascensos en su currículum, como en el Albacete donde marcó 27 goles en liga. Es un futbolista que en cualquier momento en el que esté bien puede jugar, y puede hacerlo solo o acompañado. Es un campo que tiene unas circunstancias especiales por dimensiones y por el bote del balón y la velocidad si está mojado. Podría venirle bien jugar, pero también a cualquier otro tipo de futbolista, como a Quiles o a Chuli con la ratonería que tiene. Pero evidentemente si Rubén cada día esté mejor puede jugar en cualquier campo. Cada día está mejor. Yo hablo con él y es verdad que estoy acostumbrado a verlo, tanto cuando yo lo he tenido como en otros equipos, siendo titular desde el primer momento y eso se nota un montón por la competitividad que te da el jugar cada domingo con centrales que te aprietan y el ganarte tu espacio dentro del área. Lo veo mejor y podría jugar ya desde el inicio porque necesitamos que vaya cogiendo su ritmo. Necesitamos a todos los futbolistas al cien por cien, y más en un escenario como ese, en el que hay que tener chispa en todo momento«.

Curiosamente el Decano está obteniendo peores resultados ahora que tiene su enfermería casi vacía que cuando la tenía poblada en el inicio liguero. Al respecto, comentaba que «el fútbol tiene esta ilógica y estas cosas que no entendemos y es verdad que pensábamos que cuando tuviésemos a más futbolistas disponibles íbamos a ganar más partidos. Es verdad que hemos funcionado mejor cuando hemos tenido más bajas, pero creo que cuantos más jugadores tengas más opciones y en mejores condiciones vas a tener más posibilidades desde el banquillo de hacer un once más competitivo. Esperemos que sólo sea una circunstancia y a partir de ahora mejoremos desde el resultado, que lo necesitamos, y seamos lo que queremos ser«.

Sobre la urgencia que tiene el Recre de lograr los tres puntos este sábado en su visita al Villarrubia, el preparador del Decano argumentaba que «estamos en la jornada 11 y vamos a hacer 12 partidos, por lo que queda un montón de tiempo. Este partido es importante sobre todo para la confianza de los jugadores porque somos un equipo que desde el principio queremos estar en la zona alta y vivir en una zona para la que estamos hechos, para ilusionarnos y para llegar al momento justo en la posición que queremos y luego dar un zarpazo. Pero no ganar enciende las alarmas de que te estás metiendo mucho más abajo que arriba. Pero la pasada temporada el Recre estaba en una situación similar a la de ahora y luego estuvo 22 partidos seguidos sin perder, aunque eso es algo muy difícil de repetir. Con eso quiero decir que nosotros tenemos que focalizar cada domingo como si esos tres puntos fueran los más importantes del año. No podemos meternos más presión después de haber perdido tres partidos seguidos, que al final el futbolista puede hacerse daño o pequeño. Necesitemos que la gente sienta el calor de que la gente esté con ellos y al final estemos donde nos merecemos, que esperemos que sea arriba«.

Sobre el hecho de que sus jugadores estén elogiando su sistema de juego pese a que los resultados no acaban de llegar, Monteagudo decía que «son futbolistas que tienen fútbol y calidad y se sienten identificados con esa manera de enfocar los partidos siendo protagonistas. Creo que nos falta ser más prácticos y más listos durante el partido. A veces necesitas jugar más largo en el inicio del juego y eso nos está pasando al revés: nos abrimos, nos aprietan y lanzamos el balón largo pero no cogemos el rechace para empezar a jugar. Nos falta encauzar ese tipo de salida de balón, y a partir de ahí que salga la gente de talento que la tenemos. Yo a los futbolistas los veo convencidos de esta idea de jugar, pero necesitamos crecer desde la solidez y desde el resultado aunque intentemos jugar al fútbol bien«.

El Villarrubia marcha penúltimo en la tabla y es un recién ascendido humilde pero el míster albiazul avisa de que «es un partido difícil, como lo son todos. Allí no ganaron ni el Córdoba ni el UCAM. Son partidos de entender bien lo que requiere ese campo, de mucha pelea, de muy buen juego aéreo y balón parado, de entender cuando puedo hacer un toque corto o un balón largo. Yo empecé a entrenar en un campo así, en el Lucena, y a los rivales les costa mucho enfrentarse a nosotros y creo que fuimos el segundo mejor equipo en casa esa temporada. Son campos en los que la pelota corre mucho si está mojado el césped. Sabemos todo eso y vamos a intentar que no nos sorprendan en eso. Hemos entrenado en esa superficie esa semana e intentaremos crearle peligro al Villarrubia. En su casa no han ganado, pero en ese campo en cualquier jugada te complican. Ellos no han acabado de hacerse fuertes en casa pero el otro día iban 0-3 con la Balona y quedaron 2-3 y casi empatan. En ese campo con un poquito de contundencia y pillería te crean un problema. Ellos tienen algunas bajas, pero intentan jugar al fútbol. Arriba tienen chispa y en su campo se asocian bien. No debemos dejarles correr y habrá que estar muy concentrados sobre todo en nuestra última línea para que no nos pillen por velocidad. Y atrás pueden dejar espacios entre líneas y debemos buscarles las cosquillas«.

Por último, Monteagudo hacía hincapié en que siente todo el apoyo de la dirección deportiva y el consejo de administración del Decano: «Zamora, que es el director deportivo, cree en mí y ha creído en mi siempre. Entiende mi manera de plantear el juego y sabe de fútbol y lo que está pasando en los partidos. Y Zambrano lo mismo. Entienden que el proyecto está por encima de un resultado, de dos o de tres. Estamos construyendo una manera de jugar y a partir de ahí creciendo. La gente se acuerda del año pasado pero seguimos en el barro, y para salir de él hay que creer en una idea y sumarle cosas. Aún así a veces no pasa, pero dando bandazos es más difícil. Si no subes este año, a lo mejor sumándole tres o cuatro cosas más puedes conseguirlo. Esa es la idea, pero el fútbol es caprichoso y nadie podía pensar que íbamos a llevar cinco semanas seguidas sin ganar cuando el equipo, sin estar a un nivel muy alto, había ganado partidos, había logrado tres triunfos seguidos y estaba en la parte alta«.

error: Todos los derechos están reservados.