Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

“Siempre he puesto mi cargo a disposición del club”

Entrada leída 1092 veces.

Zamora fue claro y conciso al reconocer que “le he planteado a los directivos y al presidente que si querían prescindir de mí lo entendía perfectamente porque ya habían hecho el esfuerzo de haberme renovado con la primera lesión. Ellos son los que han optado porque siga porque ven que puedo ayudar. Siempre he puesto mi cargo a disposición del club porque lo entendía perfectamente puesto que no estaba rindiendo dentro del campo, que es lo que un club de fútbol quiere”. De su estado físico aseguró que “quiero recuperarme y volver. Ahora no pueden hacerme ficha y además también estoy pendiente de unos resultados. El sábado me hago la última resonancia y espero que después me den los resultados y ya pueda decidir si continúo jugando al fútbol o tengo que dejarlo”. A nivel institucional reconoció que “una campaña de salvación sería imposible otra vez” y que “en esta última huelga he echado en falta que hubiera habido más comunicación”.

Juan Antonio Zamora concedió una amplia e interesante entrevista en Huelva24.com. El defensa central habló de su situación en el equipo y su futuro, destacando que “hasta hace poco había pensado de mi futuro porque soy un jugador que me exijo mucho a mí mismo. Y caer en una lesión grave con la edad que tenía, ya 30 años, fue duro, pero ves ejemplos como los de Asenjo o Ronaldo, y te ves vídeos como los de Víctor Valdés, y aunque es verdad que muchos de ellos no dejan de ser los mismos no deja de ser motivador para que te des cuenta de que se pueden superar las lesiones graves. Yo sabía que me podía recuperar perfectamente y lo hice de la primera, con la mala fortuna de que después recaí. Incluso pensé que estaba a un mejor nivel cuando me recuperé, ya que comencé jugando bien los primeros partidos de la temporada con José Domínguez, pero tuve la mala fortuna de recaer en el partido en casa contra el UCAM Murcia. Tengo un psicólogo dentro de mí que me ha hecho despertar y ver las cosas de diferente manera“.

De su segunda lesión recordó que “fue otro palo muy duro que me hizo afrontar las cosas de manera distinta y a partir de ahí traté de aportar mi granito de arena ayudando a los más jóvenes en el vestuario. Siempre he tenido devoción por ellos y he intentado hacer lo que no hicieron conmigo. Y después tuve otra vez la mala fortuna de recaer por segunda vez de la lesión en otra pretemporada con Alejandro Ceballos en el banquillo. Me fastidié la otra rodilla y ya van siendo un cúmulo de lesiones que te hacen pensar“.

De todas formas dejó claro que “lo último que haría sería dejar el fútbol. Por ahora no me lo planteo, aunque yo sí que le he planteado a los directivos y al presidente que si querían prescindir de mí lo entendía perfectamente porque ya habían hecho el esfuerzo de haberme renovado con la primera lesión. Ellos son los que han optado porque siga porque ven que puedo ayudar. Siempre he puesto mi cargo a disposición del club porque lo entendía perfectamente puesto que no estaba rindiendo dentro del campo, que es lo que un club de fútbol quiere. Pero son gente del fútbol y creo que me están reconociendo también la labor que hago dentro del vestuario y han querido que siga y seguiré hasta que ellos quieran“.

A pesar de todo, Zamora indicó que “quiero recuperarme y volver. Ahora no pueden hacerme ficha y además también estoy pendiente de unos resultados. El sábado me hago la última resonancia y espero que después me den los resultados y ya pueda decidir si continúo jugando al fútbol o tengo que dejarlo. Lo que no voy a poner en juego va a ser la salud. Creo que lo he dado todo por las camisetas que he vestido. Lo podría haber hecho mejor o peor, pero nunca me he metido en un vestuario sin decir que podría haber hecho mucho más. Ojalá pueda volver a ponerme las botas porque es la ilusión que tengo, aunque sea para un partido amistoso, pero sé que es complicado y que tengo muy afectado el tendón. Hay que confiar en que no se regenere, porque eso al final requeriría llevar una prótesis al cabo de los años. Y una persona tan joven como yo con una prótesis sería complicado porque tengo a mis niños y me gustaría seguir jugando con ellos y hacer vida normal. Pero bueno, ese es el peor de los casos y esperemos que no sea así“.

Llegado el caso de que tuviera que retirarse, su ilusión sería “seguir en el fútbol. Me apasiona el mundo de los niños y no me gustaría que me consideraran como un ex futbolista. Siempre llevaré el futbolista dentro y me gustaría seguir vinculado. Tengo muchas ideas, he hecho el curso de entrenador y me estoy formando también en el tema de metodología de la cantera. Con Jesús Vázquez estamos yendo a unos cursos en Sevilla que promociona la AFE y me encanta formarme y me apasiona el mundo del fútbol. Es un estilo de vida que eliges cuando eres pequeño y me gustaría seguir inculcando lo que yo he vivido o lo que me gustaría que me hubiesen enseñado. Está claro que si aquí me ofrecieran algo estaría encantando. En Huelva tengo una estabilidad muy grande con la familia desde el primer día en el que llegué a la ciudad. Me han acogido increíblemente bien, tengo a mis niños en el colegio súper adaptados. A mi tierra es complicado volver porque yo soy de Murcia y mi mujer de Soria y a cada uno le va a tirar volver a uno de los dos lados. Lo que quiero es seguir ligado al mundo del fútbol, y si fuese aquí sería genial porque tengo conocimiento de cómo funciona el club y de las necesidades que puede llegar a tener, pero si no también le estaría muy agradecido al Recre por la oportunidad que me ha dado de estar aquí todos estos años“.

El día a día de la plantilla y el futuro del club.

Zamora también destacó que “en el día a día de la plantilla sí que hemos cambiado ciertas cosas. Por ejemplo, el año de Oltra todos los días cuando desayunábamos se hablaba de temas de impagos o del césped, y ahora estos temas se han vuelto una normalidad. Claro que todos queremos que se arreglen cuanto antes, pero creo que la labor que estamos haciendo los más veteranos en el vestuario es la de intentar que se obvien esos problemas y motivar a la gente de otra forma para que eso se vaya olvidando. Sabemos que la Ciudad Deportiva está en malas condiciones, pero sólo hay que ver que equipos de Primera División como el Éibar hasta hace poco estaban entrenando sin Ciudad Deportiva en césped artificial. Así que eso no nos debe servir como excusa, y además está sirviendo para que el club se vaya acercando más a la provincia, ya que estamos entrenando en Cartaya o en Lepe, ciudades en las que a veces nos quedamos a almorzar los jueves, y pienso que al final eso hace la unión en el vestuario, que es muy grande y nos va a ayudar para salvar esto“.

En cuanto al futuro próximo del club, el futbolista del Recre tiene claro que “una campaña de salvación sería imposible otra vez. Esto es como si a tu hijo le compras una bolsa de gusanitos, la tira y después te pide dinero para comprar otra. Pero yo tengo mucha confianza en los pasos que se están dando. Es verdad que nos los están explicando y la situación no es como era antes. Ahora nos dicen las cosas, creemos en ellas y se están cumpliendo. Antes ponían una fecha y sabíamos que se hacía con buena voluntad, pero cuando llegaba esa fecha no sucedía nada. Ahora mismo no se dan fechas y los pasos se están cumpliendo. Nos gustaría que todo fuese mucho más rápido, pero es lo que hay. Tenemos confianza plena en lo que se está haciendo y en la gente que lo está haciendo. Coincido con la opinión del alcalde de que el Recre no va a desaparecer, pero sí que creo que si hubiese un descenso deportivo todo sería mucho más difícil. Aunque el club no desaparecería, pienso que con la deuda que el Recre tiene militar en Tercera División sería un desastre y casi la muerte. Creo que lo tenemos en nuestra mano y tenemos que exigirnos. Si el club tiene que desaparecer, que no sea por lo deportivo, así que somos conscientes de que tenemos que seguir dándolo todo y sacar esto adelante“.

El culebrón de Ceballos y la huelga de trabajadores.

También habló de todos los problemas que se originaron con la llegada de Alejandro Ceballos en el último día de la pretemporada. De todo ello dijo que “entró en una situación complicada porque nosotros ya habíamos hecho toda la pretemporada con Pavón. Además, se oía que Berges iba a ser el entrenador y todo estaba sólo pendiente de la venta del club. Ceballos llegó a última hora y nos sorprendió a todos, pero nosotros nunca hemos escondido nada y lo que sentimos se lo contamos a él el primer día de entrenamiento. Pero desde el día que llegó hasta el día que se fue nuestra disponibilidad hacia él fue máxima en todos los aspectos. Él se la jugaba en cada partido porque iba a estar mirado con lupa y no entiendo mucho su posición cuando se va de aquí. Creo que sabía las dificultades que estaba pasando la plantilla, y si él realmente se hubiera considerado futbolista o entrenador y hubiese tenido otro tipo de cariño habría aceptado otras condiciones y no hubiese puesto tantos límites. No sé realmente como fue la negociación, pero sí que tienen garantizado cobrar, como nosotros, en su caso por el Colegio de Entrenadores. Así que creo que él sabía perfectamente la situación en la que estaba la plantilla y como entrenador no le gustaría que le hiciesen eso en otro equipo. Es el único pero que le puedo poner a Ceballos, porque como persona mi trato con él ha sido magnífico y he compartido muchas cosas con él y muchas inquietudes y desde mi sitio le he intentado ayudar en lo que me pidiera. Creo que nos podría haber facilitado más cosas a la plantilla, no al club o al Ayuntamiento, que no sé con quién de los dos estaba peleado, pero sí a los jugadores, que éramos los que estábamos sufriendo“.

Por último fue preguntado por la huelga de trabajadores y su papel. Así, Zamora reconoció que “los trabajadores han sido el sostén del club durante mucho tiempo. La labor que desempeñaron con anterioridad, pese a que sabían que no iban a cobrar porque Pablo Comas dijo que no tenía un duro y que no se le iba a pagar a nadie, fue muy importante. Ellos siguieron al pie del cañón y trabajando abriendo las taquillas y haciendo mil actos y mil cosas para que alguien les escuchara sin ningún tipo de repercusión. Creo que es duro porque llegas a casa y ves a tu familia… Se han tirado dos Navidades con recursos mínimos y pasando auténticas dificultades. Nosotros desde nuestra posición siempre hemos estado intentando ayudar, aunque sí que es verdad que en esta última huelga he echado en falta que hubiera habido más comunicación. Si hoy estamos aquí no es sólo gracias a la campaña de salvación sino también a los trabajadores del club. Han sido un pilar básico para que ahora estemos como estamos“.

Licencia Creative Commons