Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Juanma Rodríguez habla de la difícil realidad del filial

Entrada leída 961 veces.

El técnico del Recre B dejó claro que “ser competitivos desde agosto con 14 chavales es un imposible”, por lo que resalta que “necesitamos incrementar el número de jugadores porque tenemos muchas carencias”. Lamentó que “llevamos desde agosto con 14, 15 y 16 como máximo, con todo lo que tiene de por si un año como sanciones o lesiones. De hecho en los dos o tres últimos meses llevamos con 11 o 12 jugadores”. También destacó las dificultades de una plantilla que no cobra, lo que conlleva un gran esfuerzo por parte de sus familiales, aunque tiene claro que “es algo que los futbolistas han asumido de primera hora con mucha gallardía y con mucho tesón, y con mucha profesionalidad lo llevan”.

A la finalización del partido contra el Arcos, Juanma Rodríguez atendió a Albiazules.es El entrenador del filial albiazul analizó lo ocurrido, destacando que “ha sido un partido por fases muy igualado y hasta el tercer gol, que ha sido un regalo, he tenido la sensación.. El partido, ellos nos han llegado dos veces y sabemos del potencial que tienen, pero creo que nosotros hemos llegado, hemos intentado y aunque no han sido ocasiones demasiado claras, si es cierto que hemos tenido y en la primera parte algo más que en el segundo. De ellos, tengo la sensación de que en dos buenas llegadas nos han hecho el marcador que reinó en el resultado“.

También destacó el poco tiempo que había pasado cuando el equipo encajó el primer gol. “Es nuestra asignatura pendiente. Toda la semana trabajando las acciones a balón parado, viendo los movimientos e intentando neutralizarlos, pero creo que ha habido un resbalón, que por desgracia otra vez nos pasa. Otra vez no hemos estado lo suficientemente intensos al principio del partido y es muy difícil ante un líder, que a los 5 minutos ya ir con el resultado en contra. Después del gol, el primer tiempo ha sido muy competido y por nuestra parte hemos estado muy bien. Y el segundo tiempo me ha gustado menos, hemos perdido esa intensidad y ese fuelle del primer tiempo“.

En cuanto a la necesidad que tiene el equipo de reforzarse en el mercado invernal, el entrenador onubense aseguró que “nosotros necesitamos reforzar al equipo desde agosto porque desde entonces tenemos una plantilla de 14/15 jugadores. Desde que ha empezado el año no he podido dejar a un futbolista, como todo entrenador quiere, sin convocar. Eso sería muestra de tener competitividad en el puesto. Llevamos desde agosto con 14, 15 y 16 como máximo, con todo lo que tiene de por si un año como sanciones o lesiones. De hecho en los dos o tres últimos meses llevamos con 11 o 12 jugadores. Esa es la realidad de este filial, que creo que con mucha honradez y por parte de los chavales, con una entrega incuestionable y unas ganas de trabajar tremendas, pero evidentemente necesitamos reforzarnos. Necesitamos, cuantitativamente, incrementar el número de jugadores porque tenemos muchas carencias“.

A este respecto añadió que “el club sabe lo que estoy diciendo y lo sabemos todos. El club sabe de sobre cuál es la realidad del amater de este año. Lo sabes desde el primer día, porque desde el primer día sabemos cuál es la configuración de la plantilla y sabemos cuáles son las necesidades. Evidentemente, pretender que una Liga de 10 meses pueda competir y ser competitivos, como creo que este equipo está intentando hacer en muchos momentos y partidos. Pero ser competitivos desde agosto con 14 chavales es un imposible. Estamos intentando un imposible y la mala situación del club nos impedía en el pasado firmar, porque teníamos suspendidos los derechos y si se abre, pues luego habrá problemas económicos que impidan acceder a un determinado tipo de jugador. Pero el club es consciente de que es muy complicado lo que estamos intentando“.

Por último habló de las situaciones extradeportivas que tienen que sortear, como los impagos o el estado de las instalaciones. “No sé cuánto tiempo llevan los chavales sin recibir sus gratificaciones, con el esfuerzo que eso conlleva detrás de ellos por parte de su familia. No sé cuanto se les debe, pero sin duda es algo que también nos lastra. Pero pienso que siendo un mal grande, es algo que los futbolistas han asumido de primera hora con mucha gallardía y con mucho tesón, y con mucha profesionalidad lo llevan. Lo que no llevamos es lo otro, las condiciones en las que entrenamos o en la que vamos a competir, un partido y otro, sin gente suficiente en el banquillo o sin gente suficiente para competir los puestos“.

Licencia Creative Commons