Albiazules.es | Información | Opinión | Recreativo de Huelva

Pavón habla del pasado, presente y futuro del Recreativo

Entrada leída 654 veces.

El técnico del Decano concedió una entrevista a los compañeros de Huelva24.com, que desglosamos a continuación.

- De manera un poco cronológica, comencemos hablando del pasado verano y de la situación de Juan Manuel Pavón.

Mi primera intención era la de seguir con el equipo filial, con el que yo tenía contrato. Hubo cambios en la estructura del club y Manolo Toledano pasó a ser el director deportivo o secretario técnico y a él le proponen que va a haber un nuevo entrenador, que va a ser Rafa Berges, algo que yo desconocía, y a mí me llama un día para que vaya al club y me dicen que quieren que yo sea el segundo entrenador. Me comenta un poco el proyecto y yo le digo que quiero conocer antes al entrenador para hablar personalmente con él y ver qué es lo que piensa. No quería que eso fuera una imposición sino que quería conocerlo y por eso nos sentamos y hablé con Rafa sobre los futuros jugadores que podían venir al Recreativo de Huelva. Hablamos de futbolistas importantes buscando un proyecto ambicioso para que el equipo intentara aspirar a estar arriba. Pero después todo el mundo conocemos lo que nos originó las lagunas de que hubiese un propietario, que era el Ayuntamiento, y un consejero delegado con una firma válida que al final hacía que el club pudiera seguir funcionando. Pablo Comas tenía la potestad de firmar al que él quisiera y no vino ni uno solo de los jugadores que Berges y yo queríamos traer. Así que lo de Rafa se va cada vez diluyendo y Toledano me dice que quiere que yo sea el entrenador. Por supuesto que le dije que aceptaría, pero siempre con unas mínimas condiciones para poder competir, como las de poder firmar a algún jugador o tener unas instalaciones acordes a la categoría. Pero eso no sucede y de todo lo hablado no hay nada. El consejero delegado no firmaba a nadie y por eso esto no funcionaba.

- Y llega la surrealista semana del inicio liguero en el que teníais que jugar en Marbella.

Sí. Esa semana yo incluso me reuní con el alcalde y hablamos de que tirara hacia adelante pese a que todos éramos conscientes de que la plantilla que tenía no era para competir en Segunda B porque la mayoría estaba formada por jugadores del filial, y al final aceptamos de hacerlo de esa manera. Creo que se acepta un jueves por la tarde-noche, que es cuando firmo la cartulina de la ficha como entrenador del primer equipo. El viernes por la mañana, que era el último día para poder firmar a los jugadores, entrenamos y es cuando sucede el tema de que no voy a ser el entrenador de la primera plantilla y es cuando llega Alejandro Ceballos.

Pavon5

- ¿Llegaste a hablar con Alejandro?

Sí, ese mismo día hablé con él. Me acerqué a las instalaciones del club sobre las tres menos cuarto de la tarde y hablé con Alejandro y le comenté que lo mejor para el Recreativo era que saliera para adelante y que había que evitar cualquier problema porque al final el perjudicado iba a ser el club y no se trataba de crear ninguna polémica. Así que al día siguiente le facilitamos el trabajo a todo el cuerpo técnico.

- Por un momento póngase en la piel de Alejandro durante esos días. ¿Habría obrado igual que él y aceptado el cargo?

Yo no lo hubiese hecho, pero esa es una opinión mía personal y cada uno conoce su verdad y su historia.

- Pasan unos días y se marcha a Villarreal a desconectar..

A ver, ya tenía en mente que en un futuro, cuando no estuviese entrenando a pie de campo, me gustaría conocer cómo trabajan otros clubes. Tengo contactos en varios sitios de España y me gustaría conocerlo, y como se dio la circunstancia de que dejé de entrenar no había mejor momento para afrontar esa nueva experiencia. Estuve una semana en Villarreal que fue fabulosa y muy provechosa. Me abrieron las puertas y conocí la metodología de trabajo, sobre todo en la cantera. También me acerqué a Fran Escribá, a través de César Quesada que me lo presentó, y también estuvimos charlando.

- Regresa a Huelva y no sé exactamente qué hizo durante esos dos meses hasta que se hizo cargo del primer equipo.

Bueno, mi idea era trabajar para la secretaría técnica. Lo hablé con Toledano, que también quería que le ayudara, y estuve actualizando lo que es la Segunda B y creando una base de datos para el club y que no estuviese todo un poco dejado de la mano de Dios. Estuve viajando viendo partidos no sólo de Segunda B sino también de Tercera División y también viendo vídeos de jugadores que nos pudieran interesar en un futuro, siempre previendo que el club en un futuro pudiese firmar porque planificación no hubo. Aquí los fichajes que hubo hay que recordar que llegaron a última hora y ya vinieron con el nuevo cuerpo técnico.

- Ceballos logra diez puntos en diez jornadas y lo destituyen. ¿Cree que fue justa la decisión por los malos resultados o que todo estaba muy viciado porque llegó de la mano de Pablo Comas?

Es algo en lo que yo no quiero entrar demasiado. Quiero pensar que fue un poco por los resultados y por la crispación que había. Yo me he mantenido siempre al margen y no quise crear ninguna polémica, sino todo lo contrario, y por supuesto que he intentado ayudar al Recreativo en todo lo que pudiera.

- Y ya con Manolo Zambrano en el cargo de presidente le ofrecen de nuevo el puesto de entrenador. ¿Tuviste dudas para aceptar o no?

Mira, cuando Manolo me llama por supuesto que hablo con él y entiendo que la situación era y es muy difícil a la hora de poder salvar la categoría porque no había planificación, hay demarcaciones en las que no hay competencia, en otras no hay jugadores.. Y la juventud de esta plantilla. Falta experiencia y estando rozando la zona de descenso necesitas a futbolistas que sepan jugar en esa posición y en ese momento. Pero pese a todo eso acepté el reto. Llevo toda mi vida dedicada al fútbol. He sido jugador profesional y ahora soy entrenador y me he preparado para eso. Las circunstancias hay que vivirlas y lo fácil sería ir a un equipo que va a ganar todo y que tenga una gran plantilla. Pero eso es muy difícil en el fútbol y cualquier entrenador que esté ahora mismo en un equipo de Tercera para arriba habrá vivido situaciones también complicadas, aunque no sé si iguales a las que está habiendo aquí. Pero también entendía que tenía un conocimiento amplio de la mayoría de los jugadores que estaban en la plantilla, porque a muchos de ellos los he tenido en las categorías inferiores, y tras hablar con mi cuerpo técnico pensamos que estábamos capacitados para sacar esto adelante. Y como nos vimos con fuerza aceptamos el reto.

- En sus inicios, como problema añadido tuvo el de estar dirigiendo al Decano durante 12 partidos seguidos desde la grada.

Ese ha sido un problema grave porque creo que el jugador nota muchísimo que el entrenador no esté en el banquillo. No es demostrable, pero los que vivimos el fútbol sabemos que es difícil de gestionar así los partidos. Si Pavón u otro entrenador hubiese estado en el banquillo, estoy convencido de que ahora mismo el equipo tendría algunos puntos más en la clasificación. La toma de decisiones que tú hagas en los últimos momentos, el poder realizar alguna variante táctica o trasladar comentarios a algún futbolista porque veas fortaleza o debilidad en algún puesto.. Recuerdo por ejemplo los partidos en San Fernando o Melilla que fueron una locura, con los jugadores dirigiéndose arriba, la grada por detrás.. Son cosas que no quiero ni recordar.

- ¿Ha tenido usted o el club constancia de que el Colegio de Entrenadores le fuera a inhabilitar?

Sí, claro, pero hasta hoy no nos ha llegado nada. Éramos conscientes del riesgo que corríamos tanto el club con las multas económicas como yo con el tema de que me pudieran inhabilitar. Que yo entiendo al Colegio de Entrenadores cuando piensa que yo no debería estar entrenando de esa manera. Aunque sí que digo también que yo he sido un hombre que trabajaba ya en el club de años atrás, y entre los que estábamos éramos cuatro técnicos los que llevábamos las riendas hacia adelante. Por supuesto que yo era la cabeza visible, pero éramos cuatro técnicos los que estábamos ahí porque no íbamos a hacer que el equipo dejara de entrenar. Distinto es que el club hubiese decidido firmar a un técnico de afuera, pero nosotros ya estábamos dentro del Recreativo de Huelva.

- ¿Hay diferencias entre el Pavón que cogió al primer equipo del Recre justo ahora hace dos años y el actual?

Hombre, he madurado. Echo la vista atrás y creo que la experiencia te ayuda y creo que hemos ido modificando y mejorando.

- ¿Tiene buen concepto del papel que están realizando respecto a su persona la afición y los medios de comunicación?

Estoy contento. Si nos vamos a este domingo con respecto al tema de los cambios, que ahora se ha puesto de moda, pero no sólo aquí en Huelva, sino que en todos los estadios provoca mucha discrepancia, yo entiendo que la situación es muy complicada e intento, desde mi posición, hacerle ver a la gente que la plantilla es la que hay y la situación es la que hay. Estamos los que somos y no hay más. La afición lo que quiere es que su equipo gane y le dan igual las circunstancias, y cuando su equipo no hay gana pues hay malestar. Tú me hablas de la prensa y del público, pero cuando llegué a casa miré las redes sociales y hasta antes de meter el gol Miguelito no te puedes imaginar la cantidad de mensajes críticos, y a partir del gol de Miguelito hubo una cantidad de alabanzas al equipo y a los cambios. Al final esto es fútbol y que la pelota entra. Entiendo que el aficionado lo sufra y lo vivo en la cercanía de mi familia y de mis amigos. La felicidad con la que llega uno el lunes por la mañana a su trabajo o a la cafetería a desayunar después de que se haya logrado una victoria del Recreativo no tiene nada que ver con la sensación que hay después de una derrota. Es algo que yo palpo en el ambiente cuando salgo a la calle. A la gente le da igual el rival o la categoría. Lo que quiere es que su equipo gane y cuando no lo hace de ahí viene un poco ese malestar.

- Pero pese a ganar este domingo se le vio algo más tenso de la cuenta en la sala de prensa..

Bueno, puede ser por la adrenalina de ganar el partido en el descuento. Pero yo no me vi tenso. Siempre soy temperamental y de esa manera. Se habló demasiado del cambio de Pape y a lo mejor esa no era la primera pregunta y antes no se había hecho un resumen del partido. La razón del cambio iba a parecer una justificación. Por supuesto que me habré equivocado en muchas decisiones, pero no sólo yo sino todo mi cuerpo técnico porque maduramos entre todos mucho las cosas. El cambio de Pape se estaba pidiendo a gritos. El cambio era Miguelito, Núñez o Iván Aguilar por el desgaste grande que tenían del primer tiempo, pero a día de hoy, porque mañana no sé qué pasará, consideramos que son jugadores que de la nada te pueden hacer un gol y desequilibrar el encuentro, y por eso aguantamos. Vimos que el centro del campo cada vez estaba sufriendo más y quisimos meter a Ale Zambrano, que necesita ir cogiendo minutos, y el cambio era o Pape o Rafa de Vicente. Pape ya tenía mucho cansancio y no podía más, entendiendo que está haciendo un trabajo fabuloso. Todo se lo está ganando a pulso y nadie le ha regalado nada, que muchas veces hay que comentar estas cosas, y estamos muy agradecidos a su trabajo.

- Muchas veces parece que sólo miramos lo negativo y al que no está jugando.

Yo entiendo que haya debate, pero como cuerpo técnico tratamos de sacarle el máximo rendimiento a cada jugador y aprovechar su mejor momento. Por ejemplo, Fran Machado para nosotros es un jugador importante y no está teniendo los minutos que quisiéramos. El domingo podría haber sido un partido para haberle dado más minutos, pero ahora mismo los cuatro jugadores más adelantados que estamos poniendo no sólo lo están haciendo bien sino que también están metiendo goles, que es lo que el equipo venía demandando de partidos atrás. Tenemos que tener enchufados al resto y Fran Machado hizo un muy buen segundo tiempo en Jumilla y quizás habría sido justo haberle dado más minutos ante la Balona. Pero al final sólo le dimos diez minutos, en los que estuvo bien, y aguantamos a Miguelito, que fue el que resolvió el partido con una genialidad.

- Llevan siete partidos seguidos viendo puerta y 11 puntos de 21 posibles en la segunda vuelta liguera. Mejoría, por lo tanto, está habiendo.

Pero al final eso sólo son datos estadísticos y yo personalmente no me puedo agarrar a eso porque la realidad es que tenemos 29 puntos y estamos sólo dos por encima de la salvación y queda un mundo. Y aunque haya mejoría, que es verdad y se agradece, de todos los partidos se aprende, y por supuesto también de éste pese a que lo ganamos en el último suspiro. Yo en el cómputo general vi un encuentro muy igualado y creo que por momentos fuimos superiores, sobre todo en el primer tiempo y algo en el segundo, pero sufrimos 20 minutos porque el rival nos iba ganando terreno. Y quiero resaltar, que es algo que he comentado con la plantilla, que en los momentos en los que tú no eres capaz de superar al rival, tienes que intentar que el rival no te supere a ti. Fuimos capaces de juntar las líneas en zona defensiva para hacernos fuertes atrás y claras ocasiones sólo nos crearon una en el minuto 90. El rival también juega y tenemos que tener en cuenta las circunstancias en las que estamos. Luchamos por salvar la categoría y eso conlleva una responsabilidad que hasta el día de hoy los jugadores lo están sabiendo llevar y soportar, y no es fácil estando tantas jornadas ahí al límite de la zona de descenso con la juventud que tenemos. Lo he dicho muchas veces y es verdad que no hay que ser tan repetitivo, pero es que es la realidad y tenemos a 14 jugadores con edades comprendidas entre los 19 y los 23 años. Ahora están acumulando experiencia y cuando pasen cinco o seis años dirán que acumularon experiencia en el Recreativo por las vivencias que tuvieron. No es sólo jugar en Segunda B sino estar en un club importante y con una gran afición y tener la gran responsabilidad que están teniendo. A título individual lo hago mucho en el vestuario y les doy las gracias por el esfuerzo que están teniendo.

- En ataque está habiendo mejoría, pero en defensa no se ve un punto medio. O al equipo apenas le crean ocasiones o le meten cuatro de vez en cuando.

En defensa debemos buscar la regularidad. Que te metan goles por supuesto que me preocupa, pero me gustaría dejarlo en algo anecdótico porque por ejemplo en Jumilla lo fácil con el 2-0 habría sido retrasar líneas y aguantar un poco el partido. ¿Pero eso de qué te vale? Pensando en Pavón te puede valer porque no es lo mismo perder 2-0 que 4-2 ó 4-0, pero aquí no hay que pensar en Pavón sino en el Recreativo de Huelva, que tiene que puntuar juegue bien o mal. Por eso tiramos las líneas hacia arriba para intentar hacer gol y estuvimos metidos en el partido con un 2-1 y teniendo dos ocasiones para haber empatado. Pero a la contra tenían a Titi y a Perona y nos hicieron daños. No vamos a esconder que atrás tenemos debilidades y somos irregulares, y cuando hablo del aspecto defensivo hablo del equipo entero y no señalando a uno o dos futbolistas. Contra la Balona o el día del Villanovense sí que lo hicimos bien. Con velocidad nos cuesta menos que cuando queremos elaborar las jugadas. Este domingo nos faltó el último pase de Miguelito hasta en cinco ocasiones, pero esto es fútbol.

- ¿Cómo ve el calendario? Les quedan cinco partidos en casa y siete a domicilio.

Creo que es muy parejo para todos los equipos implicados en la pelea por la permanencia. Tenemos un calendario jodido porque nos quedan más partidos fuera que en casa y por supuesto que jugar ante nuestra afición, que siempre responde, sería mejor. Quedan 12 jornadas, que son un mundo, y habrá que ir pensando semana a semana. El equipo que mentalmente sea más fuerte tendrá muchas papeletas de ir saliendo. Yo decía de la importancia de este último partido en casa porque ganar significaba implicar a muchos más equipos. El Recre pegaba un saltito, metías a la Balompédica Linense y el grupo se comprimía. Para nosotros este triunfo era vital, además de que ha logrado dos victorias seguidas en casa, que antes costaba y no era normal porque se generaban ocasiones como ante La Hoya, La Roda o el Granada B. Estoy convencido de que vamos a salvar la categoría y ojalá que después en verano el club pudiera ir saneándose y se pudiese hacer un proyecto con el espejo de la época de Joaquín Caparrós.

- ¿Pavón es el típico entrenador dialogante y un poco psicólogo?

Bueno, a mí me gusta dialogar con todos los jugadores y entiendo perfectamente que al final yo soy el entrenador y ellos los futbolistas y tiene que haber una distancia. La experiencia como jugador a veces te ayuda a poder gestionar un grupo, y estas fechas son difíciles porque el jugador ya conoce todo lo que rodea al cuerpo técnico, conoce a sus compañeros y también el rol que desempeña dentro de la plantilla, y al ver que uno no juega quiere jugar y exponerse y es cuando se suelen crear los roces. Yo estoy contento con toda la plantilla y por supuesto que entiendo que el no que juega esté molesto, como pasaría en cualquier empresa en la que haya muchos trabajadores. Pero en general le doy un aprobado alto al compromiso del equipo porque todos buscan el bien del equipo y quiere aportar.

- ¿Es un mito eso de que a los de la casa se le mira con más lupa que a otros?

Siempre se ha dicho eso, pero yo creo que principalmente lo que pasa es que el sufrimiento del de la casa no sólo lo lleva uno mismo. Si le soy sincero, mi mayor sufrimiento no soy yo sino mi familia, que además son los más críticos conmigo. Cuando llegué el domingo a casa lo primero que me dijo mi mujer es que por qué había hecho ese cambio de Pape. Después cuando le di la explicación la convencí, pero claro que al principio me la montó. Si yo fuese el técnico de la Llagostera sufriría profesionalmente, pero aquí tengo dos sufrimientos porque también soy del Recre.

- ¿Afectaría en este final de liga al rendimiento del equipo que los jugadores no cobraran al menos una mensualidad más de las que les deben?

Hombre, nos gustaría ponernos al día, pero sabemos que es difícil porque no hay dinero. Todo esto forma también parte de la gestión del grupo porque siempre te viene alguien con este tipo de problemática. Una derrota, un no jugar o cualquier contratiempo te provoca que al final lo achaques también a que las instalaciones no te gustan o a que te tienes que desplazar con el coche o a que no cobras, y tú tienes que intentar buscar la motivación para que al jugador todo eso le afecte lo menos posible. Porque el jugador no es sólo el jugador sino también su entorno. Tú en la Ciudad Deportiva lo convences para que entrene bien, pero cuando sale llega a su casa y tiene una mujer o unos padres y debe convencer a su familia, algo que no es fácil porque la familia lo que quiere es vivir bien y poder pagar su alquiler o su piso. Quieren tener la remuneración diaria que tiene cualquier trabajador y por eso recalco otra vez la profesionalidad de los jugadores, ya que intentan llevarlo de la mejor manera posible.

- A los futbolistas les deben cuatro o cinco nóminas, pero a usted le adeudan todavía bastantes más..

Sí, yo estoy en el mismo caso de todos los trabajadores y ya hasta he perdido la cuenta. No sé si son 16 ó 17 nóminas las que nos deben. Mi familia también lo está padeciendo muchísimo y la situación no es fácil. Pero yo tengo que estar por encima de eso y convencer a mi familia y a mi entorno y al grupo de que si nosotros nos salvamos estamos poniendo un granito para que este club siga funcionando y que el día de mañana podamos estar también al día.

- ¿Estuvo cerca de irse al Málaga a comienzos de este año?

A ver, en verano pude marcharme también a otro club y luego antes de Navidades es verdad que me llamó el Málaga para que trabajara para su cantera. Es algo de agradecer porque normalmente ellos trabajan con gente de la casa y que haya pasado por el Málaga y yo no he jugado allí. El hecho de que pusieran tanto interés en que me fuera con ellos hace que les esté súper agradecido, y además el proyecto era muy bonito y además era largo y me atraía. Pero también entiendo que yo me había comprometido con este club y con el Consejo porque quería ser el entrenador del primer equipo y me veía capacitado para sacar esto adelante pese a todas las dificultades. Así que no me parecía que fuese el momento para salir de aquí. También un poco por dignidad. Si yo estaba intentando convencer a un grupo para sacar esto adelante, por ética no me parecía correcto dar un paso hacia atrás e irme a otro sitio.

- Ya el próximo verano Dios dirá qué sucede con Pavón.

Bueno, pero así estamos todos en este club porque no se sabe lo que va a pasar. Pero yo no me voy al verano sino a la semana que viene. El fútbol, y más este club como está ahora, hay que mirarlo semana a semana. Yo cuando hablo con mi familia no me puedo ir a marzo. Tengo que vivir febrero y a ver qué es lo que va pasando.

- ¿Acabará la temporada en el banquillo albiazul?

Mi intención es la de acabar la temporada salvando al equipo. Es mi sueño y la idea que tengo.

- ¿Dirigir al Recre en las actuales circunstancias es un sueño o un marrón?

Sé que es difícil, pero yo lo he aceptado sabiendo las circunstancias que había de los impagos y demás. Es verdad que sí que pensaba que en el mercado invernal el equipo iba a poder reforzarse principalmente en demarcaciones donde no hay recambios y al final lo que hemos hecho ha sido debilitarnos porque se nos ha ido Dani Molina. Así que la única manera que recompensa es el esfuerzo de los jugadores, que están yendo todos a una. Todos los equipos se han reforzado a excepción del Jaén. El Sanluqueño firma a cuatro buenos futbolistas, el Extremadura a 11, el Murcia, que es nuestro rival este fin de semana, firma al goleador del Mancha Real (Elady) y al del Linares (Víctor Curto).. Son equipos poderosos económicamente, y el que no lo es se refuerza dentro de sus posibilidades, como la Balompédica Linense, que te firma a dos o tres jugadores en puestos donde no tenían mucha competencia. Pero bueno, eso ya pasó y lo que hemos buscado es darle la vuelta a la tortilla y apretar los nudillos entre todos para sacar esto adelante.

- Pavón es hombre de club y raro es que se le vea alzando la voz.

Yo soy hombre de club, pero actualmente soy el entrenador del Recreativo de Huelva. Por supuesto que a todo entrenador le hubiese gustado entrenador al Recreativo jugando la Champions, pero también entiendo que llevo poco tiempo entrenando y las circunstancias son un poco anómalas. Me ha tocado en este momento y lo he aceptado y asumo todas las consecuencias.

- Lo que sería un suicidio para el club es otra campaña de salvación en unos meses. ¿No cree?

En el vestuario no se habla de eso porque vivimos el día a día y no podemos irnos más allá, pero lo de la salvación del pasado verano pienso que es muy complicado que se dé otra vez.

- Su relación con Pablo Comas creo que pasó por luces y sombras.

Conmigo por momentos claro que se portó bien. Me renovó mi contrato y me dio la oportunidad de dirigir al primer equipo del Recreativo. Eso es algo que ya he comentado públicamente, pero también he dicho que a partir de aquel mes de diciembre ya noté que nos había engañado. Yo y todos los trabajadores siempre lo quisimos creer, pero a partir de ahí ya comenzó el abandono y él desapareció y ya vimos que la única manera de sacar esto adelante era que los trabajadores nos pusiésemos las pilas y que con la ayuda de la afición el club fuera funcionando.

- ¿Y a partir de ahí ya no habló usted más con él ni a la cara ni por teléfono?

Sí que llegué a hablar con él creo que en mayo y le expusimos varios compañeros lo que estábamos padeciendo y sí que fuimos crueles con él y le dijimos las cosas como eran y lo que pensábamos.

- Fue todo un especialista del ‘divide y vencerás’ dentro del plantel de trabajadores.

Cada uno tiene un pensamiento y al principio íbamos todos a una. Esto al final es un club de fútbol y está por un lado la parte deportiva y por otro la administrativa y en todos lados se cuecen habas. Yo personalmente siempre he tenido buena relación con todos los trabajadores y a muchos de ellos los quiero mucho por todos los años que he pasado en el Recre. No sólo en esta etapa, en la que llevaré ocho o diez años, sino de mi anterior etapa, en la que estuve otros ocho o diez. Tengo una relación con ellos más que de compañeros de trabajo y me ha dolido ese sufrimiento que han padecido. Puedo nombrar que por ejemplo me molestó la salida de Nardy o la de Pepe Delgado o la de Segovia, ahora Raúl Molina, también Ana la de la tienda o Rocío.. Son personas a las que les tenía un cierto aprecio y te fastidia que salgan del club de la manera en la que han salido.

- ¿Qué tal su relación con Zambrano y el nuevo Consejo de Administración?

Es buena pese a todas las circunstancias que existen y nos vamos diciendo todo lo que pensamos a la cara porque la situación es difícil. Al menos ahora hay transparencia.

- En el tema de la huelga de los trabajadores en Navidad se le criticó porque no la hizo pese a ser un trabajador del club..

La huelga es muy tensa. Yo estaba a favor de la huelga pero el equipo no podía dejar de entrenar. Si el que corta el césped, con todos mis respetos para Álex, que es un profesional y lo queremos un montón, deja de hacerlo, el césped crece en dos semanas y a la tercera lo cortas y lo recuperas. Pero si el equipo deja de entrenar tres semanas eso no lo recuperas. Son circunstancias distintas. Por eso digo que la huelga para mí fue muy difícil y tensa, pero yo fui muy claro desde el minuto uno y no me escondí. Mi decisión se la expuse a los jugadores y tomamos la decisión todos juntos. El que salía perjudicado era el Recreativo y entiendo que parte de la salvación pasa porque el equipo pueda competir y siga en esta categoría.

- ¿Se salvará también el filial en Tercera División?

Si el filial consigue la salvación creo que tendría un mérito enorme porque es el equipo del año pasado debilitado. Y cuando entró su entrenador (Juanma Rodríguez) y con los mismos jugadores, yo me reuní con ellos en la pretemporada y sabían que iba a ser una campaña difícil y dura. Últimamente han cosechado muy buenos resultados y no es fácil con el tema de las bajas que han tenido. Lo componen sólo 14 ó 15 jugadores y la Tercera División es exigente y larga y con equipos profesionales que viven del fútbol y que muchos de ellos aspiran a subir a Segunda B.

Licencia Creative Commons